Pékerman debe estar cabezón (Opinión)
Archivo

Pékerman debe estar cabezón (Opinión)

El sistema defensivo no da tranquilidad, mientras Ibarbo pide pista en la titular.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
06 de junio 2014 , 04:54 p. m.

Se acabaron los ensayos y los duelos por Falcao y los lesionados. La Selección Colombia sigue su cuenta regresiva para el debut mundialista en Brasil-2014 y ha entrado en la recta final para su reencuentro con la cita más importante del fútbol.

A lo hecho, pecho. Se acerca el momento de enfrentar a Grecia el sábado 14 de junio y saber de qué está hecha en verdad la Selección de todos los colombianos, la que dirige José Pékerman.

El técnico argentino debe estar cabezón, como decimos en Colombia. Los partidos contra Senegal y Jordania dejaron sensaciones buenas y malas, un sabor agridulce si se quiere, preocupaciones y certezas también.

Lo más preocupante es el funcionamiento defensivo del equipo. En los dos encuentros de Buenos Aires se vio una zaga y un medio campo desarticulados en funciones de recuperación de la pelota, relevos y juego aéreo.

El único que parece titular fijo en la zaga es Mario Yepes, quien pese a sus 38 años fue quien se vio más seguro, coordinado y sacó a flote su experiencia y liderazgo. Los demás centrales no convencen, mientras los laterales que parece estarán en el once inicial contra Grecia (Camilo Zúñiga y Pablo Armero) aún se notan faltos de ritmo y con problemas para cuidar su espalda.

La buena sensación la dejó el juvenil Éder Álvarez Balanta. Hasta hoy su permanencia en el grupo de los 23 parece un acierto, como los de Juan Fernando Quintero y Víctor Ibarbo, que por juventud e irregularidad en sus clubes parecían estar en duda.

En el caso del jugador de River Plate, puede cumplir como defensa central, lateral izquierdo o volante cabeza de área. El muchacho no se ‘arruga’ y tiene oficio en los tres puestos.

El de Ibarbo es el caso más gratificante de todos. Frente a Senegal y Jordania comenzó como titular y sus actuaciones deben tener cabezón a Pékerman, porque mostró lo que se necesita para ganarse el puesto entre los once: talento, personalidad, desequilibrio y una gran presencia física.

El problema es para el DT, que debe decidir si dejarlo con Juan Guillermo Cuadrado y James Rodríguez en una línea de tres volantes y a ‘Teo’ Gutiérrez como único atacante definido, o sacrificar al de la Fiorentina para incluir a Carlos Bacca en compañía de su paisano y parcero de Barranquilla.

Sin embargo, lo más importante será el aspecto mental, que los jugadores no se sientan ‘enanos’ en ese aspecto frente a los gigantones griegos. Ahí es donde, creo, más debe trabajar Pékerman en estos pocos días previos al debut. Lo demás se puede solucionar con trabajo, porque buenos jugadores es lo que hay.

GABRIEL BRICEÑO FERNANDEZ
Editor de Futbolred
gabbri@eltiempo.com
En Twitter: @gabbritter

COMENTAR
GUARDAR