Clásico alemán: Borussia Dortmund medirá fuerzas con el Bayern Múnich
Archivo

Clásico alemán: Borussia Dortmund medirá fuerzas con el Bayern Múnich

La principal novedad del encuentro es la ausencia de Franck Ribery, por fisura en una costilla.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
22 de noviembre 2013 , 04:44 a. m.

El Borussia Dortmund y el Bayern se enfrentan este sábado en una nueva edición de lo que ahora se llama el "clásico" alemán -en Alemania se usa la palabra española para este partido- que en esta ocasión está algo ensombrecido por importantes bajas en ambos equipos.

Al Dortmund le falta, tras las lesiones de Mats Hummels y Marcel Schmelzer con la selección alemana, prácticamente toda la defensa titular.

El Bayern, por su parte, no podrá contar con el francés Franck Ribery, que sufrió una lesión en una costilla en el duelo de Francia contra Ucrania por la repesca mundialista. "Las lesiones no marcan la diferencia. Al Dortmund le faltan los defensas y a nosotros nos falta Franck adelante", dijo el holandés Arjen Robben.

Pese a la importancia de Ribery, y a que el Bayern también tiene otras bajas que ya se conocían con anticipación como las de Bastian Schweinsteiger y Xerdhan Shaqiri, el parte médico afecta mucho más al Dortmund.

Además, para los dirigidos por Jürgen Klopp las lesiones llegaron en el peor momento posible puesto que están en una semana decisiva. Mañana, tendrán el duelo ante el Bayern y la próxima semana se jugarán la posibilidad de pasar a octavos en la Liga de Campeones en casa contra el Nápoles.

Si el Dortmund gana descontará a un punto la distancia con los bávaros, lo que dejaría la Bundesliga abierta. Una derrota, en cambio, le permitiría al Bayern acumular siete puntos de ventaja con lo que la lucha por el título alemán quedaría prácticamente vista para sentencia antes de terminar la primera vuelta.

Klopp trató de sacarle algo positivo a la situación viéndola como un reto especial. "Lo más interesantes para un entrenador es estar ante un problema casi insoluble ante el que hay que inventar algo nuevo", dijo Klopp.

El Bayern de Pep Guardiola, por su parte, tiene una solución casi natural para suplir a Ribery que es desplazar a Thomas Müller del centro a la banda derecha y a Robben de la banda derecha a la banda izquierda. Mario Götze, con frecuencia falso nueve en el esquema de Guardiola, podría jugar en el centro del campo mientras que el croata Mario Mandzukic aparecería como delantero centro.

El Bayern no ha perdido ningún partido desde su última confrontación con el Dortmund, en la Supercopa alemana, cuando cayó por 4-2. El duelo entre los dos equipos ha ganando relevancia sobre todo en los últimos tres años.

En la temporada 2010/2011 el Dortmund ganó los dos compromisos ligueros y se coronó campeón; en la siguiente volvió a repetirle la dosis al Bayern y además lo goleó en la final de la Copa de Alemania por 5-3 para lograr el primer doblete de su historia. La venganza del Bayern llegó la temporada pasada.

Los bávaros no lograron ganarle el Dortmund en la Bundesliga -los dos partidos terminaron empatados- pero lo eliminaron en cuartos de final de la Copa de Alemania y le ganaron por 2-1 la final de la Liga de Campeones.

Toda esa historia reciente muestra que el Dortmund ha sido el único equipo alemán en mucho tiempo capaz de atormentar al Bayern durante un periodo largo. El que los dos equipos hayan disputado la última final de la Liga de Campeones le dio además más relevancia al duelo con lo se llegó a la denominación de "clásico", en clara referencia a los enfrentamientos entre el Real Madrid y el Barcelona.

Klopp, cuando se anunció el fichaje de Guardiola por el Bayern, anunció que quería ser el nuevo Mourinho del catalán. En el pasado, Klopp dijo que Guardiola era el mejor entrenador del mundo y que hacía falta que pasara mucho tiempo antes de que tuviera derecho a que su nombre fuera mencionado al mismo tiempo que el del exentrenador del Barcelona.

EFE

COMENTAR
GUARDAR