José Pekerman, referente de técnicos Sub-17 que sueñan con proyectarse
Archivo

José Pekerman, referente de técnicos Sub-17 que sueñan con proyectarse

El DT de Colombia consiguió en el fútbol juvenil tres títulos y un bronce Sub-17 con Argentina.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
23 de octubre 2013 , 05:52 a.m.

El técnico argentino José Pekerman, eminencia del fútbol juvenil con tres títulos Sub-20 y un bronce Sub-17 con la Albiceleste, es quizás el espejo en que pueden verse seleccionadores de Emiratos-2013 que sueñen con proyectarse y llegar a un Mundial absoluto con la Mayor. Hacedor de la clasificación de Colombia al Mundial de Brasil-2014, en el que además tendrá el privilegio histórico de ser cabeza de serie, Pekerman volverá a probar las mieles de una Copa del Mundo absoluta, como lo hiciera en Alemania-2006 al frente de Argentina.

Aunque Don José, que sigue mirando inferiores para hacer sus convocatorias en Colombia, sorpendiendo siempre con algún nombre nuevo, tiene una enorme experiencia en torneos internacionales de la FIFA, con siete en total entre todas las categorías.

Exfutbolista de carrera profesional sin demasiado brillo, Pekerman se ganó un nombre grande en el planeta fútbol dedicando "horas a enseñarle a los chicos a patear, distribuir la pelota y cuidarla", según sus palabras de toda la vida.

Tras arrancar en las divisiones inferiores de Chacarita Juniors y luego Argentinos Juniors, conocidas como "el granero del mundo" por haber horneado a pibes como Diego Maradona, Fernando Redondo y Juan Román Riquelme, Pekerman presentó un proyecto en la Federación argentina en 1994 y quedó al frente de todo el esquema juvenil.

El baño de elogios llegó enseguida, con el título Sub-20 de Catar-1995 y el bronce de Ecuador-1995 en la Sub-17, con buen juego y buenos modales de sus chicos. "Nuestros títulos son sacar jugadores", decía su mano derecha, Hugo Tocalli. Con el Sub-20, Pekerman fue también campeón en Malasia-1997 y Argentina-2001 y jamás quedó por debajo de los octavos de final (en Nigeria-1999 con la Sub-20).

En 2005, tras la renuncia de Marcelo Bielsa a la Mayor, Pekerman tomó el cargo, clasificó a Argentina a Alemania-2006, donde quedó eliminada por penales ante el anfitrión en cuartos de final. Su ola de éxitos tuvo continuidad a través de sus manos derechas, Francisco Ferraro y Tocalli, campeones con la Sub-20 en Holanda-2005 y Canadá-2007, respectivamente. Si bien no es habitual, existen varios casos de técnicos que trabajan bien en juveniles y luego se ganan un espacio en la absoluta.

El colombiano Eduardo Lara es uno: de 2002 a 2011 estuvo al frente de la Sub-20 y Sub-17 cafetera y en el medio tuvo su oportunidad con la mayor (2009). Otro fue su compatriota Reinaldo Rueda, quien pasó por la Sub-17 y Sub-20 hasta hacerse un hueco en la Absoluta, en la que falló en la clasificación para Alemania-2006, aunque tuvo rápida revancha al clasificar a Honduras para Sudáfrica-2010 y ahora lo repitió con Ecuador para Brasil-2014.

Pero hay más casos, incluso en Europa. El italiano Cesare Maldini, padre del exlateral del Milan Paolo, estuvo diez años en las juveniles de la Squadra Azzurra (1986-1996) hasta ganarse un hueco en la Absoluta y dirigir a la Nazionale en Francia-1998. "Las divisiones juveniles fueron un impulso en para mi carrera hacia la mayor", dijo en su hora el exseleccionador de Paraguay en el Mundial-2002.

En Emiratos-2013, hay técnicos que conocen la presión de la mayor, como el panameño Jorge Dely Valdés, ayudante de campo de su hermano mellizo Julio. Los técnicos de México y Uruguay, Raúl Gutiérrez y Fabián Cotio, han tenido un camino prácticamente exclusivo con los juveniles. "La carrera de profesor implica muchas cosas.Y en este caso, la didáctica, como se le dice al arte de enseñar, te va mostrando las posibilidades que tienes para mostrar un concepto o dar una clase", explicó al sitio de la FIFA el Potro, que por ahora prefiere a los chicos.

Sus buenos trabajos, sacando jugadores y consiguiendo medallas, los pueden colocar en el futuro en perspectiva de la Absoluta, como en su momento ocurrió con Víctor Púa, que saltó de los chicos a los grandes ayudado por el subcampeonato Sub-20 de Malasia-1997.

AFP

 

COMENTAR
GUARDAR