Cuadrangulares de ascenso: ¡qué mal invento!
Archivo

Cuadrangulares de ascenso: ¡qué mal invento!

El cierre del grupo A fue en medio de la polémica por el mal arbitraje de Ulises Arrieta.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
21 de enero 2015 , 10:18 a.m.

Lo que mal comienza, mal termina. Ese trillado refrán le cae perfecto a lo sucedido en los cuadrangulares de ascenso del fútbol colombiano, que por estos días se juegan en Bogotá y que terminan, ¡¡¡menos mal!!!, este miércoles en el estadio El Campín.

Lea también: En medio de la polémica, Cúcuta vuelve a la A en el fútbol colombiano

Hay una suma de factores que terminaron de empañar una iniciativa dirigencial que solamente buscó hacerle el camino más corto y fácil a los históricos de la A, que por sus malos resultados y pésimos manejos administrativos descendieron, de regresar a la gran carpa de nuestro balompié.

Primero, América, el gran candidato de todos, por el que se terminó haciendo ese torneo relámpago, hizo el oso, pasó penas primero al empatar con Cortuluá y después al perder con Unión Magdalena. Otro año en la B del tradicional equipo escarlata y una nueva decepción para sus hinchas.

Pero eso no fue todo. Los 'gamines' que se visten con una camiseta para armar peleas, agredir cobardemente a los efectivos del Esmad, tirar piedra a los buses de servicio público y crear caos, hicieron presencia y armaron su gresca callejera el domingo en las inmediaciones del barrio Galerías. Gases, tensión y la gente buena, que aún queda en los estadios del país, huyéndole a los bandidos y cuidando su integridad física y la de sus familiares con los que asistieron al escenario deportivo. ¡Qué horror!

En segundo lugar, fue tan malo el invento, que ante los resultados de las dos primeras jornadas, a los señores de la Dimayor no les quedó otra que cancelar el 'clásico' entre Real Cartagena y Bucaramanga, que pasaron sin pena ni gloria en los mentados cuadrangulares y quedaron sin ningún chance una jornada antes. Cartageneros y santandereanos mostraron una vez más que su lugar en el mundo es la B y que no bastaron unos cuantos refuerzos para volver a la A.

Pero al invento de los cuadrangulares no le podía faltar el árbitro malo y el vivo más vivo de la comarca. Ulises Arrieta, árbitro del juego definitivo entre Cúcuta y Quindío jugado este martes y que quedó 3-3, se hizo 'el de las gafas' y validó un gol con la mano, una volea de voleibol de Marco Lazaga, que en ese instante puso el marcador parcial 2-2.

Error GIGANTE del juez central y 'avionada' de marca mayor de Lazaga, quien corrió a festejar rabiosamente ante la mirada de desconcierto de los jugadores 'cafeteros'. ¡Qué pena!

Al final, Cúcuta ascendió, sus jugadores, dirigentes e hinchas festejaron en Techo y pese a la polémica, todo se irá olvidando porque así somos acá. Sin embargo, hay que exigirle a la Dimayor una sanción de oficio al vivazo de Lazaga por atentar contra el juego limpio, y también mandar a descansar al 'malazo' de Arrieta, quien cometió un error grosero en la definición del grupo A. Pero no seis u ocho fechas, sino por lo menos un semestre sentando un precedente de una vez por todas.

Y ojo que queda una jornada. En medio de un ambiente pesado y la rabia de un grueso de los seguidores escarlatas en Bogotá, este miércoles se va a jugar por cumplir el 'clasicazo' entre América y Pereira. ¿Para qué? ¿Por qué? Eso solamente lo saben en la Dimayor, de resto nadie más entiende las razones para mandar a la cancha a 'Diablos' y 'Matecañas'.

¡Qué mal salieron estos cuadrangulares!

PD: Como todo hay que decirlo y reconocerlo, Cúcuta fue serio al armar su plantilla para los cuadrangulares y resultó ser el que mejor jugó bajo la batuta de un técnico serio y trabajador como José Alberto Suárez, a quien le llega ahora una prueba brava de dirigir en la A en este 2015.

Óscar Ostos
Editor Futbolred.com
oscost@eltiempo.com

En Twitter: @oscarostos

COMENTAR
GUARDAR