En Millonarios dicen que no se aguantan más a Portolés
Archivo

En Millonarios dicen que no se aguantan más a Portolés

La junta directiva no le autorizó al director deportivo contratar Braulio Nóbrega.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
30 de julio 2014 , 08:34 a.m.

La caída de la contratación del futbolista español Braulio Nóbrega en Millonarios, por sus antecedentes en varios episodios de agresiones sexuales, destapó otra tormenta en el club: el malestar que hay, de tiempo atrás, con el director deportivo, el también español José Portolés, cuyas controvertidas decisiones, como la selección de los refuerzos, y aparente maltrato, colmaron la paciencia de la junta directiva, según conoció este martes EL TIEMPO.

Desde su nombramiento oficial como director deportivo de Millonarios, al inicio del 2014, José Portolés comenzó a generar ruido, pese a que nunca habla en público. Su primera gestión fue la contratación del técnico español Juan Manuel Lillo. Luego, sus refuerzos generaron inquietudes con la llegada de jugadores desconocidos en el medio local y que no llenaron del todo las expectativas, como Modeste M’bami y Wesley Lopes, quienes, tras seis meses, se marcharon del club, aunque el técnico Lillo y el propio Portolés querían que continuara M’bami.

Pero, además de los polémicos refuerzos, a Portolés se lo comenzó a criticar en el club por su estilo de autoridad y la forma en que toma decisiones. De hecho, al parecer, la nueva junta, que se posesionó el pasado marzo, se siente vulnerada por él. EL TIEMPO consultó a un muy alto funcionario del club, quien relató parte del malestar.

Refuerzos y maltrato

El pasado lunes, en reunión del comité deportivo, a Portolés se le notificó que la contratación de Braulio Nóbrega no era autorizada por la junta directiva, por sus antecedentes.

Al parecer, Portolés se puso furioso. “Gritó y put...”, dijo la fuente. El propio técnico Lillo se habría sentido incómodo con la no llegada del refuerzo y hasta se especuló este martes con que pensaría en dar un paso al costado.

“La junta directiva no conocía la contratación de Nóbrega. A la junta le llevan los posibles nombres de jugadores. Portolés es el que selecciona al refuerzo y la junta aprueba o no. Ayer (lunes) se informó a la junta la solicitud de contratación de Nóbrega y fue la junta, por los antecedentes que descubrió tras lo dicho por la prensa, la que dijo que no. Portolés, como director deportivo, no le dio ningún detalle de los antecedentes del jugador”, informó la fuente.

La falta de claridad en lo relativo a los refuerzos que escoge Portolés –Nóbrega estaba en Bogotá desde el domingo pasado, listo para firmar y ser presentado este martes, al parecer con gastos de transporte y alojamiento por cuenta del equipo– ha sido debatida en la junta directiva de Millonarios de tiempo atrás, y se suma al maltrato que han recibido empleados, algunos accionistas y hasta el presidente del equipo, Enrique Camacho.

De hecho, el pasado sábado, en el estadio de Techo, luego del triunfo de Millonarios 0-1 sobre Equidad, Portolés echó del camerino a Camacho y al asesor de comunicaciones y vocero, Ricardo Galán, que felicitaban a los jugadores.

‘Es un abusivo’

Según supo este diario, esos hechos han caído muy mal en la junta directiva y vienen siendo consignados en un expediente para tomar, eventualmente, decisiones en cuanto a la continuidad de Portolés en su cargo. Es tanto el descontento que la fuente consultada aseguró: “Es un abusivo. No lo han despedido porque tiene un contrato vigente que le hicieron los anteriores directivos, que es, además, totalmente perjudicial para Millonarios”. Si Millos prescinde de él, sin justa causa, deberá indemnizarlo. Portolés firmó por tres años, condicionados al éxito de las divisiones menores; es decir que si no hay logros, se podría reducir a dos años, según contó otra fuente.

La primera gran polémica que se generó en torno a él en Colombia ocurrió cuando este diario reveló de manera verificada los términos totales de su contrato: 1.667 millones de pesos, con 16 semanas de vacaciones al año.

Según la alta fuente consultada este martes, la junta directiva coincide en su posición frente al español. “Hay consenso total: apoyo al presidente para que lo despida cuando considere que es el momento adecuado”, dijo.

Pero hay más. La misma fuente contó más detalles del inconformismo: “Portolés no atiende los requerimientos de la junta directiva. Le pidieron un plan de trabajo y un presupuesto y dijo que él no sabe cuánto va a costar nada, que lo único que tienen que hacer los directivos es conseguirle 10 millones de dólares y él trae a los jugadores. Por otro lado, hizo un plan financiero que, cuando se evaluó, dejaba pérdidas que podrían superar los cinco millones de dólares en tres años”.

Portolés llegó a Millonarios como asesor a finales del 2013, y en el 2014 fue nombrado director deportivo y presentado con el cuerpo técnico español que contrató. Los acercamientos con él se dieron desde mediados del 2013, cuando todavía estaba al frente del club como presidente Felipe Gaitán, tras el amistoso que Millos perdió en con el Real Madrid 8-0.

EL TIEMPO intentó contactar a Portolés para escuchar su posición. De hecho, a través de la jefatura de prensa del club se hizo la solicitud, pero no hubo respuesta.

PABLO ROMERO
Redactor de EL TIEMPO

COMENTAR
GUARDAR