Junior y el triunfo de los que volvieron (Opinión)
Archivo

Junior y el triunfo de los que volvieron (Opinión)

A Édinson Toloza y a Julio Comesaña los recibieron a regañadientes y hoy son pilares del éxito.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
19 de mayo 2014 , 03:14 a. m.

Es curioso, a ambos los identifican por el pelo. A Édinson Toloza porque se lo pintó de amarillo, siendo él un hombre negro de pura cepa, lo que genera contraste y conceptos opuestos, pero que identifica plenamente su carácter rebelde. A Julio Comesaña lo ‘bautizaron’ en Barranquilla ‘Pelo’e burra’ y hoy está lleno de canas, de esas que demuestran sabiduría en la vida.

Sin demeritar el trabajo de nadie en este Junior que le ganó 1-0 a Nacional en el juego de ida de la final de la Liga I-2014, ellos dos son los pilares de esta exitosa campaña del conjunto de ‘Curramba’ y por lo tanto están una escalera arriba del resto, en medio de lo controvertidos que aún hoy pueden ser.

Ambos volvieron al Junior este año, cuando el campeonato ya corría velozmente por culpa del apretado calendario premundialista. Toloza lo hizo porque no se le concretó un fichaje internacional y entonces le cayó de perlas la partida del goleador Luis Carlos Ruiz al fútbol de China. Comesaña regresó por quinta vez a ordenar la casa de sus amores en Colombia y para ‘apagar un incendio’ que le prendieron los jugadores al ‘Zurdo’ Miguel Ángel López, su antecesor.

A regañadientes fueron recibidos los dos por parte de la hinchada juniorista. Toloza, porque precisamente su carácter rebelde y fiestero le generó el rechazo de muchos y la falta de credibilidad, siendo que siempre hizo goles con el equipo. Comesaña, porque miles de aficionados no querían un nuevo capítulo con el colombouruguayo al frente.

Toloza tuvo la virtud de volver con la cabeza gacha, con humildad y en silencio. Trabajó duro y se ganó el puesto de titular codo a codo con un histórico y querido como Martín Arzuaga. Y empezó a marcar goles. Cada grito de gol suyo fue callando las críticas. Hoy es el máximo anotador del Junior en el torneo con seis tantos y además ha hecho varios de los más importantes, como el de este domingo ante Nacional o los dos contra Itagüí en Barranquilla en cuartos de final.

Comesaña llegó con perfil bajo y se puso el traje de mánager deportivo porque la reglamentación del campeonato le impidió ser el director técnico, ya que el año lo empezó en esa función al frente de Patriotas. Pero el trabajo de la semana, la planificación, la mística y la sabiduría que denotan sus canas, y que tienen al Junior con medio título en el bolsillo, son de él principalmente, así la escarapela de DT la lleve el bueno de David Pinillos.

No hay que cantar victoria aún ni empezar a coser la estrella en el escudo de Junior, como pasó en el 2009 cuando Once Caldas le arrebató el título. No. Además, al frente está un ‘monstruo’ verde, gigante y peligroso como Atlético Nacional, que en su casa, este miércoles, querrá aplastar a su oponente de dos grandes cabezas: la que está pintada de amarillo con el nombre de Édinson Toloza, y la que está llena de canas y simboliza la experiencia de Julio Comesaña.

GABRIEL BRICEÑO FERNÁNDEZ
Editor de Futbolred
gabbri@eltiempo.com
En Twitter: @gabbritter

COMENTAR
GUARDAR