"En dos semanas Zúñiga podría empezar a competir", médico Germán Ochoa
Archivo

"En dos semanas Zúñiga podría empezar a competir", médico Germán Ochoa

Esta es la historia de la lesión de la rodilla derecha que tiene al lateral fuera de competencia.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
01 de marzo 2015 , 10:08 a.m.

Ya han pasado más de cuatro meses y el futbolista colombiano Camilo Zúñiga sigue sin reaparecer en su equipo, el Nápoles de Italia. La rodilla derecha, la que tantos dolores de cabeza le ha generado a lo largo de su carrera, lo tiene alejado de la competencia, aunque al parecer está muy cerca de regresar, justo ahora que se acerca la primera convocatoria del 2015 de la Selección Colombia para la fecha Fifa, y a poco más de tres meses de la Copa América.

Lea también: Con inquietudes, conteo regresivo de Colombia hacia la Copa América

La lesión de Zúñiga, quien tiene 29 años, no es nueva. Se remonta a su juventud, desde cuando jugaba en Atlético Nacional y tuvo sus primeras incursiones en la Selección Colombia de mayores. Uno de los médicos que ha estado cerca al futbolista desde ese entonces y quien hoy da un parte de optimismo, es Germán Ochoa. Él, narró para EL TIEMPO los pormenores de esta lesión, y aseguró que Camilo Zúñiga estará apto para regresar a la competencia en un par de semanas.

“Camilo está cumpliendo 10 semanas del postoperatorio de una limpieza articular de su rodilla derecha, de una lesión antigua que tuvo cuando era muy joven, en la que se le hizo una corrección de un menisco. A partir de ese momento ha tenido algunas dificultades que se han sabido sortear con la rehabilitación y la fisioterapia, pero ya casi está listo. Es probable que en dos semanas, si el técnico lo decide, Camilo ya esté con el equipo y comenzando a competir”, aseguró el médico Ochoa, quien estuvo presente desde cuando se le detectó a Zúñiga su primera lesión de la rodilla.

La vieja lesión

Fue en una de sus primeras convocatorias de la Selección Colombia de mayores, hace unos 10 años, cuando a Camilo Zúñiga, que era jugador de Nacional, le detectaron el problema en su rodilla.

“En el chequeo médico en la Selección vimos su rodilla derecha inflamada y signos meniscales claros de una lesión del menisco externo. Era como el 2004 o 2005. Decidimos devolverlo. Coordinamos con el doctor Hernán Luna, de Nacional, y se confirmó la lesión. Se operó, se le hizo la artroscopia y la meniscoplastia, que es la remodelación del menisco externo. A los 4 o 6 meses ya estaba rehabilitado y el profesor Jorge Luis Pinto lo convocó de nuevo a la Selección. Desde entonces su carrera ha sido brillante”, recordó Ochoa, quien para ese entonces era el jefe médico de la Selección Colombia.

Pero en el 2013, ya en el fútbol italiano y titular indiscutible de la Selección Colombia, Zúñiga tuvo noticias de esa vieja lesión. Tuvo que ausentarse un largo periodo por una nueva molestia en la rodilla. El reporte médico, en ese entonces, indicó que se trataba de una recaída de aquella lesión, y que se debía hacer una artroscopia para reparar el menisco.

“Tuvo que ir a cirugía en Roma (Italia), para una limpieza articular de la que se recuperó con muchas dificultades, luego volvió a retomar su nivel”, comenta el médico Germán Ochoa, presente en aquella intervención.

El lateral se perdió entonces el cierre de la eliminatoria al Mundial de Brasil, en los juegos contra Chile y Paraguay. También se perdió varios partidos amistosos previos al Mundial (Bélgica, Holanda, Túnez) y regresó a la Selección para la convocatoria definitiva a Brasil 2014.

Zúñiga jugó la Copa del Mundo y tuvo una actuación destacada. Incluso se vio implicado en la polémica falta que sacó del Mundial al brasileño Neymar, hecho que lo ocasionó insultos y hasta amenazas, y para colmo, su rodilla lo volvió a afectar.

Otra lesión, la misma rodilla

El 19 de octubre del 2014, en un partido contra Inter de Milán, Zúñiga sufrió un golpe en su rodilla derecha. Ese día se informó de parte del club que el futbolista tuvo una inflamación del cartílago. De nuevo Zúñiga fue a la clínica, de nuevo a recuperarse.

El jugador fue intervenido satisfactoriamente, pero se perdió los amistosos de Colombia, contra Estados Unidos y Eslovenia en el cierre del año.

“Tuvo un trauma rotacional y una nueva lesión de la rodilla a nivel del cartílago. La rodilla tuvo un bloqueo. Viajé a Italia a acompañarlo. Lo operamos con el doctor Enrico Castellacci, que es el médico de la selección italiana –cuenta Ochoa-. Le hicimos una limpieza articular de la que ha evolucionado de manera excelente. En ese momento se le hizo una aplicación de células madre en su rodilla derecha. Es un procedimiento de rutina para pacientes con deteriore del cartílago articular. Pero con excelente pronostico. Estamos confiados en que se va a poner a punto rápidamente para estar en competencia”.

La etapa de recuperación

Desde aquella intervención en su rodilla, en noviembre del 2014, Zúñiga comenzó una nueva batalla. Recuperarse y hacerlo de la mejor manera. Pero el tiempo pasa y las noticias de Camilo son escazas. ¿Por qué se ha prolongado tanto su regreso?

“Doce semanas, lo que equivale a tres meses, es el tiempo promedio de cicatrización de las estructuras intraarticulares, en este caso de la rodilla. Y nos hemos tomado todo el tiempo necesario para cumplir ese tiempo de manera gradual, escalonada, progresiva, sin afanes, velando por la salud del jugador para que se reincorpore de manera adecuada a sus actividades”, explicó el médico Germán Ochoa, quien ha estado cerca del jugador en este proceso.

Camilo, desde el mismo día de su última operación, comenzó con sus trabajos de recuperación. Ochoa comenta que ha sido un trabajo exigente. Además, dice que Zúñiga ha mostrado mucho sacrificio, con 2, 3 y hasta 4 jornada de rehabilitación, diarias. “En ejemplo de superación, de sacrifico. Es un verdadero atleta”.

Pues luego de tanta espera, y de esa exigente rehabilitación, Camilo Zúñiga está cerca de volver a la competencia con el Nápoles.

“Tiene un excelente pronóstico. Es un jugador muy valioso para la Selección Colombia. Tiene un carácter, una personalidad y entusiasmo un nivel de disciplina y sacrifico fantásticos que le auguran y le aseguran el éxito en su retorno. Confiamos que retorne sin mayores restricciones, con los cuidados naturales en cualquier futbolista con algún tipo de lesión de rodilla. Pero con su disciplina y personalidad triunfante y ganadora, va a continuar su camino en el alto nivel por muchos años más”, puntualizó el médico Germán Ochoa.

PABLO ROMERO
Redactor de EL TIEMPO

COMENTAR
GUARDAR