¡Pasión y fervor en el canto del himno nacional!
Archivo

¡Pasión y fervor en el canto del himno nacional!

Los hinchas entonaron hasta con lágrimas el cántico patrio en las tribunas del Mané Garrincha.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
19 de junio 2014 , 12:22 p. m.

¡Pasión y fervor! Eso exhibieron los cerca de 60 mil colombianos que, a todo pulmón, cantaron el Himno Nacional en los actos protocolarios del partido de la tarde de este jueves que la 'Tricolor' ganó 2-1 a Costa de Marfil, correspondiente a la segunda presentación de ambas selecciones del Grupo C del Mundial Brasil-2014.

Lea aquí: Serey Die conoció que su padre falleció 2 horas antes del partido

El sentimiento nacional salió a flote cuando el nuestro fue el primero de los dos himnos, con los equipos alineados, a las 12:57 de la tarde (10:57, hora colombiana), con el Estadio Nacional Mané Garrincha prácticamente colmado de camisetas amarillas, y una que otra roja, también con el escudo nacional.

Los espectadores en las tribunas del majestuoso escenario de la capital de Brasil, el más costoso construido para este mundial (900 millones de dólares), entonaron hasta con lágrimas el himno, letra del cinco veces presidente de la República, Rafael Núñez, que inicialmente la compuso para celebrar la Independencia de su natal Cartagena y se estrenó el 11 de noviembre de 1887.

La del Mané Garrincha es la cifra récord para Colombia en un escenario deportivo en el exterior (¿alguna superior dentro del país?). El registro histórico era el del pasado sábado en Belo Horizonte, en el debut con triunfo 3-0 frente a Grecia, cuando el himno fue cortado por los altavoces en el coro y el público siguió a capela hasta el final de la primera estrofa...

"¡Cesó la horrible noche!
La libertad sublime
derrama las auroras
de su invencible luz.
La humanidad entera,
que entre cadenas gime,
comprende las palabras
del que murió en la cruz".

"Eso nos conmovió", dijo después de ese partido, en la zona mixta, el experimentado defensor central Mario Yepes, uno de los jugadores que este jueves también cantó con fervor el himno, acompañando a los millares de colombianos que desde la noche del miércoles se tomaron las calles de esta exótica arquitectónicamente capital.

"Me asusté cuando escuché eso", confesaría él lateral derecho Camilo Zúñiga, mientras el presidente de la Federación Colombiana de Fútbol, Luis Bedoya, calificó a este diario que eso "es una sobredosis de patriotismo".

La Fifa concede 90 segundos para cada himno, pero el este jueves el colombiano duró 85. En Belo Horizonte se extendió a 103, con el canto a capela de los aficionados.

El apasionado canto nacional en Belo Horizonte como en Brasilia es una imitación a lo iniciado por Brasil en su estreno con el triunfo ante Croacia, en la Arena Corintians, en Sao Paulo, y que lo siguió Chile, el miércoles, previo al triunfo sobre el campeón España, en el estadio Maracaná de Río de Janeiro.

No es un invento nuevo. Brasil, el país del fútbol, cantando la última estrofa a capela, lo impuso en su propio terreno el año pasado en la Copa de la Confederaciones, que obtuvo al vencer en la final a España, el 30 de junio. Vicente del Bosque, el entrenador del campeón mundial, dijo esa vez que "Brasil comenzó a ganar la final en el himno".

Esa vez, la emoción se despertó en juego previo contra México, en Fortaleza, tanto que ahora, en este mundial, en la nueva edición mundialista en la misma ciudad, el pasado martes, el capitán de la 'verdeamarilla', Thiago Silva, dijo que estuvo sorprendido y pidió al público que cantaran el himno juntos y agarrados. "Muestra que están juntos con el equipo", dijo Silva.

Al final del himno, la joven estrella Neymar estalló en llanto. "A pesar del empate, viví una de las mayores emociones de mi vida", diría el crack del club español Barcelona en su cuenta de Facebook,

Este jueves en Brasilia, el himno lo cantaron pequeños grupos por separado, horas antes del partido, afuera del estadio. Dentro del Mané Garrincha, que registró asistencia oficial de 68.748 espectadores, 60 mil de ellos expresaron el fervor en la ceremonia oficial.

Por eso, el capitán Yepes, minutos después de terminar el partido y con la camiseta verde de Costa de Marfil en un hombro, llevó a sus compañeros al centro del campo y, levantando los brazos, agradeció su apoyo, manifestado de diversas formas. y, en especial, del canto desde el fondo del alma.

DATO

Die Serey, mediocampista de Costa de Marfil, lloró en el himno de su país. Por redes sociales se dijo que se debía a que dos horas antes murió su padre.

ESTEWIL QUESADA FERNÁNDEZ
Enviado especial de EL TIEMPO
Brasilia (Brasil)

COMENTAR
GUARDAR