"En la Selección Colombia del 98 no había unión": Hámilton Ricard
Archivo

"En la Selección Colombia del 98 no había unión": Hámilton Ricard

Revelaciones del goleador chocoano, que hizo parte de la 'Tricolor' que jugó el Mundial de Francia.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
08 de marzo 2014 , 05:16 a. m.

Cuando la Selección Colombia llegó al máximo torneo del fútbol por cuarta vez, se estrelló contra sus desbordados egos y sus propias distracciones...

Luego de 16 años, sentado en una cafetería contigua al estadio Pascual Guerrero, en Cali, vestido de jean y tenis que combinaban con su camiseta amarilla, Hámilton Ricard hizo una retrospección en su trajinado mundo futbolístico y se detuvo en 1998.

En aquellos tiempos, el corpulento delantero chocoano se permitía el privilegio de quitarse la roja camiseta del Middlesbrough inglés, para vestirse con la de la selección nacional.

Lea además "Las preocupaciones de Pékerman tras el juego Colombia-Túnez (opinión)"

“Después de tanto tiempo ya han sanado las heridas y uno puede contar los factores por los que la Selección no pasó de la primera ronda en Francia 98”, dice Ricard, mientras estrella su mirada contra una pared blanca y empieza a desempolvar la película de la tricolor, entonces dirigida por Hernán Darío ‘Bolillo’ Gómez.

Para el ‘Terremoto’, como lo llamaban algunos en sus fecundas épocas de futbolista, no se requería ser un vidente para avizorar que el combinado nacional fracasaría en el certamen orbital en el que equipo local se alzó como campeón.

“El principal problema de esa Selección es que no había unión, no existía esa camaradería que es fundamental en los grupos. Cada cual andaba en sus grupos. Estaba el grupo del ‘Pibe’ Valderrama, el de Faustino Asprilla, el de Freddy Rincón, y por eso se dio el fracaso. Los seres humanos en ocasiones somos estúpidos, porque si ganábamos, lo hacíamos todos. Creo que nuestra selección pecó en el egoísmo de los referentes”, señaló Ricard.

Entonces, se requería la intervención del líder, del guía, del orientador. Sin embargo, para Ricard, al parecer, las relaciones interpersonales con el seleccionador, algunas veces, superaban el rendimiento deportivo del jugador. “Creo que yo era el delantero que mejor nivel tenía, pero ‘Bolillo’ tenía su grupo, que era el que había encarado la mayor parte de las Eliminatorias. No por eso lo odié. No sentía rabia, solo que estaba convencido de que podía jugar todos los partidos. Hoy le agradezco que me hubiera puesto aunque fuera 45 minutos, porque puedo decir que fui a un Mundial y jugué”, sostuvo el chocoano, hoy de 40 años.

Lea además "Falcao hace falta, pero otros compañeros pueden ayudar", dijo James

Colombia cayó 1-0 en su primera salida en Lyon, frente a Rumania; luego superó 1-0 a Túnez, en Montpellier, con anotación de Léider Preciado, y fue eliminado un 26 de junio en Lens, tras perder 2-0 con Inglaterra. Frente a los ingleses, Ricard ingresó para la segunda mitad. No obstante, la desunión del grupo lo tenía cubierto de escepticismo.

“En el Mundial no hay grupos fáciles, sin embargo, en ese grupo con Túnez, Rumania e Inglaterra, teníamos que pasar aunque de segundos, pero no lo hicimos por el egoísmo, por el ego, por el yo. Y pagamos todos los ‘platos rotos’”, aseguró el exdelantero, quien actuó en 12 clubes.

Y agregó sobre los defectos del último combinado nacional que acudió a una Copa Mundo de mayores: “Uno veía a ‘Fausto’ con chanclas, a los otros murmurando. Uno se sentía en una gallera. Desde ese momento, se sabía que no iba a pasar nada y que en cualquier momento reventaba la bomba; hasta que sacaron a Faustino. También hubo roces verbales, pero ninguno se fue a las manos”.

Así se vivió, internamente, el fugaz paso de la Selección Colombia por el Mundial de Francia 98. Hámilton Ricard le quitó las telarañas a la película y la puso a rodar, 16 años después, cuando la tricolor está ad portas de jugar el quinto Mundial de su historia. “Después de la eliminación en Francia-98 terminamos tristes, pero no nos merecíamos más”, puntualizó el ya retirado jugador.

El anecdotario

* “Los primeros que usamos lentes de contacto en el fútbol colombiano fuimos Miguel Calero y yo. Eran de color miel. Fernando el ‘Pecoso’ Castro, que era el técnico del Cali, se quería morir, decía que se le había acabado el grupo, no lo podía creer”.

* “Faryd Mondragón siempre que me ve me molesta, porque yo me oriné en los Campos Elíseos. Cada vez que me ve me dice, ‘Hamol, no puedo creer que te hayas orinado en los Campos Elíseos’”.

* “En el Mundial del 98, todos los jugadores a las 4 de la mañana estábamos despiertos viendo a los Chicago Bulls, por Michael Jordan. Y al otro día, estábamos con sueño”.

Frases

* “Cada vez que veo jugando a Mondragón, me dan ganas de hacerlo a mí también. Creo que podría estar activo actualmente”.

* “La delantera de la Selección debe ser con Jackson Martínez y Adrián Ramos, por el nivel que están demostrando. Sin embargo, cada técnico tiene sus elegidos y Pékerman tiene que pensar en armar el equipo sin Falcao”.

* “Si Pékerman no llama a Adrián Ramos, los colombianos no deben prender el televisor. Solo se vería en Colombia que uno de los goleadores de la Bundesliga no esté en su selección”.

* “Lo ideal en un Mundial es una adecuada concentración, estar aislados del entorno, del bullicio, de las distracciones”.

* “En el Mundial no hay partido fácil. Y por eso es fundamental una debida preparación y el conocimiento de los rivales”.

* “Previo al Mundial es mejor no pensar que uno se va a lesionar. Hay que actuar normal, ir fuerte a los balones divididos”.

Héctor Fabio Gruesso
Periodista Diario MÍO, Cali
hecgru@eltiempo.com

COMENTAR
GUARDAR