Arnoldo Iguarán: "Me faltó el gol en un Mundial"
Archivo

Arnoldo Iguarán: "Me faltó el gol en un Mundial"

El antiguo internacional es el máximo goleador de la historia de las selecciones Colombia.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
30 de mayo 2014 , 04:32 p. m.

Arnoldo Iguarán, uno de los delanteros más portentosos de la historia de las selecciones Colombia, se quedó con las ganas de celebrar un tanto en la Copa del Mundo de Italia 1990. Hoy cuenta todas su vivencias antes, durante y después del torneo orbital.

Muchos lo calificaban de superdotado. Todos los técnicos y los preparadores físicos que lo tuvieron en sus manos dicen que era más que un futbolista, un atleta integral. Combinaba potencia, fuerza, velocidad y además hacía sus goles.

Con esas características, Arnoldo Iguarán se convirtió en otro de los grandes referentes de los tiempos más gloriosos del fútbol de Colombia a nivel de selecciones. Él se encuentra a la altura de los históricos mundialistas de nuestro país como los Coll, Valderrama, Higuita, Asprilla, Rincón y Álvarez.

Hoy, con 57 años, luce bastante conservado y activo, vive en Riohacha, en su querido departamento de la Guajira, y de vez en cuando acepta invitaciones que le llegan desde diferentes ciudades de Colombia.

“Estoy bien, gracias a Dios”, fue lo primero que dijo el famoso ‘Guájaro’, quien sigue siendo serio al máximo y poco amigo de la pantalla. Después del saludo, el exdelantero de Millonarios, Santa Fe, Cúcuta y Tolima, entre otros, y tras aceptar la invitación de DEPORTmío, comenzó a devolver el casete y a rememorar momentos relacionados con su participación con la Selección Colombia en el Mundial de Italia 1990.

“Al llegar a Italia me reconocían por los goles en las eliminatorias y me tenían muy marcado cada vez que salía a la cancha”, reconoció Arnoldo, un jugador que llegó con gran expectativa y referenciado al máximo al mundial de los italianos.

Era un líder

Gracias a su ascendencia dentro del grupo, él era el encargado de hablarle a sus compañeros, de cumplir con el papel de liderazgo que se exige en una competencia como una Copa del Mundo. “Yo era uno de los veteranos de la Selección y por eso siempre antes de salir a los partidos daba unas palabras de aliento y le pedía fuerza a Dios para el equipo. Nosotros éramos una maraña de nervios, pues pasábamos de nuevos allá en Italia, tras tantos años sin ir a un Mundial; pero más allá de todo de la mano de ‘Pacho’ Maturana, sabíamos que teníamos argumentos para hacer las cosas bien”, agregó.

Al hablar de Italia 90 es obligatorio tocar el tema del empate 1-1 con Alemania, que quedó en la historia y que aún, pese a los años, es recordado por los hinchas colombianos.

“Ese partido contra los alemanes fue el mejor partido de nosotros en el Mundial y también durante gran parte del proceso con el profesor ‘Pacho’ Maturana. Contra Emiratos Árabes merecimos más y con Yugoslavia no debimos perder. Recordar esos momentos es llenarse de mucha nostalgia”, dijo Iguarán Zúñiga.

Frustración mundialista

El ‘Guájaro’ venía de las eliminatorias como goleador y sus sueños al pisar suelo italiano eran seguir sumando en su cuenta personal y conocer al volantes de creación alemán Lothar Matthaus, su ídolo del momento.

“Para mí no hacer gol en el Mundial fue la frustración más grande que tuve en el fútbol. Yo hice los goles en la eliminatoria, pero en el Mundial no fui al 100 por ciento por una lesión que tuve 20 días antes. Lo único que hacía era pedirle a Dios antes de cada partido que me ayudara, pero no se dio y el gol me hizo falta”, se lamentó el hombre que hizo mítica la camiseta número 15 de Millonarios, el club en el que mayor recordación dejó.

“Yo quería ir a encontrarme con el legendario Matthaus, quien estaba en un momento espectacular. Siempre lo admiré, y tuve la oportunidad de jugar contra él y aparte de eso cambié camiseta a punta de señas porque no tenía ni idea de alemán”, contó el otrora atacante rompiendo con su seriedad y dejando escapar una tenue sonrisa.

Pasa factura

Aprovechando la extensa charla, el ‘morocho’ aprovechó para recordar lo que él y los de su generación consiguieron en los terrenos de juegos. “A veces la gente se le olvida las cosas que nosotros le dimos a Colombia en nuestras participaciones internacionales. Ahora se viene una nueva historia y ya prácticamente de los que conseguimos esto estamos tan olvidados que hasta tenemos que pagar la boleta para entrar a un partido cuando deberíamos ser miembros honoríficos”.

Es uno de los grandes de Colombia

Arnoldo Iguarán nació el 18 de enero de 1957 en Riohacha (Guajira). Debutó en el mundo del fútbol a los 19 años en el Cúcuta Deportivo, en donde comenzó a mostrar sus condiciones. Luego tuvo un paso relámpago en 1982 en el Deportivo Táchira de Venezuela y ese mismo año se unió al Tolima. También pasó por Santa Fe y Junior, pero fue en Millonarios donde se consagró como jugador histórico del equipo azul.

También hizo parte de las selecciones Colombia, en torneos internacionales como las Copas América (fue goleador de la edición de 1987) y también jugó el Mundial de Italia 90.

Jugando con la camiseta de Millos marcó 120 goles y entró en las páginas gloriosas de la institución.

En 1997 decidió colgar los guayos y dedicarse a la formación de talentos.

Puliendo los talentos

El ‘Guájaro’ Iguarán vive actualmente en Riohacha y nunca le ha sonado ser técnico, para él lo más importante es su escuela de formación deportiva. “Desde hace 22 años tengo una escuela que se llama Academia de Fútbol Arnoldo Iguarán, no es nada fácil siempre hay dificultades para trabajar, pero hemos trabajado fuerte y en 2010 quedó como la mejor escuela de Bogotá”, cuenta Iguarán, quien en El Cerrejón también está consolidando su escuela de formación con niños que quieren ser futbolistas. El exdelantero confesó que espera más adelante empezar a representar a varios de los jóvenes que están en su escuela y anda en acercamientos con equipos como Millonarios para impulsar los nuevos talentos que salen de su escuela. Sus objetivos son grandes.

El anecdotario

‘Coroncoro’ le sacaba risas

Luis Carlos Perea fue el compañero de habitación de Iguarán y según él fue “mi lado más alegre en las concentraciones porque yo siempre fui muy serio. Teníamos el mismo gusto por el vallenato, entonces él se ponía a bailar y le sacaba chiste a todo y me hacía reír”, recuerda.

Volar en avión, toda una hazaña

“Toda la vida le he tenido miedo a los aviones, todavía me sudan las manos cuando voy a viajar. Cuando viajábamos con la Selección medio se movía el avión y todos gritábamos aunque habían unos que lo que hacían era burlarse de mí y los que íbamos más asustados”, comentó Iguarán.

Völler y el ‘Loco’ Higuita

“Frente a Alemania, en Italia 90, Higuita le hizo una jugada a Rudi Völler, él se disgustó un poquito y aunque se dijeron cosas, ninguno se entendía porque cada uno hablaba en su idioma. Entonces eso no trascendió y todo terminó fue entres risas en el camerino”, recordó Arnoldo.

Ángela Botero Zuluaga
Especial para DEPORTmío

COMENTAR
GUARDAR