"Edwin tenía un entorno duro en su barrio", dice primer DT de Cardona
Archivo

"Edwin tenía un entorno duro en su barrio", dice primer DT de Cardona

El profesor Roberto Montoya reconoce el crecimiento del hoy volante de la Selección Colombia.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
09 de octubre 2014 , 02:11 a. m.

El talento para pegarle al balón y su facilidad para ubicarse en la cancha, fueron evidentes en él desde los 11 años de edad, explicó Roberto Montoya Hernández, director técnico de Edwin Cardona, en el Festival Ponyfútbol.

En el denominado ‘Festival de Chicos para Grandes’, que se realiza cada año en la ciudad de Medellín, el volante hizo gala por primera vez de las condiciones que ahora lo llevaron a ser convocado por José Néstor Pékerman para la Selección Colombia de Mayores.

“Yo dirigía a La Floresta y tenía que reforzar este equipo con miras a la fase final del Ponyfútbol, entonces me fui a ver un partido a Belén Buena Vista y ahí vi a Edwin y a otros tres compañeritos. Ellos estaban en un conjunto que no iba a pasar nada con ellos, entonces lo sumé a mi grupo, porque desde el inicio le vi que tenía talento”, expresó Montoya Hernández, quien se convirtió en la plataforma para que Edwin se diera a conocer en el Ponyfútbol.

El orientador resalta el proceso de crecimiento que ha tenido el deportista, quien pese a que aún protagoniza algunas acciones de inmadurez, logró estar por encima de las difíciles condiciones económicas de su familia y en especial del “pesado entorno de su barrio”.

“Al principio el niño tenía dificultades en muchos aspectos, pero uno de los papás de los integrantes del grupo, de apellido Tamayo, padre del arquero, me ayudó mucho con él, incluso se lo llevaban para la casa y allá pasaba en ocasiones gran parte del día, especialmente los fines de semana”, recordó el estratega, en diálogo con Futbolred.

Montoya Hernández, feliz con su grano de arena

Roberto Montoya Hernández dijo sentirse satisfecho de “contribuir un poquito a la formación de Edwin, aportamos nuestro granito de arena”, el cual sin duda fue significativo, pues tras su paso por La Floresta, el deportista llegó a Campo Amor y luego a Atlético Nacional, club en el que ahora es figura.

Y es que las condiciones que ahora lo hacen referente en el 'Rey de Copas', entre ellas “ser uno de los jugadores más resolutivos del fútbol colombiano”, como lo resalta el DT Juan Carlos Osorio, las aprendió desde el Ponyfútbol, festival que organiza la Corporación Deportiva Los Paisistas.

“Con Edwin nos dimos el lujo de ganarle al Medellín y casi eliminarlo del Ponyfútbol. Él marcó cerca de 9 goles en ese lapso que estuvo con nosotros en la parte eliminatoria. En las finales no nos fue tan bien como queríamos, porque nos tocó enfrentar al Deportivo Cali, que ese año llegó a la final con jugadores como ‘Manga’ Escobar que hoy en día es profesional”, expresó Montoya Hernández.

No todo es color de rosa

Pero el orientador de la infancia, del ahora integrante de la ‘tricolor’, reconoce que no todo ha sido color de rosa, pues el “complicado entorno del Barrio Trinidad” pudo influir en el temperamento que eventualmente saca a relucir el deportista.

“Siempre, desde niño, ha tenido un temperamento difícil, puede ser producto del mismo entorno. Pero es un pelado que escucha y yo creo que va muy bien”, señaló Montoya Hernández, quien al ser indagado por Futbolred si su temperamento derivaba en diferencias con sus compañeros, lo negó rotundamente.

“Con los compañeritos nunca tuvo peleas ni diferencias, era más que todo las ganas de salir adelante y de que todo le saliera bien, las que generaba en él cierta cosita cuando las cosas no le salían”, aclaró.

En medio de una inminente muestra de sinceridad, Roberto Montoya reconoce que tenía dudas de que el deportista lograra los éxitos que ha conseguido, pese al evidente talento que evidenció desde el Pony. Ahora por el contrario, le augura un futuro profesional lleno de éxitos, como los que confía conseguirá con la Selección Colombia. “Sabía que tenía talento, pero uno dudaba de su futuro profesional por el entorno pesado que podía tener en el barrio Trinidad, donde le tocaba presenciar violencia y diferentes vicios; sin desconocer que tenía una familia que lo orientaba muy bien”, anotó.

Los Cardona del futuro

Actualmente el entrenador Roberto Montoya trabaja con el ‘Pipe’ Uribe en la Escuela de la Floresta, donde tiene “otro muy buen equipo”, La Campiña, con el que dice espera como mínimo ratificar la campaña que hizo con Los Alcázares, conjunto con el que ocupó la cuarta posición en la pasada edición del Ponyfútbol de la Corporación Deportiva Los Paisitas, entidad que recientemente celebró sus 30 años.

De este modo, el orientador antioqueño espera que su trabajo, sumado al talento de los jugadores de la región, permita que en enero de 2015 el “Festival de Chicos para Grandes’ de nuevo sea cantera de futuros jugadores de fútbol profesional. “Le cuento que este equipo este año tiene mucho más capacidades, hay un peludito que puede ser el futuro Cardona, se llama Samuel Opina y es un talentoso”, concluyó Montoya Hernández, quien años atrás, como hoy Pékermán, busca que Edwin Cardona canalice su temperamento y deleite a todos los colombianos con fútbol y goles.

 

 

Jaider Escobar Buitrago
Corresponsal de Futbolred
Medellín.
En Twitter: @Jaider_Escobar

 

COMENTAR
GUARDAR