Luis Carlos Paz, un olvidado mundialista colombiano
Archivo

Luis Carlos Paz, un olvidado mundialista colombiano

Solo 19 años tenía el vallecaucano cuando hizo parte de la Selección que estuvo en Chile 62.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
15 de abril 2014 , 06:46 a.m.

Sorprendidos se mostraron los habituales visitantes y hasta los transeúntes de ocasión de la simbólica Plaza de Cayzedo, en Cali. Uno de los habituales asistentes, se había convertido, aparentemente de forma intempestiva, en el protagonista al que un reportero gráfico seguía para capturar su mejor ángulo.

Luis Carlos Paz, el septuagenario moreno, de contextura delgada, escasos y canosos cabellos, y al que parecen temblarle las piernas al caminar, para muchos de los que acuden con frecuencia al céntrico lugar, no es más que un modesto tramitador de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN).

Pero Paz guarda en sus recuerdos un arribo a la cumbre, un logro superior al que alcanzaron otros exfutbolistas de amplio reconocimiento y admiración, entre los de antaño, como el 'Barby' Ortiz, Miguel Escobar, 'Moño' Muñoz, o la 'Mosca' Caicedo, a quienes también se les encuentra fácilmente en los lugares aledaños a la Plaza de Cayzedo.

Paz arribó a Chile 1962 como el jugador de menor edad de la nómina de la Selección Colombia, y durante 52 años se ha mantenido como el futbolista colombiano más joven en estar en un Mundial de mayores. El caleño, que jugaba en el América en el momento de su convocatoria, alentó desde el banco de suplentes a sus compañeros, durante los juegos contra Uruguay, Unión Soviética y Yugoslavia.

"En ese entonces no había cambios. Los 11 que saltaban a la cancha, eran los que terminaban, los otros 11 nos quedábamos 'peinando el león' (en el banco de suplentes). El debut frente a Uruguay era un partido ganable, pero se lesionó el 'Cobo' Zuluaga terminando el primer tiempo y tocó terminar ese juego con diez hombres", recuerda Paz sobre la primera Selección tricolor que jugó una Copa del Mundo.

A los entonces orientados por Adolfo Pedernera les correspondió el Grupo A. Además de Uruguay, Colombia debió enfrentar a dos selecciones europeas que se suponía eran una total amenaza. La Unión Soviética, que venía de ser campeona de Europa, tenía en su nómina al mejor arquero del planeta, Lev Yashin, la 'Araña Negra'.

Además, los nuestros arribaron a la cita orbital en Arica (Chile) casi que con los ojos vendados. "Sabíamos que la Unión Soviética era un equipo muy importante. Decían que los jugadores soviéticos y los yugoslavos eran militares, pero nosotros no sabíamos nada, no teníamos televisión ni veíamos videos, como lo hacen ahora. La única diversión era entrenar y escuchar en la noche los cuentos del 'Loco' Calle y Orlando Serrano".

Y antes de arribar a su primer Mundial, los integrantes del seleccionado colombiano estuvieron marginados, desconectados, restando las horas para que llegaran los esperados partidos.

"En la concentración -fue en la Escuela de Caballería de Usaquén- permanecimos desde enero y hasta mayo. Era una soledad terrible. No habían casas alrededor, solo criaderos de caballo. Nos dejaban salir una vez al mes", rememoró Paz, quien jugaba como puntero derecho. Además del América, Paz actuó en el Once Caldas, Santa Fe, Millonarios y se retiró en 1972 con el Tolima, a los 30 años. "En ese entonces decían que con esa edad uno ya estaba viejo para el fútbol", precisó.

Pero, ¿cómo hizo Paz para hacer parte del selecto grupo de Colombia que estuvo por primera vez en una Copa del Mundo, pese a que no estuvo en las Eliminatorias frente a Perú? "Fui el mejor jugador joven del fútbol colombiano durante el 60 y el 61. En dos años jugué cerca de 100 partidos, porque eran dos vueltas y jugábamos 52 partidos por año", indicó Paz, a quien apodaban 'Care pepa'. Y añadió sobre sus fortalezas: "La diferencia mía era que sabía jugar. Eso era lo que valoraban los entrenadores de antes. En ese entonces todos sabíamos con el balón y nadie le enseñaba a uno. No habían escuelas de fútbol".

Hoy con 72 años a cuestas, Paz sobrevive con los escasos pesos que en ocasiones se gana como tramitador de la DIAN. No guarda fotos ni recortes de prensa. No tiene una pensión ni el reconocimiento de la gente; solo la satisfacción de haber estado en un Mundial de Fútbol.

Su amplio vuelo en el balompié

Luis Carlos Paz se crió en el barrio El Popular de Cali. Y luego de jugar las 'recochas' en una de las canchas del sector, pasó a jugar con las divisiones menores del América. Luego ascendió al equipo principal de los rojos y estuvo siete años. Además, jugó con la Selección del Valle. Actuaba como puntero derecho, con el número 7. Después de que regresó del Mundial de Chile, Paz sufrió una lesión de tobillo y estuvo incapacitado durante siete meses. También jugó con el Racing de Argentina y en los colombianos Millonarios, Santa Fe y Deportes Tolima, equipo con el que se retiró en 1972, a los 30 años, porque se consideraba que estaba en una edad avanzada para actuar en el fútbol grande del balompié nacional. Quiso ser entrenador.

Paz no tiene pensión

Luis Carlos Paz se retiró del fútbol profesional en 1972 y dos años después inició su trabajo en la DIAN en Cali. Dice que hace trámites al destajo. "Lo que a uno le caiga debe de distribuirlo para toda la semana", comenta el veterano exjugador profesional. Paz también precisó por qué después de tantos años de labores, como futbolista y tramitador, no está gozando de una pensión que le permita un merecido descanso en el barrio Ciudad Córdoba, donde vive con su esposa. "Siempre coticé de forma independiente, pero cuando presenté los papeles, me faltaban 140 semanas y ya tenía 61 años de edad, entonces no podía volver a cotizar y por eso me quedé sin poder gozar de una pensión. Además, cuando fui futbolista, uno no cotizaba en tiempo", dijo.

Luis Paz, en frases

"Sabía jugar y era hábil, algo que no hacen ahora porque están llegando al fútbol profesional mucho jugador limitado".

"Con el único de esa camada que hablo es con Adelmo Vivas, que fue el arquero suplente del 'Caimán' Sánchez".

"El Mundial no tenía la difusión de la actualidad. Muchos solo recuerdan el gol olímpico de Marcos Coll".

"Yo entraba a la cancha a jugar, a divertirme, ni me acordaba que estaba en la profesional. A mí el público no me intimidaba".

Anécdotas

'Caimán' perdió todo en cartas

"A Efraín el 'Caimán' Sánchez le hicimos un partido de despedida en El Campín de Bogotá. Le recaudaron cerca de 40 mil pesos, pero a él como le gusta jugar cartas, los perdió con Eusebio Escobar, quien tenía mucha suerte para el juego".

Los errores yugoslavos

"Tosa Veselinovic (yugoslavo), a quien tuve como entrenador en Santa Fe, no sabía decir 'Flaco' y le decía 'Flojo' al 'Flaco' Rodríguez. Y Vilic Simo, quien dirigía al América, le decía a 'la Carabalí, 'la Lucumí'".

Sin contacto con la 'araña negra'

"Tuve el deseo de acercármele a la 'Araña negra', pero fue imposible porque ellos no nos entendían nada. Y tampoco había posibilidad de intercambiar la camiseta, porque en ese entonces nos daban solo una prenda y había que cuidarla mucho".

El 'Indio' se sacó de la Copa Mundo

Al 'Indio' Carlos Montaño no lo llevaron. Lo dejaron en Palmira concentrado y un teniente de la policía le dijo que lo acompañaran a Cali y viniendo para acá, se volteó el jeep militar y dijeron que estaba borracho y por eso no lo llevaron".​

Héctor Fabio Gruesso
DIARIO MIO
hecgru@eltiempo.com

COMENTAR
GUARDAR