Así es Gustavo Costas, DT de Santa Fe, según sus asistentes argentinos
Archivo

Así es Gustavo Costas, DT de Santa Fe, según sus asistentes argentinos

Pablo Fernández, su mano derecha, y Rubén Rivas, PF, hablaron con FUTBOLRED y contaron detalles.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
26 de noviembre 2014 , 01:14 a.m.

Gustavo Costas parece destinado a coronarse campeón a donde va. Logró con Alianza Lima, en 2004, un título en el fútbol peruano. En 2005 y 2006 ganó los torneos Apertura y Clausura, respectivamente, con Cerro Porteño en Paraguay; y en 2012 supo dar la vuelta olímpica con Barcelona en el balompié de Ecuador.

¿Pero cómo es, cuáles son los secretos y las virtudes de este estratega que tiene ilusionados a los hinchas ‘cardenales’ con la octava estrella?

Lea acá: (Santa Fe y Medellín se perfilan como finalistas tras la primera rueda)

Pablo Fernández, quien es el asistente de Costas, lo define así: “Es un tipo que vive y piensa para el fútbol. Lo respira. Es muy trabajador, no le gusta dejar nada al azar y vive pendiente de cada detalle. Habla y motiva mucho a sus jugadores. Por eso es exitoso en lo que hace”.

Precisamente desde el arribo de Costas, se vio en Santa Fe un plantel motivado. Con ganas de trabajar y hacer historia. El propio Costas cuenta siempre que en el primer contacto con los jugadores fue claro: “Yo no vine a Bogotá de paseo ni de turista. Vine porque quiero hacer historia, porque quiero ser campeón acá”.

La primera fase de la Copa Colombia, torneo que lo recibió en nuestro país, fue de ensueño. Ganó nueve partidos y perdió uno de los diez que disputó; su equipo convirtió 21 goles y recibió nueve anotaciones. Unos números históricos en dicho campeonato.

Esas victorias y las primeras jornadas de la Liga, donde alcanzó el liderato al golear 4-1 a Millonarios en la novena fecha, terminó de perfeccionar una idea de juego que se basó en la presión constante al rival, en la contundencia ofensiva y en la buena capacidad física de cada uno de los jugadores.

El preparador físico del club, Rubén Rivas, también argentino, es otro de los importantes ‘secuaces’ de Costas en este nuevo proceso. “Gustavo es un técnico de la escuela del fútbol argentino, ese fútbol que desde siempre ha sido muy estricto con los jóvenes. Allí aprendió las exigencias y pese a que actualmente hay algunas falencias con las enseñanzas, tomó lo mejor de lo que le enseñaron”, cuenta Rivas, quien reconoce que vive los partidos un poco más tranquilo de lo que lo hace el estratega ‘cardenal’.

Costas, quien como jugador se coronó campeón con Racing Club en la Supercopa de 1988, agarró varias enseñanzas, en aquel momento, de Alfio Basile, quien fue el estratega de la ‘Academia’ en aquel logro.

Manejo del grupo, fundamental

Sobre la motivación y la charla permanente que tiene con sus jugadores, Fernández cuenta que Costas pone mucho cuidado en cada uno de los integrantes del equipo. No descuida a ninguno. “Gustavo mima mucho a sus jugadores. Trata siempre de tenerlos bien, alegres, motivados. Cuando nota algo extraño se acerca al futbolista y le pregunta qué le sucede, no duda en abordar el tema o el inconveniente que vive”, dice Fernández, quien trabaja con Costas desde 2011, año en el que el actual entrenador de Santa Fe comenzó la aventura de dirigir al club All-Nassr.

Sobre el tema, el propio Luis Carlos Arias reconoció que Costas está al tanto de todos los jugadores. “Vive pendiente de cada uno de nosotros y nos habla constantemente. Como fue futbolista, se le hace fácil compartir con nosotros varios momentos”.

Lea aquí: (Golazo de Omar Pérez y triunfo de Santa Fe 0-1 sobre Once Caldas)

Un detalle marca dicha situación es el presente de Jéfferson Cuero, a quien Costas le ha depositado varias veces su confianza para ser clave en el grupo. Cuando estaba por finalizar la ronda eliminatoria de la Liga, Santa Fe venció 1-0 a Junior, pero Cuero tuvo un flojo partido aquella vez. Aquel domingo el estratega reconoció a los medios que esperaba mucho más de Cuero, quien cambió para bien y puso de su parte tras una semana de charlas constantes con el DT. Así, el nivel del atacante vallecaucano, quien ha sido clave en los siete puntos obtenidos de los nueve disputados en la primera rueda de los cuadrangulares, levantó. Hubo compromiso.

Trabajo constante y disciplina en Santa Fe

Cuentan en Santa Fe que desde que Costas arribó a Santa Fe no ha habido descanso. El equipo que juega el domingo siempre trabaja el lunes y si lo hace un miércoles, hay trabajos el jueves.

“Apenas un par de veces hubo descansos. Una vez fue cuando el grupo ganó en Pasto (fecha 14), partido que se disputó un sábado. Esa vez, por el desgaste físico, por el triunfo, el ‘profe’ cedió y dio el domingo libre”, contó el segundo preparador físico del club ‘albirrojo’, Mauricio Rodríguez.

Incluso, llamó la atención la vez que Ómar Pérez, en Tunja, falló el penalti contra Patriotas y fue sustituido cuando aún quedaban quince minutos para el final. Fue como que en aquella ocasión el entrenador mandó un mensaje claro sobre el futbolista más respetado y ‘pesado’ en el club capitalino: el que manda y toma las decisiones es él, Costas. Nadie más.

Esas han sido muestras, y muchas más, de la devoción al trabajo de Costas, quien también marca puntos claros sobre la disciplina en el grupo. “Si existe disciplina en el grupo, habrá respeto entre todos. Eso es clave”, dice Costas.

Exigencia física

En este detalle es cuando gana más protagonismo Rubén Rivas, al igual que Mauricio Rodríguez, también preparador físico de Santa Fe. Los dos, que llegan una hora antes a cada práctica, toman nota de los ejercicios que va a realizar el plantel. Están pendientes de cada jugador y por lo general dividen el plantel en grupos para realizar diversos circuitos.

“La parte física es muy importante en el equipo por lo que pretende realizar siempre Gustavo. Él es un técnico que le da mucha importancia a esa parte, pregunta y está atento a que cada jugador esté al cien por ciento de sus condiciones físicas. Si él nota que algún jugador no está a tope, prefiere dejarle el lugar a otro jugador”, cuenta Fernández.

Lea aquí: (¡Vive Santa Fe!: En El Campín derrotó 3-2 a Atlético Nacional)

Por su parte, Rivas, quien desde 2005 trabaja con Costas cuando se unió a él en Cerro Porteño y después lo acompañó en Racing de Argentina, Olimpia de Paraguay y en Perú, donde estuvo como coordinador de las divisiones menores de Alianza Lima, asegura que "las relaciones con los jugadores son muy particulares, cada grupo es diferente a otro. Cada país es diferente, su idiosincrasia cambia y uno es el que se tiene que adaptar. Eso pasa mucho en la parte física y en el manejo de grupo. Pero bueno, tenemos mucha experiencia y siempre hablamos con los jugadores para que puedan manifestar sus inquietudes".

Gustavo Costas tiene muy cerca a Santa Fe de regresar a una final de Liga. Comenzó con todo los cuadrangulares, lleva siete puntos de nueve y si gana los próximos dos partidos de local (Huila y Once Caldas), incluso uno y un empate entre Nacional y Once Caldas, cumplirá ese anhelo de poner al club rojo de disputar un nuevo título.

Lea acá: ("El único objetivo de Santa Fe es el título", aseguró Gustavo Costas)

Pero ese no es el objetivo final. El objetivo de Costas y de su cuerpo técnico es el título de la Liga, como se lo manifestó a los jugadores de Santa Fe desde el primer día que llegó. Cuando les dijo que no venía de turista ni de paseo a Bogotá. El tiempo ha pasado y ese logro está cerca. ¿Lo concretará?


Leonardo Duque Soto
Periodista de FUTBOLRED
leoduq@eltiempo.com
En twitter: @leoduq

COMENTAR
GUARDAR