Ramos, el más destacado en la noche de un nuevo título del Madrid
Archivo

Ramos, el más destacado en la noche de un nuevo título del Madrid

Así fue el boletín del Madrid en la final del Mundial de Clubes que ganó sobre San Lorenzo.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
20 de diciembre 2014 , 02:30 p.m.

Casillas (7): cumplió 700 partidos en uno de los partidos más cómodos de su dilatada carrera. No tocó su primer balón hasta los 40 minutos, en un centro flojo de Barrientos. Ni un disparo a puerta hasta que todo estuvo sentenciado y apareció con dos paradas finales a Kalinski y Mercier.

Carvajal (6): No se le vio hasta que fue amonestado con un patadón a Mas pero su partido fue de menos a más. Fuerte en defensa tuvo un bonito duelo con Pablo Barrientos, uno de los jugadores más talentosos de San Lorenzo. Según creció en el encuentro se sumó al ataque con criterio aunque en esta ocasión sus centros no encontraron rematador. Dejó su puesto a Arbeloa a los 73 minutos.

Lea acá también: (Real Madrid, campeón Mundial de Clubes al vencer 2-0 a San Lorenzo)

Pepe (7): picado en su orgullo tras escuchar al presidente de San Lorenzo tildarle de jugador violento. Estuvo muy firme en los pocos ataques de San Lorenzo, especialmente en la segunda parte cuando los argentinos se vieron obligados a atacar. Victorioso en todos los duelos individuales ante los jugadores de San Lorenzo y limpio. No cometió una sola falta.

Sergio Ramos (9): jugó sin estar al cien por cien porque nadie podía frenar su ilusión de estar en una final en la que nuevamente volvió a ser decisivo. Comenzó el partido cometiendo el error de entrar en el juego del rival y recibiendo una cartulina amarilla por una falta evitable en campo rival. La gloria le esperaba con lo que más le gusta hacer, marcar. Como hizo en Lisboa en la final de la 'Champions' abrió el camino al título con un testarazo inapelable. Fue clave liderando en la defensa para cortar los balones en largo y en el juego aéreo.

Marcelo (5): no estaba teniendo su día, quien sabe si incómodo por molestias musculares, desacertado en los pocos balones que le llegaron en el primer acto hasta que se lesionó a los 42 minutos cuando conducía un ataque madridista en el momento del paso. Se marchó hundido sin poder ayudar a su equipo.

Kroos (8): el cerebro del juego del Real Madrid volvió a dar una lección al mando. Los jugadores intentaron frenarle de cualquier manera e incluso provocaron su enfado con patadas a destiempo. Cuando entró en contacto con la pelota construyó siempre con criterio, dando velocidad al juego para crear espacios. Su figura se impuso en el centro del campo donde no tuvo rival.

Lea acá también: (Yepes se rajó: cumplió hasta el primer gol del Real Madrid)

Isco (7): se ofreció siempre cuando el partido se puso feo, intentando crear fútbol para abastecer a los tres 'puñales' ofensivos del Real Madrid. En cuanto aparecieron los espacios disfrutó y asistió a Bale en el segundo gol.

James (5): apareció poco el día que regresaba tras superar su lesión en un gemelo. Ancelotti apostó por él como titular y su estado de forma aún no era el adecuado para el ritmo de una final. No mostró su fútbol pero intentó aportar siempre en el centro del campo. Cerca del área rival apenas apareció.

Bale (7): de nuevo volvió a marcar en una final, la tercera de las cuatro del Real Madrid en 2014. Tras hacerlo en Copa del Rey exhibiendo su velocidad y con oportunismo en la Liga de Campeones, sentenció el partido en Marrakech con el segundo tanto a pase de Isco. Pudo hacer doblete con un centro que se envenenó y acabó en el travesaño. Aportó su velocidad habitual en el costado derecho, desde donde siempre intentó desequilibrar. Sus centros en esta ocasión fueron para Benzema.

Cristiano Ronaldo (6): se marchó del Mundial de Clubes sin marcar y sin poder aumentar sus números de récord pero reconocido con el Balón de Plata del torneo. Tuvo un partido duro, resistiendo la dureza del rival y buscando de forma incansable un gol que no llegó. La tuvo en el primer minuto y en el último pero en esta ocasión sus remates no acabaron en gol. No los necesitó el Real Madrid para proclamarse campeón.

Benzema (7): se trastabilló en la primera ocasión que tuvo, cuando pudo remachar a la red un centro chut de Cristiano Ronaldo en el primer minuto. Desapareció en la pelea y reapareció con inteligencia, cayendo a banda para abrir espacios y generando sus oportunidades. Se topó con el portero Sebastián Torrico cuando chutó a los 28 minutos y en la segunda parte sus remates no encontraron puerta siendo víctima de un penalti no señalado.

Coentrao (6): entró al terreno de juego sin calentar por la lesión de Marcelo y estuvo firme en la segunda parte en labores defensivas. Cristiano le pedía centros en sus incorporaciones y acabó poniendo uno preciso a su cabeza. Luchó cada acción con máxima entrega. Estuvo a la altura de la final.

Arbeloa (6): tuvo un gesto bonito Carlo Ancelotti con un jugador que es ejemplo de profesionalidad. No fue titular en ningún partido del Mundial de Clubes pero tuvo minutos en la final de un título que le faltaba. Disfrutó los 17 que tuvo sobre el terreno de juego en el lateral derecho firme en labores defensivas y sin incorporarse en ataque por el resultado.

Varane (-): entró en el último minuto del partido para que Sergio Ramos se llevase la ovación del estadio por su partido. Tuvo tiempo de mostrar su velocidad en la anticipación en un ataque final de San Lorenzo.

Con información de EFE

COMENTAR
GUARDAR