Colombia no le ganó a ningún pintado en la pared (Opinión)
Archivo

Colombia no le ganó a ningún pintado en la pared (Opinión)

El triunfo ante Bélgica indica que la Selección tiene con qué jugar el mejor mundial de su historia.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
15 de noviembre 2013 , 03:37 a.m.

Actitud, categoría y talento son las tres palabras clave para describir la victoria de Colombia contra Bélgica, en Bruselas.

Hubo actitud para salir a flote en el segundo tiempo, luego de un primero en el que la imprecisión con la pelota, la falta de juego colectivo en ataque y la poca productividad ofensiva fueron la constante de la ‘Tricolor’. (En una gran presentación, Colombia venció 2-0 a Bélgica en Bruselas)

Hubo categoría para anotar los dos tantos: en el primero vimos en todo su esplendor la de Falcao para librar el mano a mano con el arquero belga, engañarlo con una gambeta y definir con la sangre fría que caracteriza a los goleadores de su clase. En el segundo observamos la de Víctor Ibarbo para cambiar de perfil y anotar con un zurdazo espectacular. (Galería: Colombia hizo sentir su ritmo en Bruselas, rumbo a Brasil 2014)

Hubo talento individual y colectivo para frenar los embates belgas y desarrollar con éxito en el segundo tiempo la estrategia planteada por José Pékerman y su cuerpo técnico, y también para superar casi de principio a fin en ese lapso a un equipo precedido de excelentes resultados e integrado por jugadores que se destacan en varios de los mejores clubes de Europa.

Colombia le ganó a Bélgica en su casa. Venció a una selección que traía 15 partidos invicta, incluidos los 10 que disputó en la eliminatoria europea, a la que solo le anotaron 4 goles en esta fase y que es cabeza de serie del Mundial 2014 gracias a su quinto puesto en el ránking de la Fifa.

Expertos y aficionados, tirios y troyanos, afirman con propiedad que esta es la mejor selección belga desde aquella que brilló en los mundiales de España-82 y México-86 con una generación de oro comandada por Jan Ceulemans y Jean-Marie Pfaff.

En este partido de fogueo, más importante que haberle ganado a Bélgica en sí, es ver el cómo se le ganó. Y Colombia lo hizo con autoridad. Hay una creencia en nuestro país según la cual en los juegos amistosos “somos campeones del mundo”, pero en los de competencia aflora la debilidad mental que nos lleva al fracaso.

Esperamos que esa etapa esté superada y que el predicamento argentino de Pékerman, sumado a la experiencia internacional de esta generación de jugadores, dé sus frutos en Brasil 2014. Por lo visto ante Bélgica, que no es ni mucho menos un pintado en la pared, hay motivos de peso para pensar con ilusión que Colombia puede jugar el mejor mundial de su historia.

GABRIEL BRICEÑO FERNÁNDEZ
Editor de Futbolred.com
gabbri@eltiempo.com
En Twitter: @gabbritter

COMENTAR
GUARDAR