Los 'golazos' de Falcao en Barranquilla
Archivo

Los 'golazos' de Falcao en Barranquilla

Sin jugar, anotó dos: visita a El Pueblo y encuentro con sobreviviente de la tragedia de Fundación.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
20 de julio 2014 , 07:13 p.m.

Solo le faltó jugar. Radamel Falcao García hizo de todo durante los cuatro días y las cuatro noches que permaneció en Barranquilla con motivo del partido entre Junior y Mónaco, por la Copa Euroamericana. Con mucha humildad y amabilidad, compartió con personas del sur y del norte, con humildes y con poderosos, con anónimos y famosos.

Volvió a entrenar en el estadio Metropolitano como en los gloriosos e inolvidables tiempos de la eliminatoria al Mundial de Brasil-2014, posó con una camiseta del Junior, concedió una rueda de prensa junto a Sebastián Viera, llegó al corazón del populoso barrio El Pueblo, en el suroccidente de la ciudad. Recibió la visita de Carlos el 'Pibe' Valderrama, de su esposa Lorelei y su hija Dominique, de su abuela paterna y de muchos familiares de Santa Marta. Le cumplió el sueño a Brayan David Salcedo, el niño de 5 años que sobrevivió a la tragedia de Fundación, y asistió a la fiesta de matrimonio de Daniela Restrepo Duarte y Daniel De Vivo Creazzo, en el salón Jumbo del Country Club (donde tuvo que lidiar con el acoso de los invitados a la celebración).

El 'Tigre', que se encuentra en la última etapa de su recuperación tras la lesión de ligamento cruzado anterior en su rodilla izquierda, que lo sacó del Mundial, no tuvo acción en ese partido jugado este domingo en el estadio Metropolitano, pero anotó dos golazos durante su agitada actividad social en 'La Arenosa': la visita a El Pueblo y el encuentro con Brayan David. Dos lindos gestos que demuestran su grandeza como persona.

El pequeño milagroso se quedó sin palabras cuando lo vio el sábado en la mañana en la zona mixta del estadio Metropolitano. Después de unos minutos de incredulidad, de mirarlo y admirarlo, con timidez y entre dientes le soltó una tierna pregunta: "¿Ya te sanaste, Falcao?".

No fue el único momento conmovedor para el 'Tigre'. Los ojos se le aguaron en un momento el viernes con el mar de cariño en el cual lo bañó la gente del barrio El Pueblo.

Los carteles conmovedores

Junto con tres compañeros del AS Mónaco, el francés Nicolás Isimat-Mirin, el italiano Andrea Raggi y el brasileño Fabio Henrique Tavares, Falcao visitó a los niños de la Fundación Fútbol con Corazón, empresa social que trata de sembrar valores, buenas costumbres, disciplina, educación y recreación en comunidades vulnerables del país a través de un modelo de cambio que utiliza la fuerza convocadora del balompié.

A las 4:12m p.m. empezó a aproximarse el bus que traía a los jugadores y al personal de comunicaciones del equipo del Principado. Boquiabiertos veían por las ventanas del automotor la multitud que había en cada costado del camino polvoriento que se abrió con las vallas de la Policía.

"Falcao, gracias por cumplirle el sueño a mi nieto", "Falcao, quiero ser como tú", "Eres lo más grande, 'Tigre'", eran algunas de las carteleras que la gente se esmeraba por alzar y mostrarle al artillero samario, que saludaba y apreciaba todo realmente impresionado.

"Estamos todos sorprendidos, nos han tocado el corazón. Uno como deportista no se da cuenta de todo lo que puede impactar", declaró el jugador.

Desde que pisó suelo barranquilleroel jueves a las 8 p.m., cuando fue abordado por policías y personal del aeropuerto para fotos y autógrafos, está sintiendo el afecto de los 'curramberos.'

A pesar de sus seis meses ausente de las canchas, su imagen de ídolo sigue intacta. Muchos de sus seguidores le montaron guardia en la entrada del hotel Dan Carlton. Ahí Falcao y su combo monaguesco se hospedaron y se dejaron ver de cerca.

Ayer en la cancha del 'Metro, no aparecieron sus gambetas y goles, pero continuó derrochando su carisma y gratitud. Recibió una sonora ovación cuando entró rumbo al banco de suplentes y cuando acompañó a Bacca y Teófilo Gutiérrez en un homenaje que le hizo el Junior a ambos como estrellas de su cantera. Aún no es tiempo de jugar para el cañonero samario, pero tuvo tiempo para todo. ​

Rafael Castillo Vizcaíno
Periodista de ADN
Barranquilla
rafcas@eltiempo.com
En Twitter: @rajocavi

 

COMENTAR
GUARDAR