Ernesto Hernández: de guardia de seguridad a futbolista profesional
Archivo

Ernesto Hernández: de guardia de seguridad a futbolista profesional

El arquero de Deportivo Cali contó su historia de vida a Futbolred.com.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
17 de enero 2015 , 04:39 a.m.

Ernesto Exequiel Hernández llegó a Cali para hacer historia y lograr un título. Pero antes de una vida de fútbol, debió sortear momentos duros. Trabajó desde los ocho años como repartidor en droguerías y puestos de frutas y verduras para ayudar en la casa. Más tarde, ya como jugador amateur repartió su tiempo entre las canchas y los centros comerciales donde era guardia de seguridad.

Exequiel, si con X. Recibió el nombre heredado de su abuelo. La X quedó en lugar de la Z por un error en la inscripción del escribano de turno. Así anotaron a su abuelo y luego, para no cambiar el reconocimiento al 'Nono', un tío y el actual portero de Deportivo Cali quedaron con la mismo detalle en sus nombres.

Tuvo varios empleos antes de consolidarse como futbolista profesional, pero recuerda especialmente el primero, cuando con ocho años decidió ganar algunos pesos como mensajero o repartidor para ayudar a su mamá Ana María, y otro ya más grande como guardia de seguridad.

"Siempre quise ayudar en casa, mi mamá trabajaba 16 horas para darnos todo, no eran tiempos fáciles, así que apenas pude, comencé a trabajar para sumar con algo. No era mucho, pero servía. Con ocho años hacía mandados y mensajería luego del colegio", recordó.

Como guardia de seguridad evitaba atrapar a los niños, porque: "Los niños muchas veces robaban comida y el pequeño que lo hace es porque tiene hambre, era muy duro verlos. Ahí pensaba que les faltaban los padres para guiarlos. Nunca fui capaz de detenerlos. Solo me paseaba cerca y como tenía el uniforme de seguridad los ahuyentaba".

Sino hubiera sido futbolista habría trabajado con su familia o incluso hubiera seguido en la seguridad. Pero su objetivo era ver a doña Ana María tranquila y que su hermana Soledad siguiera estudiando. El primer pago como futbolista que recibió en River Plate de Uruguay, fue para su mamá que administraba el dinero. Con orgullo, hoy confiesa que sus pagos y el celular los administra su esposa.

Deportivo Cali, el gran reto profesional de Ernesto Exequiel Hernández

El cuida palos uruguayo recibió la noticia de que Cali contaría con sus servicios a través de una llamada del 'Pecoso' Castro; inmediatamente le escribió un mensaje a su esposa María José para compartirle la buena nueva. Pasaría a ser el cancerbero de uno de los arcos de mayor historia en el balompié colombiano, donde se exigirá al más alto nivel.

"Soy competitivo por naturaleza, no me gusta perder ni jugando con mis hijas Melina y Delfina, sí voy a perder les hago trampa (sonríe). Aunque ellas me dejan ganar porque soy calentón y me miman demasiado. Hoy el reto del Cali llena mi corazón y voy a dejar la vida por el club", argumentó Ernesto Exequiel.

Como buen uruguayo, no le saca el cuerpo al trabajo, sacrificio y entrenamiento. Hernández sabe que sobre sus hombros recae un peso específico por estar defendiendo el arco de un club que es cuna de porteros para el mundo. Venir desde clubes de menor perfil lo obliga a ser referente en la valla.

"Trato de disfrutar cada momento porque los años pasan y el fútbol te enseña a ser feliz con lo que vives en el instante. Son muchos los que sueñan con la oportunidad que uno recibe. He aprendido a querer a Colombia y jugar en un club emblemático como Deportivo Cali es un logro personal inmenso", sostuvo.

El principal atractivo de la oferta para el golero fue el reto deportivo; con los 'verdiblancos' es obligatorio aspirar al título. Su crecimiento se dio paulatinamente: ascenso con Uniatónoma, cuadrangulares con Atlético Huila y nadie le prohíbe soñar con una final como portero titular de Deportivo Cali.

STEVEN LÓPEZ NIÑO
Corresponsal Futbolred
Cali
En Twitter: @lopidelagente

COMENTAR
GUARDAR