Debacle brasileña ante una Alemania sin piedad: 1-7 en el Mineirao
Archivo

Debacle brasileña ante una Alemania sin piedad: 1-7 en el Mineirao

La máquina perfecta alemana dejó sentenciada la semifinal en apenas 29 minutos.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
09 de julio 2014 , 07:02 a.m.

Alemania no tuvo piedad de Brasil. En un partido que será recordado por los años de los años, y en cada mundial que se juegue, los dirigidos por Joachim Loew ofrecieron una muestra de lo contundente que puede llegar a ser su fútbol y, al mismo tiempo, dejó en evidencia un equipo sin argumentos, una selección de Brasil que será señalada como el gran fiasco de este evento orbital.

Vea aquí los mejores 'memes' de la histórica victoria alemana

Así, de un extremo a otro, fue la presentación de cada selección. Alemania rayó en lo superlativo, en lo eficaz. En lo delirante. Fue una presentación perfecta. De diez puntos. Brasil, por su parte, fue una lágrima. Fue un desastre en el bello césped del Minerao. Fue un seleccionado lleno de imprecisiones que se ahogó ante el mar de fútbol que ofreció su rival.

Alemania, acostumbrado a jugar semifinales, se hizo fuerte, no respetó al dueño de casa y con un juego marcado por la eficacia logró volver a una final del mundo luego de doce años. Tuvo revancha al golear 7-1 a Brasil, que lo había derrotado en la final del mundial de Japón-Corea 2002.

Primer tiempo de ensueño

Alemania dejó en el camerino su traje histórico. Ese que lo distingue en cada evento mundial, el de la camiseta blanca, la pantaloneta negra y las medias blancas en el fútbol. Eso sí, sacó al campo lo mejor de su historia. De su riquísima histórica y se dedicó a elaborar un triunfo categórico. Histórico. Y lo hizo con esa fuerza demoledora que lo encumbrado en lo más alto del fútbol mundial.

Minuto a minuto dejó en evidencia a Brasil y también, minuto a minuto, fabricó el triunfo más sonoro en su historia. Al minuto once abrió la cuenta luego de ejecutar un tiro de esquina, en el área apareció Müller, quien empujó el balón ante la mirada de los brasileños que empezaban a sufrir el partido.

Alemania, fuerte y con ganas de sellar la victoria, logró el segundo gol con un hombre que también hizo historia. En un doble remate en el área, Misroslav Klose convirtió en una muestra más de lo mal que marcó Brasil en su propio área. Los alemanes ganaban 2-0 en un estadio que no podía creer lo que sucedía y que aún iba a vivir una seguidilla de goles increíble.

Los siguientes cinco minutos fueron de terror para los de casa. En ese lapso Alemania convirtió tres veces más, dos goles fueron de Toni Kroos, el tercero y el cuarto. El primero de ellos fue tras un remate soberbio cuando entraba al área para vencer a Julio Cesar y luego, dos minutos después, cuando el propio Kroos le quitó el balón a Fernandinho y él mismo definió.

Transcurrían 26 minutos de juego y Alemania goleaba 4-0 a Brasil y en Belo Horizonte. Muy pocos podían creer lo que pasaba. Los hinchas locales lloraban, los aficionados visitantes festejaban y la cuenta no se detenía.

Khedira aumentó la cuenta en un gol que fue, por lo menos, la mitad de esa muralla llamada Hummels, quien recuperó la pelota y transportó el balón más de 40 metros. Fue el quinto gol y los brasileños se agarraban la cabeza. Scolari no volvió a salir a la zona técnica y nadie, ni él en el campo, ni los hinchas afuera, encontraban respuestas a la pésima presentación brasileña.

Segundo tiempo sin piedad alemana

Brasil, que no podía jugar peor, despertó muy tarde, cuando ya se jugaba el segundo tiempo. Paulinho y Ramíres ingresaron y el juego de los locales mejoró, pero no alcanzó para vencer a un arquero que estuvo a la altura como Manuel Neuer, quien le detuvó un par de acciones increíbles a Óscar y a Paulinho.

Alemania se hizo fuerte y no permitió goles en contra. Se metió en su campo y aguantó la embestida brasileña, pero cuando pudo volvió a marcar. El turno fue para Andre Schuerrle, quien convirtió el sexto gol al minuto 69 y luego, diez minutos después, marcó el séptimo gol!. Para no creer, Brasil caía 7-0 en el Minerao y se convertía, en unos minutos, en el hazme reír de todo el campeonato. Su fútbol quedaba hecho pedazos y cada ataque alemán era un golpe a su rica historia.

En el estadio estaba Ronaldo y el mismo Ronaldinho, quienes con seguridad no podían entender lo que sucedía. Quedó tiempo para el gol de Óscar, quien convirtió el gol del descuento para los brasileños.

Alemania desplomó con siete goles el flojísimo fútbol que había mostrado Brasil durante todo el campeonato. Además, con su jerarquía y con su juego se encargó de ganarse un lugar en la final de este mundial que es histórico, que en cada juego nos deja una nueva lección y que no para de enseñarnos: Alemania está de pie como los grandes, a punta de goles está ilusionado con ganar su cuarto mundial.

Brasil quedó destruido. Los siete goles recibidos se convirtieron en la más grande pesadilla que jamás vivió. Aún no se sabe cuánto tiempo y cuándo se volverá a poner de pie, esta derrota necesita tiempo y deberá servir para recuperar el estilo y la técnica de juego que durante años construyó. Y que este martes, en Belo Horizonte, se terminó. Su grandeza futbolística merece que sea reconstruida. Ojalá así sea.

Ficha técnica:

1 - Brasil: Julio César; Maicon, Dante, David Luiz, Marcelo; Fernandinho (Paulinho, m.46), Luiz Gustavo, Hulk (Ramires, m.46), Oscar, Bernard y Fred (William, m.71).

7 - Alemania: Neuer; Lahm, Hummels (Metersacker, m.46), Boateng, Höwedes; Schweinsteiger, Khedira (Draxler, m.75); Müller, Kroos, Özil y Klose (Schuerrle, m.59)

Goles: 0-1, m.11: Thomas Muller; 0-2, m.23: Klose; 0-3, m.24: Kroos; 0-4, m.26: Kroos; 0-5, m.29: Khedira; 0-6, m.70: Schurrle; 0-7, m.77: Schurrle. 1-7, m.90: Oscar

Árbitro: Marco Rodríguez (MEX). Mostró tarjeta amarilla a Dante.

Incidencias: semifinal del Campeonato del Mundo de Brasil 2014 disputado en el estadio Mineirao de Belo Horizonte ante unos 58.000 espectadores.

LEONARDO DUQUE
Enviado especial EL TIEMPO
Belo Horizonte (Brasil)
Síntesis de EFE

COMENTAR
GUARDAR