Franco Armani: elegante, sobrio y elástico en el Morumbí
Archivo

Franco Armani: elegante, sobrio y elástico en el Morumbí

El arquero de Atlético Nacional fue la figura de su equipo en la vuelta de la semifinal, en Copa.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
26 de noviembre 2014 , 10:04 p.m.

Franco Armani fue determinante en la clasificación de Atlético Nacional a la final de la Copa Suramericana.

El guardameta, vestido de amarillo, se puso el traje de héroe y ‘voló’ en cada ejecución de los penaltis de Sao Paulo, vía por medio de la cual supo sellar su paso a la final del Copa Suramericana.

Lea acá: (Nacional lo logró: finalista desde los penaltis, superó a Sao Paulo)

El primer tiempo mostró a un arquero concentrado y con cierta facilidad para maniobrar ante cada exigencia. Sao Paulo, desde el comienzo, intentó meter a Nacional contra su arco y así lo consiguió.

En ese lapso se destacó Armani, quien estuvo impecable en su labor. Pero Sao Paulo necesitaba vida. Buscó de todas las formas un gol en esa primera etapa, pero chocó, una y otra vez, con el muy buen guardavalla argentino, que demostró grandes cualidades en el juego aéreo.

En la segunda etapa, Armani fue superado cuando apenas iban ocho minutos. Ganso, mediocampista de Sao Paulo, ejecutó un tiro libre en el que la pelota entró al arco de Nacional y así puso a gritar a los hinchas locales que apretaron puños y que, además, continuaron rezando para que llegara la segunda anotación.

Lea aquí: (Nacional, finalista de Copa: gana prestigio y también muchos millones)

Fueron 37 minutos de cerrarse con fuerza atrás para Nacional, pero, al mismo tiempo, Sao Paulo se las arregló y generó una y otra vez peligro en el área de Nacional. Y más allá de que los postes ayudaron al equipo ‘verdolaga’, Armani estaba en su día, atajaba lo que le lanzaban y le puso candado a un arco que no se volvió a abrir más.

Tras el pitazo final del árbitro ecuatoriano Robby Zambrano, vino la tanda de penaltis y así mismo la clasificación a la disputa por el título, algo que Nacional no lograba hacía doce años.

Nacional, en los penaltis, volvió a ganar. Armani le atajó un remate a Toloi y fue allí donde mostró su mayor elasticidad. Luego del penalti convertido por Luis Carlos Ruiz, el festejo de todo el plantel se fundió en un abrazo. En una nueva prueba de amistad de un grupo que quiere la gloria, un título.

Un logro importante y que puede ser coronado en los próximos días con el gran desempeño de un plantel que busca la gloria. Armani fue decisivo y por eso fue escogido como la figura del partido.

Con sus atajadas aportó para la clasificación de Nacional a la final. Armani, un hombre clave en el paso verdolaga, con su estilo sobrio, elegante y elástico. La figura de Nacional en el Morumbí.

Redacción Futbolred

COMENTAR
GUARDAR