"La B es mucho más profesional que la A": Alberto Suárez
Archivo

"La B es mucho más profesional que la A": Alberto Suárez

El exDT de América, ahora con Jaguares, ya empieza a palpitar la casi segura final ante los rojos.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
30 de mayo 2014 , 06:53 a. m.

El DT del Jaguares ya habla como finalista del Torneo de la B, pero sin alardes, lo hace con la seguridad que le concede el trabajo sin fatiga en una región en la que dice ‘no ha sido fácil vivir ni jugar’. (Lea acá: Jaguares ya tiene medio tiquete para la final: goleó 3-0 a Bucaramanga).

Se despoja de cualquier complejo de inferioridad y aumenta el convencimiento cuando se ha escalado una áspera montaña. Alberto Suárez ya visualiza cercano ese arribo a la cumbre, ya levantó la mirada y divisó al América en el otro costado. (Lea aquí: América vapuleó 4-0 a Llaneros y ya sueña con el título en la B).

John Jairo López se asoma muy cerca de su par del Jaguares. Dos entrenadores que compartieron el semestre anterior en el conjunto de Córdoba y que pudieron hacer pareja durante la presente temporada en el cuerpo técnico del América, se podrán cruzar en la final del primer Torneo del Ascenso.

Seguramente, no habrá nada al azar en caso de que choquen en la final contra el América…

Alberto Suárez: “Él (John Jairo López) mandó a dos compañeros de su cuerpo técnico, con grabadoras, a espiarnos en el juego contra el Bucaramanga. No se va a dejar nada al azar; aunque sabemos que América hace diferencia en la técnica, la historia y la jerarquía, pero, enfrentar a un grande como América es mucho más estimulante para cualquier equipo, y los vamos a enfrentar con la mima ambición”.

¿Dónde les marcaron la diferencia al Bucaramanga, durante el juego de ida de la semifinal?

A. S.: “En el ritmo de juego, presionamos en todo el campo y los obligamos a que jugaran más largo”.

¿Y cómo liberó de tensiones a su grupo para enfrentar a un rival que se había mostrado muy consistente?

A. S.: “Se hizo un trabajo en dos sentidos: aumentar la autoestima del grupo, bajo el respeto del rival y así intentar dar el 100 por ciento; y que se aferraran al libreto y procuraran ser felices durante el partido. Para el 90 por ciento del grupo esto es una experiencia nueva. Para ellos no ha sido fácil estar en boca de todo el mundo. Nos ha tocado trabajar muchísimo en la parte sicosocial. En esta instancia uno no hace lo que puede sino lo que le toca hacer, y ellos lo han aprendido”.

¿Y cómo los convenció de que podían escalar hasta la final?

A. S.: “Siempre soné con llegar a la final. Iniciamos el 3 de enero, llevamos más de 700 horas de trabajo, y no ha habido una sola hora en la que no se les haya hablado a los jugadores de llegar a la final. No hemos permitido que lo extra futbolístico pese sobre el juego. Y luego, soñamos con ser campeones”.

¿Ha sido muy empinado el camino?

A. S.: “¡Muy empinado! Ha tocado entregar muchísimo. No ha sido fácil jugar y vivir acá, pero ese esfuerzo tiene un resultados en lo deportivo y social. Hoy la gente nos quiere, somos los íconos de la región”.

¿Antes no los querían?

A. S.: “La afición nunca creyó en el equipo, pero ahora está desbordada. Son muchas cosas bonitas que se han vivido acá”.

¿Por qué no creían en el equipo luego de la destacada campaña del año anterior?

A. S.: “Lo que pasa es que la afición de Montería es, de alguna forma, desconfiada, y como infortunadamente, el presidente (Nelson Soto) ha tenido la fama de que el equipo se ha trasladado de muchas ciudades, le gente creía de que al equipo se lo iban a llevar, entonces, hubo que convencerlos de que el equipo es de Montería. Ya la gente está más tranquila, ilusionada con el equipo, ya nos respetan, no nos gritan cosas feas”.

¿Pudo continuar en este torneo el trabajo que inició el semestre anterior?

A. S.: “No. Del año anterior salieron 13 jugadores y llegaron 7. Tocó volver a armar el equipo. Y ahora, tenemos 18 jugadores, porque hay tres que salieron por indisciplina, más otros lesionados”.

¿Cómo mantener la diferencia que les permita llegar a la final?

A. S.: “Lo importante para el juego de vuelta es que los jugadores no se lo crean. Vamos a jugar el segundo tiempo y no puede desaparecer el reconocimiento al esfuerzo. No podemos dejar de respetar al Bucaramanga. Ellos nos llevan 67 años de ventaja en la historia”.

¿Y la otra semifinal?

A. S.: “Conociendo a John Jairo, él tampoco se lo cree. El fútbol como te da te quita. Tendrán una cancha agreste, con 43grados de sensación termina. He ido dos veces y las plantillas de los zapatos se pegan”.

¿Para ganar en la B, hay que recurrir a la simplicidad?

A. S.: “Hay momentos para la simplicidad y otros para ser más estético. El que corre, lucha y no juega, no tiene como ascender a instancias superiores. La B es mucho más profesional que la A. En la B el jugador sale dispuesto a entregar el ciento por ciento porque conocen sus debilidades y se fortalece. En la B también hay equipos que juegan bien, como lo demostró Autónoma durante el año anterior, eran un equipo rápido y con buenas transiciones”.

Héctor Fabio Gruesso
Periodista Diario MÍO, Cali
hecgru@eltiempo.com
En twitter: @fabiogrueso

 

COMENTAR
GUARDAR