América, una 'mechita' que a los 88 años no se quiere apagar
Archivo

América, una 'mechita' que a los 88 años no se quiere apagar

Los 'diablos rojos' celebran un año más de existencia. Del cielo al infierno en su vida deportiva.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
13 de febrero 2015 , 12:27 p.m.

América, el equipo del pueblo, logró reinventarse una y otra vez, sufrió de pobreza absoluta en sus inicios; luego llegó la opulencia, lujos desmedidos y títulos. Después, tras años de estar en la élite, quedó en harapos y casi mendigando ayuda, aislado por una sanción administrativa para después volver a vivir jurídicamente, pero caer al infierno de la B. Sus altas y bajas mantienen la pasión de sus hinchas.

"América es todo, todo. América es muy grande para poder explicarlo con palabras", dice emocionado un hincha cuando se le consultó por el onomástico 88 del club. Una jugada, un gol, un título. Algo viene a la memoria de cada fanático, que sigue enamorado de su equipo. La B fue un golpe duro pero no mortal, "Le dimos categoría a la B, el problema fue que nos amañamos", expresó entre risas otro seguidor.

Seguramente, los 88 años de América resaltan por todas las facetas que vivió el club en cada década, las primeras vinculadas al amateurismo lo tenían como un animador del balompié local, donde las personas de sectores populares se identificaban con su color, el rojo siempre avivó emociones.

En los primeros pasos en el profesionalismo América era un conjunto de entrega, amor por la camiseta, pero pocos logros. Los presupuestos de la institución no permitían grandes figuras y la mayoría eran de la ciudad, allí muchos se identificaron con el barrio de origen del futbolista de turno. Además, nació una frase repetida "Jugamos como nunca y perdimos como siempre", esa frase casi fue el eslogan de 'la mechita'.

"La mechita era el amor a la camiseta, la ilusión de ver al equipo jugar al fútbol, en el fondo sabíamos que era difícil conseguir algo, pero la entrega de los jugadores y el amor de la gente lo hacían creer a uno. Era vivir el fútbol por el fútbol", sostuvo Ramíro Pérez, hincha de América de antaño.

Finales de los 70 hasta las 90 llegaron el dinero y los títulos
Pero, América tuvo su momento de gloria, la llegada al club de los hermanos Rodríguez Orejuela permitió una inyección económica aplaudida en su momento por los socios del fútbol colombiano. Después pasaría cuenta de cobro deportiva. Allí el equipo se hizo sólido y llegaron los jugadores y títulos nacionales.

Una vuelta eterna fue la del 19 de diciembre de 1979, América por fin lograba lo que parecía esquivo: Ser campeón. Mares de personas se lanzaron por la ciudad a celebrar. Ese día se confirmó que América era pasión de un pueblo. Después, con el poderío económico de su lado, se confeccionaron planteles de gran nivel y los títulos se repitieron con relativa facilidad.

Los años 80 fueron de gloria deportiva, aunque cada logro traía consigo la amargura de perder las finales de Copa Libertadores. Tres consecutivas. Parecía que ante una sonrisa roja, seguían diez lágrimas. Los 90 también fueron de blancas y bemoles, tres títulos más, pero otra final perdida en el continente y de 'bono' la aparición en la lapidaria 'Lista Clinton'.

América vive el infierno en carne propia
El final de los años 90 y el inicio del nuevo milenio era el principio del fin deportivo, los 'rojos' celebraron un tricampeonato con la mayoría de jugadores formados en sus divisiones menores. Pero el dinero se había agotado y la administración del club era cada vez más difícil. Las autoridades exigían resultados y el club se ahogaba.

América le debía a cada santo una vela y estaba a punto de desaparecer, el estado intervino al club y secuestro algunas propiedades, además, estupefacientes controló parte de la institución. Incluso se crearon diferentes campañas para reunir fondos, rifas, partidos amistosos. Hasta el alcalde Jorge Iván Ospina apoyó al club con su intervención.

América tenía respiración artificial y parecía contar los días para desaparecer, pero una movida administrativa dio un impulso de vida, los rojos se sometieron a la Ley de Insolvencia Empresarial. Allí, sus deudas quedaban congeladas hasta ordenar la institución. Era prácticamente volver a nacer financieramente.

Salida de la Lista Clinton, América S.A y la caída a la B
Los 'díablos rojos' se convirtieron en sociedad anónima y tras la gestión de los asesores jurídicos se fue enderezando el barco poco a poco, además se deshicieron de algunos corsarios que buscaban beneficio propio. También, se adelantó toda la documentación para liberar al equipo de la Lista Clinton. Otro acierto.

Pero, de nuevo, por una sonrisa roja, diez lágrimas. América deportivamente no resistió en la cancha los tumbos institucionales y ante su hinchada cayó a la B. Fue el 17 de diciembre de 2011, ese día, el más triste para los fanáticos rojos. Desde entonces ha competido en segunda división y no han logrado regresar a la A.

El dolor de los seguidores es ver a su equipo sin mayor ambición, aunque fieles a su 'mechita', todos los años se llenan de valentía e ilusión y piensan "nos verán volver". 2015 pintó otro panorama de entrada y en cuadrangulares especiales no se pudo. Ahora y con Fernando Velasco al frente del equipo, la mira está puesta en diciembre. El amor de los 'escarlatas' sigue intacto, los golpes en 88 años de vida los han fortalecido.

STEVEN LÓPEZ NIÑO
CORRESPONSAL FUTBOLRED.COM
CALI
En Twitter: @lopidelagente

 

COMENTAR
GUARDAR