Las inagotables historias del legendario Pedro Zape
Archivo

Las inagotables historias del legendario Pedro Zape

El actual entrenador de arqueros de Ecuador, en pasado y presente. ¡Tiene mucho qué contar!

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
31 de octubre 2013 , 03:44 p.m.

Pedro Zape estrella su mirada contra el despejado cielo, en su natal Puerto Tejada, se esfuerza pero no logra definir si ha sido más fértil su pasado o su presente. (Jackson Martínez busca espacio como titular en la Selección Colombia)

Y es que recuerda que erguido en el banco de suplentes, ha cantado el himno nacional de Colombia, su tierra. Además del de Ecuador, Perú y Honduras. “Se me hizo difícil el de Arabia Saudita”. (Brasil tendrá a Robinho en lugar de Diego Costa para juegos amistosos)

También cuenta con una falsa modestia y en medio de una orgullosa sonrisa, “Me tienen aburrido los Mundiales”, al tiempo que hace la cuenta: “Con ‘Pacho’ Maturana en el Mundial de Italia 90 y USA 94. Con ‘Bolillo’ Gómez en Francia 98, y con Reinaldo Rueda en Sudáfrica y ahora a Brasil”.

Hamacado en su finca, Zape, ahora luce visiblemente excedido de peso, con una gorra para cubrir su rostro de la canícula, tenis, sin medias, y lentes medicados que se oscurecen con la luz del día.

Son infinitos los recuerdos que llegan a su mente cuando se sitúa en el ‘puerto’ durante los escasos días de descanso que le concede el seleccionado ecuatoriano.

“A los 13 años me levantaba a llenar el agua del día para la casa. Iba con mi hermano Carlos. Subía 24 gradas y de esa manera trabajaba el tren superior e inferior. A esa edad me fui a trabajar a la Ingenio La Cabaña, no me gustó estudiar. Y a esa edad era suplente de la Selección mayor de Puerto Tejada con David Lizcano. Allí empecé mi carrera. Pero le cogí miedo al ‘Puerto’ porque había mucha fiesta”.

La historia contra Fernando Morena

Exarquero de la Selección Colombia, el Deportivo Cali y el América. Quizás el capítulo más heroico de Pedro Antonio Zape Jordán fue en la Copa América de 1975 con la tricolor nacional, que defendía un 3-0 en Montevideo (Uruguay).

“Fernando Morena nos hace el primer gol, y en el segundo tiempo, el árbitro les pita dos penaltis a ellos. Morena bota el primero, y el segundo, que fue el definitivo, se lo tapo. En el rebote, él (Morena), sin intención, me golpea el hombro derecho y se me sale. Calero me lo jaló, y yo encogí el brazo y terminé tapando con la mano izquierda”, recordó.

Pero también aclaró: “He sentido dolores más fuerte que ese, el compromiso esa noche era clasificarnos y a mí no me dolía nada… Una vez en un ‘mundialito’ me lesioné una rodilla, y luego, en un partido contra Millonarios me dieron un golpe en la cabeza y estuve tres días sin saber quién era”.

Campeón, como jugador, con el Deportivo Cali en el 69, 70 y 74. Subcampeón de la Copa Libertadores en el 78 con los ‘azucareros’. Con el América celebró los títulos del 85 y 86.

No había entrenadores de arqueros

Pesa 95 kilogramos, renguea en su caminar. Protuberante barriga. Un desconocedor de la materia no creería que ha sido uno de los mejores cuidapalos que dio el balompié colombiano y es un avezado entrenador de arqueros.

“En ese tiempo no había entrenador de arqueros. A uno lo preparaban tirándole como 400 balones a la derecha y 400 a la izquierda. Terminaba vuelto nada. Ahora, una jornada dura 1 hora y media, dividida en tres arqueros”.

Su pueblo lo invita a los recuerdos: “Voy por la calle y me dicen ‘¡eh Zape gordo y viejo!’, y yo les digo, ‘qué quieren, que me meta a una tina de hielo'’. Esa es la vida, el tiempo te enseña a caminar más pausado, a respetar más a los demás”.

Estudiaron el repechaje

La Selección de Ecuador que dirige el colombiano Reinaldo Rueda, logró su clasificación al Mundial de Brasil 2014 luego de ubicarse en la cuarta posición en las Eliminatorias. Superaron por 4 goles a Uruguay, tras haber igualado con 25 puntos. Los ‘charrúas’ jugarán el repechaje contra Jordania. No obstante, los ecuatorianos también se prepararon en caso de haber caído a la quinta casilla.

“Nosotros estábamos estudiando a Jordania, y no es que seamos pesimistas, lo que sucede es que no hay que dejar nada al azar”, reconoció Pedro Zape, al tiempo que agregó sobre la última jornada de las Eliminatorias: “Nunca pensé que Uruguay le fuera hacer tantos goles a Argentina y que nosotros íbamos a perder contra Chile”, indicó el entrenador de arqueros de Ecuador.

El Anecdotario de Zape

El perro que tenía don Álex

Don Alex Gorayeb (expresidente del Cali) manejaba el tema del dinero tan bien que no había oportunidad de enojarse. Tenía un perro grandote en la oficina y apenas uno pedía aumento, el perro empezaba a ladrar”.

Celebró pero no cobró el título

“No me pagaron el primer título con el Cali. Ahora me acuerdo y creo que tengo que cobrárselo al equipo. Yo estaba muy joven. Debute a los 18 años y en ese entonces, en el 70, no podía creer el haber sido campeón con ese equipo”.

Se equivocó con su arquero

“Un joven arquero en Perú, no la cogía y le dije, ‘qué te pasa, te trasnochaste o que putas es lo que querés’. Él se vino en lágrimas. Me dijo, ‘mi mamá tiene cáncer’. Le di 50 dólares para que fuera a visitar a la mamá y 20 más para que me trajera carne de tortuga”.

El descanso era para la rumba

“Una vez en una discoteca, nos encontramos a un lado los jugadores del Cali y al otro, los del América. Nosotros aprovechábamos el descanso rumbeando. La rumba no podía faltar. Algunos salíamos con la pinta desde el estadio”.

La cábala que no lo desprotegió

“A los partidos salía con la pierna izquierda. Me gustaba el número 13. Nunca me faltó mi oración. Mis canilleras eran una estampita del milagroso de Buga; eran las que me protegían, siempre fui muy espiritual”.

Intuyó la caída en USA 94

“Cuando vi caminando a tres jugadores de Colombia en el Mundial de USA, dije que no iba a pasar nada con nosotros. Y en el partido contra Rumania le dije a Oscar Córdoba que cambiara la posición porque lo tenían estudiado. Y le sucedió”.

Se despidió de la vida

“Una vez que íbamos para Londres. El avión bajaba y subía. Al ‘Bolillo’ le pusieron oxígeno, Pedro Sarmiento se desmayó, yo me despedí de mis viejos y me quedé dormido. Cuando desperté, creí que estaba en el cielo. Creo que estuvimos más de una hora con truenos, candelazos. Íbamos a jugar un partido amistoso con Arabia Saudita. Fue antes del mundial del 94.

Héctor Fabio Gruesso
hecgru@diariomio.co
Redactor Diario MÍO

COMENTAR
GUARDAR