El 2014 también despidió a personajes importantes del fútbol
Archivo

El 2014 también despidió a personajes importantes del fútbol

Ellos dejaron huella en el fútbol del mundo, no solo con gambetas, también con su dedicación.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
31 de diciembre 2014 , 11:59 a.m.

El mundo del fútbol lloró en 2014 la pérdida de varias figuras históricas de renombre que dejaron huérfano un deporte afectado por la marcha de hombres como Luis Aragonés, Eusebio da Silva, Alfredo Di Stéfano, Mario Coluna o Tito Vilanova, que se despidieron para disputar en la eternidad su propio Mundial, el de los mitos inolvidables que un día hicieron historia.

Juntos componen una larga lista de ausencias notables que sufrió el llamado "deporte rey".

El hombre que partió en dos la historia del fútbol español

En febrero, España lloró por Luis Aragonés. Mito del Atlético de Madrid tanto en el terreno de juego como en los banquillos, fue el verdadero creador de la "marca España" que llevó a ‘La Roja’ hacia un dominio mundial que inició con la consecución de la Eurocopa de Austria y Suiza de 2008. Aragonés fue el culpable de que la selección española diera carpetazo a una etapa de 44 años sin ganar nada desde la lejana Eurocopa de 1964 que España ganó a la Unión Soviética en el estadio Santiago Bernabéu.

El ‘Sabio de Hortaleza’, genio y figura, inculcó un estilo a un grupo que, después, con Vicente Del Bosque, ganó el Mundial de Sudáfrica y la Eurocopa de Ucrania y Polonia. Pero no solo sentó las bases de una selección para la historia. También tuvo otros grandes momentos en su dilatada carrera. Inolvidable su gol con el Atlético al Bayern de Múnich en la final de la Copa de Europa de 1974, que, sin embargo, no sirvió para ganar un título (los alemanes vencieron en un partido de desempate). Como jugador y entrenador también alzó, en total 4 Ligas 1 Supercopa de España y 6 Copas, una de ellas con el Barcelona. El 1 de febrero, con 75 años y por culpa de una leucemia, se apagó para siempre un hombre especial del fútbol.

 

'La Pantera' que hizo rugir el fútbol portugués

Algo más joven, con 71 años, falleció un jugador histórico del fútbol portugués. El mundo lloró la pérdida de Eusebio, ‘la Perla Negra’, que en los años 60 asombró al fútbol con el Benfica, equipo al que condujo hacia la Copa de Europa de 1962. Sus vitrinas también alojan 11 ligas portuguesas, 5 copas de su país, 3 Botas de Oro al máximo goleador de Europa y un Balón de Oro de la edición de 1965. Pero, sobre todo, se le recuerda también por el Mundial de Inglaterra de 1966, en el que quedó tercero, la mejor posición nunca alcanzada por Portugal.

Aquel Mundial lo terminó con nueve goles en seis partidos. José Mourinho le definió como "un futbolista inmortal" y debutó con el Benfica a lo grande, con 18 años, en París y frente al Santos de Pelé. Un buen augurio para un jugador que marcaba goles de todas las maneras: de cabeza, con la pierna derecha y con la izquierda gracias a su velocidad de pantera y a sus vuelos de águila, como decían sus aficionados. El 5 de enero, en la víspera de Reyes, su corazón se apagó.

 

Di Stéfano dejó huella en Millonarios

El círculo que inició Eusebio lo cerró Alfredo Di Stéfano, muy amigo del mejor jugador de la historia de Portugal con permiso de Cristiano Ronaldo. Meses más tarde, el 7 julio, en pleno Mundial de Brasil, el corazón de la ‘Saeta Rubia’ se apagó para siempre. El Real Madrid se quedó huérfano del futbolista que cambió su historia. Su llegada al club blanco en 1953 procedente del Millonarios de Colombia dio un giro a un equipo que solo había ganado dos títulos hasta que llegó Di Stéfano.

Cuando se marchó, en 1964, sumó a las vitrinas del Real Madrid 8 Ligas, 5 Copas de Europa y 1 Copa del Rey. El fútbol de don Alfredo, el jugador total, le catapultó a la cumbre de uno de los 4 grandes junto a Johan Cruyff, Diego Maradona y Pelé. Como recuerdan todos los que le vieron sobre el césped, estaba en todos los sitios. Elegante, incansable, táctico, mental, técnico y goleador, fue temido y respetado por rivales de todo el mundo.

Su gran decepción fue no disputar un Mundial. Viajó con España al de Chile, en 1962, pero una lesión le privó de jugar. El de 1958 se lo perdió por un mal partido contra Suiza en la fase de clasificación. Pero, Di Stéfano, tuvo su momento. En Brasil, por segunda vez en la historia de un Mundial, se guardó un minuto de silencio en un partido. Fue en el Argentina-Holanda. Antes, en 1978 ese honor lo tuvo Santiago Bernabéu, durante el Mundial de Argentina. Di Stéfano fue recordado del mismo modo que el hombre que le trajo a España.

El hombre noble del barcelonismo

El Barcelona sufrió la desaparición de unos cuantos. Uno de ellos, Tito Vilanova, llamó la atención por el fallecimiento de un hombre joven que no pudo ganar al cáncer contra el que luchó durante mucho tiempo. El ex entrenador del técnico azulgrana fue uno de los artífices del mejor Barcelona de la historia. Fiel ayudante de ‘Pep’ Guardiola, estuvo junto a él en toda la ristra de éxitos inacabables del club. Después, voló solo, para dirigir a un equipo que condujo hacia la Liga 2012/13. Tras ese título, la enfermedad le obligó abandonar el cargo. No pudo con ella y el barcelonismo lloró la muerte de un hombre fundamental en los mayores éxitos del conjunto blaugrana.

Un dirigente polémico, pero ganador

Otro país con gran tradición futbolística, Argentina, se quedó sin el presidente de su federación de fútbol, Julio Grondona, al que solo la muerte le apartó de un cargo que ostentó durante 35 años de manera ininterrumpida desde 1979. Bajo su mando, Argentina ganó el Mundial de 1986 y perdió las finales de 1990 y 2014.

 

 

EFE

COMENTAR
GUARDAR