Costas, el DT argentino que llegó, vio y ganó el título con Santa Fe
Archivo

Costas, el DT argentino que llegó, vio y ganó el título con Santa Fe

El técnico es el primer entrenador en América en coronarse en cuatro países diferentes.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
22 de diciembre 2014 , 05:37 a.m.

“Vine a Colombia para ser campeón, no vine de paseo”, con esa frase se presentó Gustavo Costas ante el plantel ‘cardenal’ luego de firmar su vínculo con el conjunto rojo. Un mensaje que caló hondo en el grupo, un equipo que venía golpeado luego de ser eliminado en las semifinales de la Liga I-2014 por Nacional.

Costas, quien llegaba precedido de coronarse campeón en Perú, Paraguay y Ecuador, tenía el ‘rótulo’ de ser un estratega disciplinado, muy exigente y con una gran capacidad de liderazgo. Virtudes que buscaba el presidente Pastrana luego de un ciclo exitoso que comandó el entrenador Wilson Gutiérrez.

Con el objetivo cumplido, el técnico inscribe su nombre en la galería de campeones del Santa Fe, club que ganó su primer título en 1948, al que le siguieron los de 1958, 1960, 1966, 1971, 1975 y el del Torneo Apertura de 2012.

Para Costas es su quinto trofeo como técnico después de haber alcanzado un bicampeonato con Alianza Lima de Perú en 2003 y 2004, un título con Cerro Porteño de Paraguay en 2005, y otro con el Barcelona de Ecuador en 2012. Además de los equipos con los que ha salido campeón, Costas dirigió también clubes como el Racing (Argentina), de quien es hincha fiel, el Guaraní y el Olimpia de Paraguay, así como el Al-Nassr de Arabia Saudí.

Cuando se jugaba el mundial de fútbol y los ojos de todo el país futbolero apuntaban hacia Brasil con la histórica participación de la Selección Colombia, Gustavo Costas trabajaba en silencio con el plantel. Buscaba pasar su idea de juego, que todos sus pupilos estuvieran diez puntos en la parte física y, poco a poco, sumaba buenos resultados en la Copa Colombia. Finalizó la ronda eliminatoria y logró nueve triunfos y apenas una sola derrota. 27 puntos en la primera fase, algo que ningún equipo había obtenido en las siete versiones de dicho campeonato.

Tras esa primera fase de conocimiento, el plantel fue asimilando lo que pretendía en el estratega argentino y con la Liga ya en sus primeras fechas, se escucharon las primeras frases de sus dirigidos:

“Costas es un técnico exigente, nos pide un gran esfuerzo físico y está atento a cada detalle. Tenemos un grupo importante que sabe lo que quiere”, dijo Luis Manuel Seijas, quien se fue convirtiendo en uno de sus referentes en el campo de juego.

Así fue pasando el tiempo y Santa Fe se acomodó en los primeros lugares de la Liga. Ganó el clásico 4-1 a Millonarios y con ese resultado avisó que estaba dispuesto a lograr un nuevo campeonato. El plantel estaba bien afilado en la parte ofensiva y su juego generaba admiración por lo efectivo y dinámico.

Costas, a medida que fueron avanzando las fases definitivas en la Copa Colombia y en la Liga, fue claro y no puso misterios al decir en cualquier micrófono que se le cruzaba: “Vamos a ganar todo lo que juguemos. Queremos ser campeones de la Copa y de la Liga”.

Santa Fe se clasificó cuatro fechas antes a los cuadrangulares de la Liga luego de un triunfo mágico 1-2 sobre Deportivo Pasto. Desde entonces, comenzó el entrenador a rotar la nómina y se presentaron algunas derrotas que generaron las primeras críticas. No aparecían los goles, pero en la Copa la final era la siguiente parada del ‘Expreso rojo’.

Costas, siempre atento a cada detalle del plantel, entendió que su primer título estaba cerca. Ganar la Copa Colombia era el próximo objetivo en la mira. Pero las cosas no salieron y tras un par de partidos malos, en Ibagué y Bogotá, el equipo ‘cardenal’ dejó ir el campeonato. Cayó con Deportes Tolima 2-0 de visitante y pese a ganar 2-1 en El Campín, el golpe de perder dicho trofeo fue durísimo y ahí fue cuando más se vio el manejo de Costas.

La Liga, la revancha

Previo al día del comienzo de los cuadrangulares, Wílder Medina decidió renunciar al grupo. Había pasado la decepción de no lograr la Copa y la salida de Medina inquietó a todo el pueblo santafereño que 24 horas después debía debutar en los cuadrangulares ni más ni menos con Atlético Nacional.

El equipo ‘cardenal’ logró ganar 3-2 y desde entonces enderezó el camino y fue directo a la consecución de la Liga que hoy festeja. “Teníamos que vencer a Nacional a como diera lugar, no podíamos fallar, el grupo sabía que era nuestro momento para volver a salir adelante”, dijo Costas en una rueda de prensa que se recuerda por la felicidad del argentino.

Los cuadrangulares fueron avanzando y con Santa Fe como líder, en la cuarta fecha, y con siete puntos, igualó 0-0 con Huila. Y una semana después cayó con Once Caldas 0-1, en una derrota que terminó por sembrar una incertidumbre que hizo tambalear este sueño que hoy se festeja.

Santa Fe debía ganar sí o sí para no depender de nadie y pasar a la final. Con sufrimiento, como manda la historia ‘cardenal’, el equipo bogotano se quedó con los tres puntos luego de un gol muy festejado que convirtió Luis Manuel Seijas.

Santa Fe enfrentó a Medellín en la final y ganó un partido y empató el otro. Así pudo ponerse a festejar la octava estrella que ilumina el firmamento bogotano. Y ahí, bien de cerca, aparece la figura de Gustavo Costas, quien llegó a Colombia para ser campeón y cumplió. Un entrenador con sangre ‘cardenal’, pasional y muy disciplinado. Como le gusta a los hinchas ‘albirrojos’.

Leonardo Duque
Periodista Futbolred.com
En Twitter: @leoduq

COMENTAR
GUARDAR