Así fue el camino de Adrián Ramos para llegar a la cima
Archivo

Así fue el camino de Adrián Ramos para llegar a la cima

Detalles de la vida y ascenso del goleador colombiano, sensación en Bundesliga con el Hertha Berlín.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
14 de febrero 2014 , 11:19 a.m.

La madre del goleador, Anayiber Vásquez, cuenta que junto a Adrián y Gilber Stiven, sus dos hijos, lloraron hasta el ahogo.

Pero Adrián Ramos tenía una muy frágil apariencia física para iniciar la lucha. "En el América teníamos un equipo interdisciplinario y el DT de la categoría dijo que Ramos no iba a llegar con ese físico y que no podía continuar en el proceso, porque había que invertir mucho dinero para acondicionarlo. Me opuse y al final se pudo quedar…".

Lea aquí: Adrián Ramos anotó doblete en el triunfo 0-3 de su equipo en Hamburgo

"Y luego, Helmut Wening y Renato Damiani (agentes de jugadores), lo pidieron prestado del Atlético Colombia de Barranquilla para jugar el Torneo de Gradisca (Italia). Al llegar, le permitieron estar con la Selección Colombia Sub-17, como invitado, pero cuando Eduardo Lara lo vio dijo que le faltaba mucho. Sin embargo, en la tercera práctica hizo tres goles y lo dejó", recuerda Héctor Fabio Báez, gerente deportivo del Junior, quien para aquellas épocas ocupaba el mismo cargo en el rojo del Valle.

Y cuando en el América debatían si su condición técnica le permitiría disimular su delgada contextura, Adrián pensaba todos los días entre si continuar en el abono del camino que inició su fallecido padre o seguir juntando monedas en la 'Casa Nintendo' de Tencar, en Villa Rica (Cauca), donde acudía infaltable todas las tardes para controlar el tiempo de los computadores. "Él era muy flaquito y no crecía. Casi renuncia al América", cuenta la madre del futbolista.

La vena por el fútbol

Don Gustavo, el padre de Adrián, también jugó. Lo hizo con las reservas del Pasto, en la Selección Cauca y la Selección de Villa Rica. Pero él, contrario a Adrián, y ante la falta de oportunidades y las crecientes necesidades, decidió dedicarse a los oficios varios.

"Mi 'morocho' era jardinero, trabajaba en el barrio Ciudad Jardín en Cali. Un día salió de trabajar y nunca volvió. Lo encontramos ocho días después por los lados de la Buitrera (Valle). Lloramos semanas enteras. Él siempre me preguntaba, ¿negra, será que llego a la edad de Cristo? Y se murió a los 33 años". Crudo recuerdo de Anayiber.

Un problema, una gran solución

Y allí fue el inicio de la confusión de Anayiber y la búsqueda de la oportunidad por parte de Adrián, quien tenía solo 9 años cuando se dio el in suceso de su progenitor. Entonces, como el fallecido Gustavo tuvo buena relación con el balón y Anayiber también había jugado, con la número 9, en el equipo de mujeres de Villa Rica, el mayor de los hermanos del hogar se decidió a culminar el camino.

"Gustavo, el padre de Adrián, jugaba de defensa central o volante. Medía cerca de 1,90 de estatura. Era muy bueno por elevación y efectivo en los tiros libres", sostiene Nelson Loboa, más conocido como 'Tania'. Fue 'Tania' el primer entrenador que tuvo Adrián: "Lo tuve desde las gorriones, en el Deportivo Villa Rica. Desde ese entonces se veía que 'Adriancho' iba a ser un talento. Jugaba junto a Cristian Nazarit, aunque Adrián es un año menor", rememora 'Tania'.

Fue su aceleración y cadencia con el balón, las bondades que le ayudaron a Adrián a vencer a la marcada delgadez que también heredó de su padre.

'Adriancho' para el mundo

'Adriancho' también lo llaman en su casa. "En el Mundial de Finlandia, le puso 'Adriancho' a la camiseta y desde allí se quedó así", cuenta Anayiber, quien no pudo encontrar una explicación en su hijo cuando le preguntó por el naciente sobrenombre.

A Anayiber también le genera una curiosa sonrisa, cuando el hoy don Adrián Ramos, quien vive en Berlín (Alemania), es goleador de la Bundesliga y es altamente valorado, viene de vacaciones a la ahora brillante casa en el barrio Alfonso Caicedo Roa, en Villa Rica, y le pide que le prepare, como favorito, arroz con huevo.

Así es Gustavo Adrián Ramos Vásquez. Sereno y alegre al tiempo. Capaz de convertir la tempestad en un apacible verano, el llanto en gozo.

Sus lágrimas

Implementación deportiva para 100 menores que participaron de un torneo infantil, muchos regalos para los niños de los sectores más pobres de Villa Rica y alto volumen para escuchar los vallenatos de su preferido, el fallecido Diomedes Díaz. Fueron algunas de las actividades que realizó 'Adriancho' durante las festividades de fin de año.

"Adrián es de Villa Rica, solo que tuvo que nacer en Santander de Quilichao porque a mí me hicieron cesárea y me trasladaron hasta allá. Este pueblo es muy tranquilo, por eso no me he ido a vivir a la casa que me regaló mi hijo en Cali", pide aclarar Anayiber, con orgullo de pertenencia.

Ella no había sentido llorar con tanta angustia a Adrián desde la muerte de don Gustavo. Y hace algo más de 2 años lo sintió nuevamente desganado. "Creo que la última vez que lloró fue cuando descendió el América. Me decía, por teléfono, 'vieja, porqué le tiene que pasar eso a la 'mechita'", relata Anayiber, la morena de 48 años, de apariencia juvenil y permanente sonrisa.

"Me tocó trabajar requisando caña e internarme en casa de familia para 'levantar' a mis dos hijos. Recuerdo que Adrián siempre me decía, 'tranquila vieja que yo algún día voy a jugar en Europa y la voy a sacar adelante'".

Anayiber, ahora descansa viendo y escuchando programas deportivos, observando partidos… Y celebra con el mismo agrado cuando Adrián o Juan Guillermo Cuadrado convierten un gol. La amable madre de 'Adriancho', quien conserva una camiseta de la tricolor con una dedicatoria del colombiano del Fiorentina italiano, Juan Guillermo Cuadrado, también se decidió a revelar el deseo que conservaba guardado su hijo. "Él dice que va a terminar su carrera jugando en el América", adelantó Anayiber.

Ella también anhela que el próximo llanto de su hijo, se presente cuando el seleccionador de Colombia, José Pékerman, lo incluya en la nómina para jugar el Mundial de Brasil 2014.

Así ha sido su recorrido

Gustavo Adrián Ramos Vásquez, nació en Santander de Quilichao un 22 de enero de 1986, tiene 28 años. Fue campeón del fútbol colombiano con el América en el Finalización del 2008. Con los rojos convirtió 36 goles en 86 compromisos. En agosto de 2009, el conjunto americano lo cedió al Hertha Berlín alemán.

Hizo parte de las Eliminatorias para el Mundial de Sudáfrica 2010 y también estuvo en la primera etapa de la fase previa a Brasil 2014. Disputó la Copa América en 2011 en Argentina. También ha jugado en el Santa Fe, en el que solo mostró destellos, y en el Trujillanos de Venezuela.

Dato: 168 partidos lleva Adrián Ramos en las cinco temporadas con el Hertha Berlín alemán.

Héctor F. Gruesso
Redactor Diario MÍO
hecgru@diariomio.co

 

COMENTAR
GUARDAR