Real Madrid se quitó de encima la mala racha y Sevilla perdió
Archivo

Real Madrid se quitó de encima la mala racha y Sevilla perdió

El equipo 'merengue' goleó 5-0 a Rayo Vallecano, mientras el andaluz, con Bacca, cayó 1-0.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
29 de marzo 2014 , 06:18 p. m.

El Real Madrid respondió a las victorias de Atlético de Madrid y Barcelona con un triunfo balsámico ante un Rayo Vallecano que pagó cara su valentía (5-0), en un duelo que sirvió para levantarse al equipo de Carlo Ancelotti y zanjar su semana más negra de la temporada. Saltó el Real Madrid sintiendo una presión que hace meses no experimentaba. Del liderato en solitario a ser el tercero de los aspirantes al título, conocedor del triunfo del Atlético de Madrid y Barcelona, digiriendo aún dos derrotas en el peor momento.

El clásico y el tropezón del Sánchez Pizjuán han restado la confianza en sus virtudes. Ante el Rayo jugó anestesiado por una semana negra. Con poca actitud para lo que exigía un guión de reacción inmediata y acabó recuperando autoestima gracias al planteamiento del rival. El mensaje ofensivo en otro momento de Carlo Ancelotti comienza a tomar otro cariz. Sin Luka Modric, baja por fiebre, la apuesta por Illarramendi antes que por Isco es un mensaje a navegantes. Enfrente tendría un equipo que apuesta por el fútbol en cualquier escenario.

Salió el Real Madrid con intención de corregir errores recientes, enganchado a ese plus que da la presencia de Di María. El jugador que tanto añoraron en Sevilla, generó la primera acción clara para un Benzema que ha perdido el ángel. Por bajo no superó a Rubén con todo a favor para marcar y hacer plácida la noche desde su inicio. Faltó continuidad en el juego madridista en el primer acto y juntar líneas. Un equipo muy largo, sin ayudas defensivas de los tres jugadores de arriba, fue dando confianza a un Rayo resucitado para la salvación. No era su guerra pero no iba a renunciar a nada en un extraño momento en el Bernabéu. Arbilla salvaba el primero tras la primera acción brillante de Bale, el jugador más enchufado al partido.

El pase picado dejó a Coentrao con opción de regalar el primero, pero sobre todo mostraba el camino para pases al espacio con una defensa rival adelantada. No perdonó al cuarto de hora Cristiano Ronaldo. Conectó con Bale y rompió a la zaga con velocidad para definir con calidad con un toque ajustado al poste. El gol tempranero no quitó los nervios al Real Madrid. No encontró su fútbol y el nerviosismo en la grada fue creciendo. Benzema perdonaba una acción completamente solo para marcar por controlar en vez de chutar de primeras y Bale caía fulminado cuando en un mano a mano con Rubén, intentó picar el esférico y chutó al césped.

El Rayo se mantenía en pie y asomaba por área rival sin inquietar nunca a Diego López con ningún disparo. El susto de la noche lo dejó Cristiano. Juega el portugués lesionado, con molestias en la rodilla izquierda. Un golpe le dejó tendido y sangrando en la misma zona de su dolencia. Cojeó en la recta final del primer acto pero en el segundo demostró que está para jugar en Liga de Campeones. Sólo una lesión grave alejaría del terreno de juego a un jugador que quiere jugar todo y que hoy se fue cabizbajo porque quería más tantos con su firma.

En la reanudación, el Real Madrid encontró los goles sin tener que mejorar su fútbol. Comenzó a aprovechar los espacios que dejó en defensa el Rayo, oro para la velocidad de Bale, Di María y Cristiano. Ellos fabricaron el segundo, que cedió Cristiano a Carvajal. Con el triunfo en el bolsillo llegó la goleada. Tras un testarazo al lateral de la red de Saúl y con errores que nunca se pueden cometer en el estadio de un grande.

Di María inventó el tercero con una carrera y regalo a Bale, que también marcó el cuarto con una carrera todo el campo tras un saque de esquina del Rayo. La fiesta, con Isco ya gustándose en el campo, la cerró un jugador picado por la falta de oportunidades. Morata se enfadó con Cristiano, que no le pasó cuando tenía la portería vacía para marcar, y liberó su rabia con un derechazo a la escuadra desde el pico del área grande. El gol de la noche que cerró un partido que debe servir para recuperar autoestima al equipo de Ancelotti. No era la guerra del Rayo ni el estadio donde pelear su salvación.

Ficha técnica:

Real Madrid: Diego López; Carvajal, Pepe, Sergio Ramos, Coentrao; Xabi Alonso, Illarramendi (Isco, m.62), Di María (Casemiro, m.69); Bale, Cristiano Ronaldo y Benzema (Morata, m.73).

Rayo Vallecano: Rubén; Arbilla, Zé Castro, Borja López, Rat; Saúl, Trashorras, Iago Falque, Alberto Bueno (Viera, m.59), Rochina (José Carlos, m.24) y Larrivey (Longo, m.69).

Goles: 1-0, m.15: Cristiano Ronaldo. 2-0, m.55: Carvajal. 3-0, m.68: Bale. 4-0, m.70: Bale. 5-0, m.77: Morata.

Árbitro: Delgado Ferreiro (comité vasco).

Incidencias: encuentro correspondiente a la 31a jornada de la Liga BBVA, disputado en el estadio Santiago Bernabéu ante la presencia de 56.674 espectadores. Llovió durante todo el partido.

Sevilla se apagó en Vigo

El Celta de Vigo sumó un valioso triunfo ante el Sevilla (1-0), en un partido vibrante, intenso y que se decidió a falta de cuatro minutos, después de que Martínez Munuera señalara un riguroso penalti por mano del argentino Fazio, que Nolito transformó para acercar un poco a su equipo a la permanencia. El técnico sevillista, Unai Emery, que perdió a última hora al mediocentro camerunés Mbia por una indisposición, demostró tener muy bien estudiado a su rival.

Con las líneas muy juntas en el centro del campo, su equipo neutralizó en el arranque a un Celta que tenía el balón pero apenas creaba peligro. Un tiro de Mickael Krohn Dehli desde la frontal y un remate flojo de cabeza de Nolito, después de un error de Rakitic en la salida que permitió al danés armar un rápido contraataque, fue el bagaje ofensivo del conjunto de Luis Enrique en el primer tiempo. Ni el regreso de Rafinha a la titularidad ayudó al Celta en su pelea con el gol. Los jugadores celestes tenían el control del juego pero su falta de profundidad por las bandas facilitaba el trabajo defensivo de su rival, muy bien plantado y esperando su oportunidad al contraataque.

Tuvo dos ocasiones el Sevilla para adelantarse sobrepasada la media hora. En el minuto 32, el árbitro anuló el gol del francés Kevin Gameiro por un ajustado fuera de juego; cuatro minutos después Yoel se lucía ante Gameiro y Jonny desviaba el posterior remate de Vitolo bajo palos. No varió el guión del encuentro tras el descanso. El Celta siguió dominando pero el Sevilla estaba cómodo replegado, confiando en la velocidad de sus delanteros para sorprender a la defensa local. Antes de que se cumpliese el minuto 55, el equipo de Emery volvió a asustar a los vigueses con un nuevo contraataque que culminó Coke con un potente disparo cruzado, desviado a córner por Yoel tras una espectacular estirada.

El partido estaba abierto. El Celta, fiel a su estilo, atacaba con todo; el Sevilla defendía y contragolpeada gracias a la velocidad del colombiano Bacca, una pesadilla para los defensas celestes. El equipo de Luis Enrique asumió riesgos en defensa para volcarse en ataque, pero esa apuesta ofensiva es la que aplaude el técnico asturiano. Tuvo muy cerca el premio del triunfo el Celta, pero Nolito, en boca de gol, remató alto, justo después de que Orellana estrellase su disparo en el larguero. No dejó de atacar el equipo vigués hasta el final.

Y cuando el marcador parecía que ya no se movería, Martínez Munuera señaló un riguroso penalti por mano del central argentino Fazio, que reclamó un empujón rival en la misma jugada. Nolito, después de engañar al excéltico Javi Varas, transformó para situar a su equipo a un paso de la permanencia. Quedaba menos de cinco minutos para el final, pero el Sevilla aún tuvo una última oportunidad para empatar, pero el delantero Bacca se encontró de nuevo con Yoel, espectacular durante toda la tarde.

Ficha técnica:

Celta de Vigo: Yoel; Hugo Mallo, Íñigo López, Fontás, Jonny; Augusto Fernández, Krohn-Dehli, Alex López (Nolito, min.49); Rafinha (Aurtenetxe, min.79), Nolito y Charles (Bermejo, min.72).

Sevilla FC: Javi Varas; Coke, Pareja, Fazio, Fernando Navarro; Trochowski (Reyes, min.72), Iborra, Rakitic, Vitolo (Jairo, min.72); Bacca y Gameiro (Moreno, min.83).

Goles: 1-0, m.86: Nolito, de penalti. Árbitro: Martínez Munuera (colegio valenciano). Mostró tarjeta amarilla a Fontás por parte del Celta de Vigo, y a Gameiro, Iborra, Jairo y Fazio por parte del Sevilla.

Incidencias: Partido de la trigésimo primera jornada de la liga BBVA disputado en el estadio municipal de Balaídos ante 19.366 espectadores, según anunció el club gallego.

Con EFE

 

 

COMENTAR
GUARDAR