Castro, el goleador del Pereira que recogió basura y cargó bultos
Archivo

Castro, el goleador del Pereira que recogió basura y cargó bultos

El delantero es figura de los 'matecañas' y contó su historia de superación. Un crack, con futuro.

29 de octubre 2014 , 06:00 a.m.

Mientras iba de casa en casa, de cuadra en cuadra por las calles de Pereira, recogiendo las bolsas de la basura y corriendo detrás de un camión, Leonardo Fabio no cantaba, soñaba. Se ilusionaba con ser futbolista profesional, y que sus goles iban a dejar de ser en “recochas”, para ser vistos en los estadios del país.

Lea acá: (Definidos los grupos y el calendario de los cuadrangulares de la B)

Hoy ese sueño es una realidad y Castro Loaiza es la figura del Deportivo Pereira, que el próximo lunes comenzará los cuadrangulares semifinales del Torneo de Ascenso. El artillero ‘matecaña’, con 10 goles en el semestre, espera seguir creciendo como profesional para darle lo mejor a Samuel, el hijo que tuvo hace un año y dos meses con Yoselin, su pareja.

Lea aquí: (Así son los ocho clasificados a los cuadrangulares de la Primera B)

Eso sí, Leonardo Castro sabe que el camino recorrido para jugar fútbol no ha sido fácil. “Apenas este año me llegó la oportunidad en el Pereira, antes el fútbol solo lo jugaba en recochas y en torneos en los que me llevaban y en los que me pagaban 20 mil pesos por partido. Yo me jugaba seis partidos el fin de semana para cuadrarme una platica”, recordó el atacante de 22 años en charla con Futbolred.

Pero antes de jugar en la B, Castro trabajaba en la empresa de aseo de la capital risaraldense, recogiendo la basura de la ciudad para hacerle gambeta al desempleo. “Me dijeron que jugara para el equipo de Etesa y que entre semana trabajara en los camiones de la basura. Así que yo trabajaba de 6 de la mañana a 2 de la tarde, para luego irme a entrenar y tener la oportunidad de jugar en la Copa Ciudad de Pereira”, contó Leo, quien solo desayunaba y luego pasaba de largo hasta la noche. “Uno jugando fútbol no le da hambre”, dijo en medio de risas.

Lea aquí: ("Estoy seguro que cumpliré el compromiso de ascender": 'Chiqui' García)

Leonardo Fabio nació en el Tambo (Cauca), pero Ever, su padre, un guarda de seguridad, y Luz Amparo, su progenitora, quien ha trabajado por años en casas de familia, decidieron irse para Pereira cuando el menor de sus tres hijos apenas tenía seis meses. “Esta ciudad me encanta. Por el clima, por la gente, las mujeres, y porque el fin de año se pasa muy rico, con buena comida y rumba”, mencionó orgulloso de su ciudad adoptiva.

Pero recoger basura apenas ha sido uno de los trabajos que ha tenido Castro, quien también trabajó un mes en una construcción, “pero me aburrí. Eso de cargar cemento y echar pala al rayo del sol es muy duro”; y también estuvo en una empresa de productos agropecuarios: “Yo era el de los domicilios. Nos tocaba llevar alimentos para ganado y otros animales, y descargarlos a donde tocara. Con mi compañero descargábamos hasta tres toneladas en un pedido”.

Al trabajo nunca le ha hecho el feo, pero se quedó sin estudiar; solo hizo hasta octavo (tercero de bachillerato) porque “me gustó más la plata”.

A punto de tirar la toalla

Pero a la par de sus duros trabajos, Leonardo Castro, quien sueña con ascender con el Pereira, también probó suerte en varios equipos de primera división, pero siempre obtuvo la misma respuesta: “No nos sirve. Usted está muy ‘menudito’ para esto”. Así le pasó en Barranquilla FC, Equidad y Envigado.

“En Bogotá me pegó duro el frío. Fáber López me dijo que no tenía lo suficiente y me tocó irme sin casi ser visto; en Barranquilla duré diez días y casi en todas las prácticas hice goles, pero Arturo Reyes me dijo que tenía el equipo completo; y en Envigado estuve casi un mes, pero Pedro Sarmiento y Juan Carlos Sánchez, me dijeron que gracias pero no”, rememoró Leo con decepción, tanta que pensó en “tirar la toalla y dedicarme a otra cosa. Ya me estaban convenciendo que el fútbol no era para mi”.

Pero mientras trabajaba en Etesa y entrenaba en las tardes, conoció a “Alex, no me acuerdo del apellido”, el utilero del Pereira. “Él me dijo que me fuera a probar, me ayudó y me convenció. Y hoy estoy jugando en el equipo y haciendo goles, que ojalá sirvan para seguir dando pasos en mi carrera. Sueño con jugar en equipos grandes; con ayudarle a mis padres, a los que les debo tantas cosas; con sacar adelante a mi hijo y a mi esposa, Yoselin, quien pronto va a entrar a estudiar estética”, finalizó Castro Loaiza, quien se ganaba 700 mil pesos en el equipo de ‘La Perla del Otún’, pero que hace un mes le doblaron el sueldo, gracias a su insistencia, sus goles y su trabajo.

Dato: Deportivo Pereira debuta en el cuadrangular B del Torneo Postobón, recibirá a Unión Magdalena el lunes, festivo, 3 de noviembre. A las 5 y 30 p.m. comenzará el juego, que será transmitido por Win Sports. Ahí se puede observar a Leonardo Castro, un delantero que quiere seguir haciendo historia.

Juan Pablo Arévalo López
Periodista de Futbolred
juaare@eltiempo.com
En Twitter: @Arevalo327

COMENTAR
GUARDAR