Un viaje al interior de la concentración de Santa Fe en Medellín
Archivo

Un viaje al interior de la concentración de Santa Fe en Medellín

El equipo 'cardenal' completó cinco días en la capital antioqueña. El jueves regresa a Bogotá.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
17 de diciembre 2014 , 10:51 a.m.

Amena, llena de optimismo y en medio de un gran clima debido al triunfo sobre Nacional, la estadía de Independiente Santa Fe en la capital de Antioquia se ha sobrellavado, y se ha soportado, con el sueño de obtener la octava estrella.

Tras arribar el sábado pasado para el compromiso frente al club ‘verdolaga’, el grupo pasó de tener 17 jugadores a 22. Y ese número, por lo que se ve, se fragmenta en diversos grupos. Uno lo conforman Omar Pérez, Luis Manuel Seijas, Camilo Vargas y Ricardo Villarraga, quienes siempre se juntan para tomarse un capuchino en la zona aledaña a la piscina del hotel San Fernando.

Otro grupo une a los ‘niches’ del onceno ‘albirrojo’, quienes sonríen, juegan cartas y están bromeando de forma permanente. Ahí el que se asoma, en medio de esa risa que ilumina, es Jéfferson Cuero, y lo complementan sus ‘secuaces’ Arrechea, Mina, Mosquera, Zapata.

¿Y el resto? El resto también se junta, pero es habitual ver grupos más pequeños. Por un lado está Daniel Torres, a Yulián Anchico se le ve casi siempre junto a Sergio Otálvaro, mientras que Miranda y Vargas hacen otra ‘llave’. Eso sucede en algunos ratos de esparcimiento que se permite un grupo que está unido y que cuando uno les indaga sobre algo de la final, no tiene miedo ni escapa a la palabra campeón.

El jefe de seguridad del hotel de concentración del equipo capitalino, ubicado en la zona suroriental de Medellín, Martín Bermón, cuenta: “Todos los jugadores de Santa Fe se ven muy tranquilos. Acá siempre aparecen algunos hinchas que vienen a saludarlos y ellos son muy amables con los aficionados. Con el que más tengo comunicación es con Agustín Julio”, dice este antioqueño de 45 años quien al referirse al gerente deportivo del onceno bogotano, Julio, lo llama ‘el arquero’.

Al respecto, el jefe del grupo de policías que cuida la concentración de Santa Fe, Jáiler Mena, confirma que todo el plantel de Santa Fe es amable. "Con unos, incluso, les pregunto por la final y se ven muy tranquilos. Son optimistas", dice Mena, quien asegura que "veo al 'albirrojo' campeón.

Rivas, el PF que supervisa todo

Rubén Rivas no solamente es el preparador físico del equipo. También cumple otras funciones y una de ellas es estar pendiente de que cada horario estipulado se cumpla al pie de la letra. Vive atento para que en el lobby del hotel, después de las 9 y 30 de la noche, no haya ningún jugador.

También es el que le comunica a los jugadores la hora en la mañana en la que se va a trabajar, sea en la cancha de Envigado, como pasó el lunes y el martes, o como este miércoles cuando en la mañana se realizó un trabajo físico, leve, y estaba atento a la llegada puntual de cada jugador a la zona indicada para el calentamiento físico.

La comida, otro tema determinante en Santa Fe

Varios jugadores coinciden en afirmar que es Yerry Mina el jugador que más come. “No para de comer, como absolutamente de todo, tiene buena ‘muela’, dice uno de sus compañeros. "No hay dudas, Mena es el que más come", agrega Luis Manuel Seijas. Y Mina, al ser indagado, responde: “Sí, me tengo fe para comer, es de las cosas que más disfruto”, responde en medio de risas.

El tema de la comida, como lo explicamos en la nota con los chefs Sebastián Ramírez y Marco González, es muy importante: “La alimentación en un equipo de fútbol es muy importante. Las proteínas, los carbohidratos que se adquieren son fundamentales debido al esfuerzo físico que realiza cada jugador. Santa Fe es un equipo que hace un gran desgaste físico y por eso la comida debe ser muy bien elaborada, y también el descanso es vital”, apunta el médico del equipo ‘cardenal’ Rafael Montaña.

Santa Fe está listo para la final. No tiene misterios. Ya definió su nómina titular y el objetivo, como lo dijo su entrenador es uno solo: ser campeón. Lo sabe el plantel y lo comparte. Lo exteriorizan todos en una concentración que llama la atención por su tranquilidad y optimismo. Cuando ruede la pelota, seguramente, comenzará otra historia.

Leonardo Duque Soto
Enviado especial a Medellín
Periodista de FUTBOLRED
leoduq@eltiempo.com

COMENTAR
GUARDAR