El talento heredado de los hermanos Cardona
Archivo

El talento heredado de los hermanos Cardona

Edwin hace gala de sus condiciones en Nacional, mientras que Mateo evidencia éstas con Envigado.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
07 de agosto 2014 , 03:12 p.m.

La familia Cardona parece tener un talento heredado para los cobros de pelota quieta y los remates de larga distancia.
Así lo dejan entrever Edwin, el 10 de Atlético Nacional, equipo con el que ha demostrado sus condiciones, y ahora, Mateo, que con Envigado ha hecho gala de estas en las últimas dos semanas.

Precisamente, frente a su hermano, Mateo sacó su artillería y anotó de tiro libre una de las dianas del empate 3-3 entre ‘verdes’ y ‘naranjas’, en la Copa Postobón, la semana pasada.

No contento con salir como una de las figuras del encuentro, el juvenil futbolista anotó el miércoles pasado el descuento de su equipo, en la derrota 2-1 ante Jaguares, en el mismo certamen.

De este modo, todo indica que el talento para patear el balón es cosa de sangre, pero también de trabajo; así lo ratifica el exponente del ‘naranja’, quien rememora con cariño la época en la que tanto él como su hermano, Edwin, aprendieron a desarrollar esta capacidad, gracias a su padre Andrés Giovanni.

“Mi papá nos llevaba todos los días a la cancha de Campo Amor, allá íbamos a patear siempre juntos, con Edwin. Nosotros igualmente vivimos en Buena Vista, donde también íbamos a jugar, creo que los dos aprovechamos el talento de mi padre”, manifestó Mateo, en diálogo con FUTBOLRED.

El gol soñado, digno de veladora

Los dos goles marcados tienen al jugador envigadeño “sumamente feliz”, pero reconoce que el anotado ante los ‘verdolagas’, en cobro seco de balón parado, tiene un valor especial.

“Esa noche, antes de ese partido con Nacional, me acosté pensando en hacer un gol”, expresó el juvenil, quien agregó que se sentía “muy feliz porque fue la primera vez. Siempre soñé con marcar en ese debut y estoy muy feliz por eso”.

Así las cosas, la Virgen de la Aguacatala, cuyo santuario está ubicado en el barrio El Poblado, en Medellín, parece que tendrá veladoras para rato, pues antes de los partidos, el menor de los Cardona le promete prenderla algunos días después, si juega muy bien o marca goles durante los encuentros.

Mateo, carta guardada para la Liga

El destacado nivel que ha mostrado el joven futbolista, ha llevado al director técnico del onceno envigadeño, Juan Carlos Sánchez, a analizar la posibilidad de sumarlo al grupo estelar, máxime las falencias que el mismo entrenador ha reconocido, debido a los pocos refuerzos que llegaron para el segundo semestre.

Mateo, quien aspira aprovechar la confianza de su entrenador, para así ganarse la titularidad en Envigado, tanto en la Copa Postobón, como en la Liga, manifestó que añora esa época en la que entrenaba cada mañana en el barrio con su hermano Edwin y, sin dejar de entender que son los cambios propios de la profesión y de la vida, lamenta que ahora sea tan complicado repetir esas experiencias.

“Como ya los entrenos son más duros es más complicado y no lo hacemos tanto como antes, aunque algunas ocasiones se no da”, dijo.

Por último, Mateo, quien al igual que Edwin es acompañado por su familia durante la mayoría de los partidos que se juegan en suelo antioqueño, indicó al respecto que lo más probable es que con sus recientes actuaciones en el equipo del Sur del Valle de Aburrá, ahora todos los allegados deban dividir su corazón.

“La familia nos hace fuerza a los dos. Mi mamá me dijo que se iba a comprar una camisa que a un lado fuera de Nacional, y al otro de Envigado, concluyó entre risas.

JAIDER ESCOBAR BUITRAGO
Corresponsal de Futbolred
Medellín
En Twitter: @Jaider_Escobar

 

COMENTAR
GUARDAR