"Mis primeras canilleras fueron de cartón, no había plata": Yoreli
Archivo

"Mis primeras canilleras fueron de cartón, no había plata": Yoreli

La figura de la Selección Colombia femenina nos confesó 10 aspectos desconocidos de su vida.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
01 de octubre 2014 , 04:05 a.m.

Apasionada por el fútbol, entregada a su amado deporte sin medir consecuencias y completamente segura de ser la mejor en lo que hace. Esas son las características que evidencia Yoreli Rincón, la jugadora más conocida de la Selección Colombia femenina de fútbol, que volvió al país después de haber obtenido el subtítulo en la Copa América de Ecuador y además la clasificación al Mundial de Canadá 2015, a los Juegos Olímpicos de Río y a los Juegos Panamericanos.

Vea aquí: El día que Yoreli dejó los guayos y se puso los tacones

Ella, que lleva con orgullo y personalidad la camiseta número 10 del seleccionado de Felipe Taborda, visitó la instalaciones de EL TIEMPO Casa Editorial y dedicó unos minutos para hacer confesiones sobre su pasado, presente y futuro. Con tranquilidad y la humildad que la caracteriza, Rincón se destapó en charla con Futbolred.com.

1. Se fue de la casa

“Cuando tenía 11 años tuve que irme de mi casa, en Bucaramanga (Santander), para partir a Ibagué a buscar lo que quería hacer, que era jugar fútbol. Me fui sola, dejando a mi mamá, a mi papá, a mi hermano y a mis amigos del colegio. Tuve que empezar de cero, porqué allá me encontré con un mundo en el que me tocaba hacerme cargo de mí misma”.

2. Los impedimentos de su padre

“Jugaba fútbol a escondidas de mi papá (Élbert Rincón), porque a él no le gustaba. Y cuando me veía hacerlo me regañaba y me pegaba; también me pinchaba los balones y me regalaba muñecas, pero yo les arrancaba la cabeza y jugaba con ellas. Ahora que me ve jugando profesionalmente le da un poco duro, porque sabe que por él tuve que luchar de la forma en la que lo hice".

3. Sus escuelas de fútbol

“Acabo de crear mi segunda escuela de fútbol en Boyacá (la primera fue en Bucaramanga), que se llama: ‘La escuela de Yoreli Rincón’. Es algo muy bonito porque son niños de bajos recursos. Además, una niña y un niño juegan y no tienen un bracito, eso es algo de admirar. Frente a eso, yo ya hice los contactos y en un mes, aproximadamente, les vamos a regalar la prótesis. Esto es lo que realmente me llena, porque yo sé lo que es tener un sueño de niño”.

4. Le hicieron el feo

“Nunca jugué con Santander porque allá me dijeron que no servía para el fútbol y que nunca iba a surgir como futbolista, así que envié videos a diferentes ciudades en los que mostraba mi juego, me llamaron de la selección de Tolima, en Ibagué, y allí empecé a salir adelante en lo que tanto quería y anhelaba”.

5. De empresaria

“Soy obsesionada por los negocios, de hecho me encantan y estoy haciendo cosas además de la escuela. Ya tengo mi propia marca deportiva, que es YR10. De igual manera con mi papá tenemos una empresa de balones”.

6. El hombre que la 'mata'

“Mi gran debilidad es mi sobrino porque él es como mi hijo. No lo tuve, pero me dice mamá y yo le digo hijo. Cuando estoy lejos de él, me pongo muy triste y siento que falta gran parte de mi vida; por eso, cuando estoy en Colombia nos la pasamos juntos todo el tiempo”.

7. Cuando no había plata

“Hoy en día todo lo que hago es maravilloso. Soy una persona muy tranquila y feliz conmigo misma, como con mi familia y los niños. Me siento completa cuando comparto con ellos y siento que los ayudo a salir adelante. Cuando estaba comenzando en el fútbol no tenía plata para comprar las canilleras, entonces mi hermano me hacía unas con cajas de cartón y así jugaba”.

8. Cualidades y defectos

“Soy demasiado perfeccionista, pero eso es bueno y malo. También soy de carácter fuerte y a veces no sé expresarme de la mejor manera, pero a la vez es mi carácter lo que me ha ayudado a entrar a la cancha para decir y demostrar que soy la mejor, que lo hago muy bien y que me puedo destacar a todo nivel”.

9. Sus sentimientos

“Me enamora una persona noble, sentimental y cariñosa, ya que en mi carrera todo el tiempo recibo regaños y no es lo que quiero cuando estoy fuera de las canchas. No obstante, para mí una persona nunca va a ser más importante que un balón de fútbol”.

10. Sus miedos

“Nunca soñé, ni quise ser famosa, pero sí ser un ejemplo para las personas, por eso le temo mucho a que un día me levante y no pueda jugar al fútbol”.

 

Johanna Marín
Especial para Futbolred
ladsan@eltiempo.com
En Twitter: @joticamarin

COMENTAR
GUARDAR