Barcelona: la cábala no le sirvió y le cayó la maldición
Archivo

Barcelona: la cábala no le sirvió y le cayó la maldición

Jugar con el uniforme negro no funcionó y tocar la 'Orejona' lo sentenció. Top 10 de cábalas famosas

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
10 de abril 2014 , 02:49 p.m.

El Barcelona saltó al estadio Vicente Calderón con su tercer uniforme, el negro, ese mismo que había usado para visitar las dos ocasiones anteriores al Atlético de Madrid esta temporada. Pero su suerte al parecer estaba echada dos días antes de saltar al terreno de juego, porque Neymar hizo lo que ningún jugador debe hacer si quiere conquistar la Liga de Campeones: tocar el trofeo.

Además de usar el tercer uniforme en las dos ocasiones contra el Atlético en el Vicente Calderón, en las que empató, Barcelona también se lo puso cuando visitó al Celtic de Escocia en la fase de grupos de la 'Champions', pero aquella vez ganó 0-1 con gol de Cesc Fábregas. Por eso este miércoles salieron al campo de juego de los 'colchoneros' vestidos de negro; era una cábala buena.

Pero la maldición de tocar 'La Orejona' fue más fuerte. Neymar, la gran contratación azulgrana de la temporada, lo hizo el lunes pasado al posar para las fotografías de portada de una revista deportiva.

Cábalas que rayan con la exageración y la locura

En el mundo de las cábalas y los agüeros, Barcelona ha sido el gran perdedor del semestre. Y en el mundo de las supersticiones, la fe llevada al extremo o las creencias populares, dicen que las cábalas se cumplen de acuerdo a la convicción que le ponga quien las realiza. Los futbolistas y los técnicos son muy afines a estas prácticas, a las que les atribuyen gran parte de sus éxitos. Para quienes usan cábalas sirve el dicho "todo aplica", más aún cuando se necesitan tres puntos o una victoria para conseguir un título.

Para algunos, se inicia con solo tener un objeto siempre que van a jugar. Para otros se convierte en todo un ritual para que las energías fluyan y puedan conseguir lo que quieren. Para quienes creen en las cábalas, los triunfos se consiguen con algo más que fútbol, con esa combinación entre energía y fe.

Algunos grandes jugadores no solo practican y practican fútbol durante la semana para agrandar su historia en un equipo; también se preparan con las cábalas como su as bajo la manga para ingresar al estadio y realizan una seguidilla de actos para sentirse seguros de su presentación.

EL TIEMPO no solo hizo la tarea de mencionar las cábalas y maldiciones que le cayeron al Barcelona, sino que recopiló las creencias de este tipo que llevan a cabo jugadores y técnicos antes de los partidos. Aunque parezca insólito, se van a encontrar con más de una figura deslumbrante que hace gala de su fe para reafirmar sus condiciones futbolísticas. Este es el top-10:

1. Si toca la 'orejona', no la gana. Esta es una ley no establecida en ningún documento, pero quien toca el trofeo de la Liga de Campeones no logra el título. Esta creencia la sustentan varios casos, además del que le tocó a Neymar. Cuando Genaro Gatusso y Andriy Shevchenko jugaban con el AC Milán, tocaron el trofeo antes de la final contra Liverpool en la edición 2004-2005. Tras ir ganando 3-0 en el primer tiempo, el equipo inglés empató y se llevó la Copa luego de la tanda de penaltis. También cometió el mismo error Giuly, jugador del Mónaco, en la disputa del título contra Porto en la edición anterior, la 2003-2004. El jugador se lesionó en pleno partido y su equipo perdió la final. En la edición 2011-2012 fue Anatoli Timoshchuk, jugador del Bayern Múnich, quien tocó la 'Orejona' en la final contra Chelsea y el equipo inglés se proclamó campeón.

2. El ritual de John Terry. El jugador del Chelsea siempre viaja en el mismo puesto del bus desde el sitio de concentración del equipo hasta el estadio, y siempre escucha un CD con la misma música durante el recorrido.

3. La venda goleadora. Durante un partido, el chileno Iván Zamorano se vendó la muñeca de su mano derecha porque tenía una dolencia y esa vez anotó tres goles. Desde ese encuentro siempre hizo lo mismo con su mano. El argentino Juan Sebastián Verón tiene la misma cábala, pero usa una cinta debajo de su rodilla derecha.

4. Contra la sequía anotadora. El inglés Gary Lineker, el mexicano Hugo Sánchez y el brasileño Ronaldo no disparaban al arco durante los calentamientos previos a los partidos para no gastar los goles.

5. Devoto. Carlos Bilardo, técnico de la Selección de Argentina en los Mundiales de 1986 y 1990, siempre salía al banco con una imagen de la Virgen de Luján (que en fe y devoción es comparable en Colombia con el Señor de Los Milagros de Buga). Además, les prohibía a sus jugadores que consumieran pollo el día de los partidos.

6. Amistoso. La Selección de Argentina jugó un partido de preparación contra la de Israel antes del Mundial de México-86, cuando ganó por segunda vez la Copa del Mundo. Lo hizo así hasta el de Francia-98, cuando quedó eliminada en cuartos de final ante Holanda.

7. Sin himno. El alemán Mario Gotze, del Bayern Múnich, no canta el himno de su país antes de los partidos de la selección. Todo, porque en una ocasión, cuando hacía parte del combinado juvenil, se le olvidó entonar el himno de Alemania y anotó un gol. Desde esa vez cumple con esta cábala en todos los juegos del equipo germano. Aunque no siempre le sirve, él sigue su ritual.

8. De último. Kolo Touré, jugador del Liverpool y de la Selección de Costa de Marfil, es el último en ingresar al terreno de juego antes de los partidos, bien sean con el equipo inglés o con el conjunto africano.

9. La misma ropa y muchos baños. El italiano Genaro Gattuso utilizó la misma sudadera durante el Mundial de Alemania-2006, en que la selección 'azzurri' ganó su cuarto título. El mismo jugador, antes de la final contra Francia, se bañó más de 30 veces.

10. Un 13 de suerte. El brasileño Mario Zagallo, ganador de cuatro títulos mundiales (dos como jugador, uno como DT y otro como asistente) es devoto de San Antonio, a quien en su honor hacen un día festivo en Brasil, que se celebra el 13 de junio. La devoción de Zagallo es tanta por este santo, que vive en un piso 13, se casó un 13 de enero y visitó 13 veces a San Antonio después de su operación para contrarrestar un cáncer de estómago.​

REDACCIÓN DEPORTES

COMENTAR
GUARDAR