James Rodríguez y el 2014: su año inolvidable
Archivo

James Rodríguez y el 2014: su año inolvidable

Máximo goleador del Mundial de Brasil y arribar al Real Madrid, principales logros.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
01 de enero 2015 , 04:27 a.m.

A finales de 2013, el 20 de diciembre, Mónaco cayó 1-2 con Valenciennes y James Rodríguez cerraba el año con un gol. El colombiano, en aquel momento con 22 años, ganaba más confianza de un equipo que buscaba el título en la liga de Francia tras la costosa apuesta al llevar a dicho mediocampista colombiano junto a su compatriota Radamel Falcao García.

James, quien convirtió en ese partido cuando restaban seis minutos para el final del juego, no se imaginaba lo que iba a ser el 2014. Eso sí, había comandado la Selección Colombia que selló el regreso a un Mundial tras 16 años de ausencia.

Luego de finalizar en el segundo puesto en el torneo local con Mónaco, a nueve puntos del todopoderoso PSG, por el mes de mayo, James se concentró de lleno a lo que sería su principal reto y lo que lo catapultaría a convertirse en uno de los mejores futbolistas del mundo. Con el legendario número 10 a su espalda, este cucuteño, de ahora 24 años, supo conducir dentro del campo a lo que terminó siendo una histórica Selección Colombia en su regreso a una cita orbital.

James y un 'mundialazo'

James, proponiéndoselo o no, agarró la bandera dejada por Falcao García, quien no pudo recuperarse de su lesión para jugar el Mundial. El mediocampista nacional fue figura en casi todos los partidos, convirtió seis goles y se convirtió, pese a haber jugado solo cinco partidos, en el goleador del evento disputado en Brasil.

El momento cumbre de Rodríguez se dio el sábado 28 de junio cuando Colombia enfrentó a Uruguay, bicampeón mundial, en el mítico estadio Maracaná de Río de Janeiro. Allí James, con un golazo, calificado como la mejor anotación del Mundial, supo abrir el camino hacia la histórica victoria del seleccionado colombiano en un triunfo que quedó para siempre en el recuerdo ya que Colombia avanzó por primera vez a los cuartos de final de dicho campeonato. Además, James selló el triunfo con otro gran gol, en una brillante jugada colectiva, para lo que fue el muy festejado 2-0 sobre la garra charrúa.

James, partido a partido, se convertía en el mejor jugador de Colombia. Marcaba goles en todos los compromisos y su nivel de juego lo hacía merecedor de los más adjetivos calificativos más llamativos. Hacía un mundial para la historia en lo que sería ya un 2014 inolvidable con la Selección Colombia finalizando en el quinto lugar del torneo.

Y tras el regreso al país, con toda la Selección bailando en una Bogotá, y todo el país, rendida a los pies del seleccionado ‘tricolor’, continuó el mes de julio con otra gran noticia para James: el martes 23 de dicho mes fue presentado como nuevo jugador del Real Madrid.

James se fue a vivir a la 'Casa Blanca'

El cucuteño no paraba. Llegaba a la famosa y exigente ‘Casa Blanca’ del Madrid como el goleador del Mundial y el gran reto de dejar huella en el club que un par de meses atrás, en mayo, se coronaba campeón por décima vez de la Liga de Campeones.

Luego de la presentación llegó el momento para ratificar si James estaba o no a la altura del Real Madrid, y vaya si lo demostró. Hasta el partido de su lesión con Celta de Vigo, el pasado 6 de diciembre, el jugador colombiano había todos los partidos con su equipo. Había marcado goles en la Supercopa de España, en la Liga de Campeones, en la Copa del Rey y, por supuesto, en la Liga con sendos remates como aquel golazo al Levante en campo de dicho rival.

James coronó un gran año con el título Mundial de Clubes, torneo en el que alcanzó a recuperarse y jugar el partido final contra San Lorenzo, de Argentina. Un logro que terminó siendo el segundo del mediocampista nacional ya que en agosto pasado había obtenido la Supercopa de Europa al vencer 2-0 al Sevilla.

James Rodríguez no olvidará jamás este 2014. Año que cerró con el premio como el Jugador Revelación en los premios ‘Globe Soccer’. Año en el que convirtió 25 goles, seis con Mónaco, 7 con Real Madrid (5 de Liga, 1 en Copa del Rey y 1 en Champions) y 12 con la Selección Colombia (6 en juegos oficiales y seis en amistosos).

Año, además, en el que nos hizo poner de pie para aplaudir sus maravillosas jugadas y goles. Un 2014 en el que se consagró como futbolista profesional y año, seguramente, en el que lo hará imponerse aún más retos para 2015. Porque así es él, un hombre súper profesional y ganador. Un tipo que va camino, aunque aún le falta mucha carrera por delante, a convertirse en el mejor jugador de la historia del fútbol colombiano.

 

 

Leonardo Duque Soto
Periodista de FUTBOLRED
leoduq@eltiempo.com
En twitter: @leoduq

COMENTAR
GUARDAR