Aunque fue empate, Torres le ganó a Osorio (Opinión)
Archivo

Aunque fue empate, Torres le ganó a Osorio (Opinión)

El buen planteo del DT 'albiazul' fue clave en el 2-2 ante Nacional, que falló en el segundo tiempo.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
13 de noviembre 2013 , 05:39 p. m.

Era una quimera creer que Millonarios podría al menos igualarle a Nacional el partido de ida por la Copa Postobón, luego de observar la gran superioridad del equipo antioqueño en la cancha de El Campín durante el primer tiempo, en el que ganaba con suficiencia 2-0.

Lea acá: (2-2: Millonarios revivió ante Nacional y dejó abierta la pelea en la Copa Postobón).

El planteamiento de Juan Carlos Osorio, el técnico ‘verdolaga’, fue ajustado a lo que necesitaba para llevarse la victoria de Bogotá: puso un equipo corto, rápido para salir al ataque, preciso con la pelota y con dos ‘fieras’ que hacían daño como Sherman Cárdenas y Jéfferson Duque, a la postre los anotadores de los dos tantos de Nacional.

El buen partido que hacían los dirigidos por Osorio, además, hacía ver mal a Millonarios, que era todo lo contrario: un equipo impreciso, que entregaba mal el balón, que jugaba al ‘ollazo’ con centros torpes desde los costados, que cometía errores costosos en defensa y solo mostraba los bríos y la carrera alegre de Dayro Moreno, su mejor jugador.

Por lo tanto, al cabo de la primera parte el presagio era que Nacional, incluso, podía ganar por goleada y dejar sentenciada a su favor la final de esta Copa Postobón 2013 y alzar el trofeo de campeón en el juego de vuelta, el domingo en el Atanasio Girardot de Medellín.

Sin embargo, como dice el refrán, “Los médicos también se mueren” y Osorio se equivocó en el planteamiento para el segundo tiempo, al sacar a Duque y a Fernando Uribe, pero sobre todo al ordenar un juego muy defensivo en el que resignó prácticamente todas las intenciones de ataque.

Eso lo aprovechó sabiamente Hernán Torres, que arriesgó y ganó. El cambio de Yúber Asprilla, un delantero rápido y escurridizo, por Álex Díaz, fue el oasis en medio del desierto en el que jugaba Millonarios, porque el hábil atacante no solo consiguió el gol de la igualdad 2-2, sino que desequilibró por la banda izquierda y su buen andar contagió a todo el equipo.

Con Asprilla en la cancha, Millos pasó a jugar con tres defensas (Lewis Ochoa, Román Torres y Ánderson Zapata), le copó los costados a Nacional y se los ganó, además con una dosis de pundonor que se necesitaba también para remontar el marcador. Yhonny Ramírez y Rafael Robayo al fin funcionaron en la recuperación de la pelota, mientras Otálvaro, Candelo, Dayro y Erick Moreno (sustituto de un apagado Wason Rentería) jugaron a un toque y con velocidad.

Nacional terminó resignado al empate y Millonarios encima de su arco, con intenciones de anotar el gol del triunfo. No le alcanzó. El partido acabó empatado a dos goles pero, claramente, el duelo de los técnicos se lo ganó Hernán Torres a Juan Carlos Osorio.

GABRIEL BRICEÑO FERNÁNDEZ
Editor de Futbolred.com
gabbri@eltiempo.com
En Twitter; @gabbritter

COMENTAR
GUARDAR