Murió Duván Liñán, uno de los jugadores Sub-20 de Uniautónoma
Archivo

Murió Duván Liñán, uno de los jugadores Sub-20 de Uniautónoma

Este sábado en la mañana falleció el joven que se mantenía conectado a un respirador artificial.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
31 de mayo 2014 , 07:25 a. m.

En la mañana de este sábado falleció el defensa Duván Liñán, uno de los cinco jugadores del equipo Sub-20 de Uniautónoma que se accidentaron en un automóvil en el que se desplazaban el miércoles en la mañana por la Vía Circunvalar, frente de Metroparque.

El joven jugador, de 19 años, había sido declarado con muerte cerebral y se mantenía conectado a un respirador artificial sin ningún diagnóstico médico de recuperación. (Lea aquí: La tragedia de los jugadores sub-20 de Uniautónoma)

Sin embargo, sus familiares, especialmente su madre, que ante la tragedia llegó procedente de Panamá, no perdían las esperanzas y se aferraban a un milagro.

Duván Liñán se encontraba en la Clínica Adela de Char desde el accidente que sufrió junto a cuatro compañeros después de salir del entrenamiento matinal.

Jorge Peña y Víctor Ocampo salieron mejor librados y fueron dados de alta al día siguiente del siniestro. Los otros dos, Carlos Mendoza y Juan Coronado, seguían recluidos en la Clínica Cambell.

Mendoza, quien conducía el vehículo, tiene "un trauma cerrado de tórax y presenta unas lesiones a nivel pulmonar que requirieron ingresarlo a la Unidad de Cuidados Intensivos y darle soporte ventilatorio mecánico asistido", según Armando De la Hoz, gerente médico de la Clínica Cambell.

"De los que están aquí es el paciente más complejo, el que está más delicado de salud y tiene un pronóstico reservado", explicó De La Hoz.

"Coronado tiene un trauma de cráneo moderado. Su vida no corre peligro. De todas formas hay que seguir el proceso evolutivo", agregó el galeno.

"Tiraba a agarrarse de algo y no podía"

Jorge Peña, uno de los jugadores sub-20 de Uniautónoma que se accidentaron el miércoles en la Circunvalar, relató los dramáticos momentos del percance en el carro marca Chevrolet Spark, que a su parecer presentó una falla mecánica en la dirección.

"Carlos Mendoza venía diciendo: ¿qué le pasa a esta vaina? Algo raro tenía el timón. Para mí fue una falla mecánica del carro", dijo Peña, quien ya fue dado de alta.

El joven contó que hubo un instante en que la cabrilla dejó de funcionar, Mendoza perdió el control, el auto se salió de la vía, se volcó al chocar con el separador y dio varias vueltas.

Según Peña, él se salvó por estar detrás de la silla del conductor, mientras que Duván Liñán fue uno de los que llevó la peor parte por estar en el centro del asiento trasero. "Liñán tiraba a agarrarse de algo, pero como estaba en el medio no pudo", dijo Peña.

Liñán soñaba con jugar en Europa. Era un zaguero recio de los que hacía respetar su zona. Ponía cara de bravo, sacaba a flote su carácter y con agresividad recuperaba el balón. Nunca bajaba los brazos.

La noticia golpeó duro al resto de jugadores y al técnico del equipo sub-20 de Uniautónoma FC, Gian Carlos Torres.

Entre todos decidieron no entrenar el jueves y dedicarse a apoyar y a orar en la clínica por la salud de sus compañeros del fútbol.

La Universidad Autónoma del Caribe ofreció en la tarde del jueves una misa en favor del bienestar de los cinco jugadores. Se ofició en la Clasa Club Caribe, en la institución.

El dato

El equipo sub-20 de Uniautónoma FC participa en el Campeonato Nacional Interclubes de la categoría.

RAFAEL JOSÉ CASTILLO VIZCAÍNO
Barranquilla

COMENTAR
GUARDAR