Hay violencia en Ecuador: un policía arrojado y varios hinchas muertos
Archivo

Hay violencia en Ecuador: un policía arrojado y varios hinchas muertos

Las barras bravas son incontrolables, ocultan armas en tambores y alteran la seguridad de ese país.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
13 de diciembre 2013 , 04:54 a.m.

Armas ocultas en tambores de barras bravas, un policía arrojado desde las tribunas y varios hinchas muertos: la violencia tocó la puerta del fútbol ecuatoriano, azotado ya por la crisis económica, tras causar estragos en otros países sudamericanos.

"En Ecuador no se ha llegado a niveles de varios países de Sudamérica o Europa, pero es preocupante porque es una violencia que está naciendo y generalizándose", dijo a la AFP el presidente de la comisión de Seguridad de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF), José Vinueza.

El riesgo de que las barras bravas de Ecuador se tornen un problema de seguridad como lo fue en Inglaterra o lo es en Argentina y Brasil, sede de la Copa Mundo-2014, moviliza a las autoridades.

Y más después de que la Policía suspendió temporalmente este año la vigilancia dentro de los estadios luego de la agresión a un uniformado que fue lanzado al vacío por hinchas, y del hallazgo de armas blancas como machetes y de fuego dentro de tambores que las barras ingresaban libremente a los escenarios.

Grupos como Muerte Blanca de Liga de Quito, Marea Roja de El Nacional, Mafia Azul Grana de Deportivo Quito, Sur Oscura de Barcelona y Boca del Pozo de Emelec "son nombres que llaman a la violencia y son las barras con las cuales hemos tenido mayor índice de actos violentos", señaló Vinueza.

A raíz de ello, fue prohibido el ingreso de bombos y banderas en la última parte del torneo de 2013, que acaba de concluir con la consagración de Emelec como campeón.

En adelante los aficionados que invadan el terreno de juego, arrojen objetos a la cancha e introduzcan armas y fuegos pirotécnicos podrían ser sancionados con hasta cien horas de trabajo comunitario y la prohibición de ingreso a los estadios por un año.

Asimismo, los dirigentes de las barras organizadas que se vean involucradas en hechos de violencia y no denuncien a los responsables quedarán expuestos a las mismas sanciones, según medidas aprobadas por el legislativo y que esperan sanción presidencial.

Los castigos se aplicarían a partir del torneo ecuatoriano de 2014, que arrancará en febrero. Además, se reforzará la videovigilancia en estadios, anticipó Vinueza.

"Estas barras lo que buscan en los estadios es desfogar las frustraciones que tienen en su vida social. La inconformidad muchas veces se manifiesta incluso hacia los jugadores y dirigentes de sus propios equipos", agregó.

Violencia y crisis

"Desde hace unos diez años, debido a actos de violencia, que están saliendo de los escenarios, tenemos unos cuatro muertos, y es necesario controlarlos porque no podemos dejar que esto siga creciendo", dijo Vinueza.

Sin embargo, Fernando Carrión, especialista en fútbol de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), discrepa con la cifra de víctimas. "Desde el 2007 ha habido ocho homicidios, y van en crecimiento", alertó.

Uno de los casos más dramáticos se produjo en setiembre de 2007, cuando un niño de once años y seguidor de Emelec falleció tras ser impactado en el pecho por una bengala lanzada desde una barra brava poco antes de una de las ediciones del clásico con Barcelona, ambos del puerto de Guayaquil (suroeste).

Las hinchadas Sur Oscura (Barcelona) y Boca del Pozo (Emelec) ya empleaban los cohetes en una especie de guerra declarada un año antes. Una de las batallas provocó heridas a unas 40 personas antes de que esos artefactos también fueran prohibidos.

"Tenemos una violencia que es centrífuga, que sale del fútbol a la sociedad, pero también hay violencia centrípeta, que es la que viene de la sociedad al fútbol, y ahí tenemos racismo", señaló Carrión.

El experto considera que la violencia "es otro elemento fundamental de la crisis" en la que está sumido el fútbol de Ecuador, con clubes endeudados, salarios atrasados y estadios cada vez más vacíos.

"Como técnico no recibí absolutamente nada este año y me deben todavía de la anterior temporada", dijo a la prensa el estratega argentino Rubén Insúa, quien abandonó Deportivo Quito tras clasificarle a la Libertadores de América-2014.

"Es mucho dinero lo que se debe a nuestros agremiados. Los clubes deberán cumplir sus obligaciones, caso contrario no arrancará el torneo", advirtió el martes el exmundialista Iván Hurtado, presidente de la Asociación de Futbolistas de Ecuador (AFE).

Las pérdidas acumuladas entre 2007 y 2012 de once de los 12 equipos que disputaron el certamen profesional de 2013 ascendieron a 24,3 millones de dólares, según el Servicio de Rentas Internas (SRI). Los elencos reportaron ingresos por unos 162,5 millones.

AFP

COMENTAR
GUARDAR