Sampaoli y sus discusiones
Archivo

Sampaoli y sus discusiones

El DT de Chile discutió con un recogebolas, un policía y con Teófilo Gutiérrez.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
12 de octubre 2013 , 03:01 p.m.

Se movía imparable de un lado a otro en la zona técnica. Jorge Sampaoli parecía un león enjaulado. El entrenador de Chile no se quedó quieto un solo minuto durante el partido. Ni siquiera estuvo tranquilo cuando sus dirigidos ganaban 3-0 y estaban más cerca del cuarto que Colombia del descuento.

Exclamaba lamentos a los cuatro vientos. Llamaba a su asistente. Hablaba solo. Daba instrucciones a los once pupilos de la cancha y a los que estaban sentados en el banco. Nunca bajó la efervescencia. Se jugó un partido aparte.

Pero la pasión en la raya se le fue volviendo molestia con el transcurrir del encuentro de eliminatoria, principalmente en el segundo tiempo cuando Chile disminuyó su incesante ritmo y presión, y la selección Colombia se pellizcó e igualó 3-3.

A medida que Sampaoli notaba la reacción anfitriona y que el aliento de las 50 mil personas presentes en el estadio empezaba a hacer efecto, se descompuso.

Se quejó constantemente con el cuarto árbitro. Reclamaba por casi todo. El timonel argentino, discípulo de Marcelo Bielsa, se tomaba y se rascaba su cabeza rapada con desespero por el juez central, el brasileño Paulo César de Oliveira.

“Tuvimos un arbitraje mediocre. Hubo fallos arbitrales muy dudosos que ayudaron a que el estado anímico de los locales aumentara”, consideró Sampaoli después del partido.

Minutos antes, ya con el partido 3-3, le reclamó a un recogebolas que festejaba el gol de la paridad colombiana. Desde la tribuna de prensa se alcanzó a ver al chico que alzaba y agitaba sus brazos mientras veía la celebración de los jugadores colombianos.

Sampaoli se acercó, lo encaró y le dijo algo con vehemencia. El adolescente le contestó un par de palabras y se apartó.

Segundos después, cuando Teófilo Gutiérrez volvía a la mitad del campo tras festejar el penal ejecutado por Falcao que significaba el 3-3, Sampaoli entró en un rifirrafe con el atacante barranquillero. ‘Teo’ trató de alertar al árbitro, pero el brasileño no alcanzó a observar y reanudó el juego.

A esa altura, con la victoria esfumándose de las manos, el DT de Chile estaba iracundo. Apenas sonó el silbatazo final, en medio de la alegría y festejos de los anfitriones, se fue en busca de la terna arbitral.

No duró mucho su protesta y regresó raudo hacia los vestidores. En su camino apuntó contra un policía al que le manoteó y le gritó varias cosas. No se logró establecer exactamente por qué su molestia con el miembro de la fuerza pública.

En un conato de bronca que existió entre los asistentes técnicos de ambos equipo, Sampaoli y Pékerman mantuvieron la calma y no se vieron involucrados. Sin embargo, el hombre que tiene al seleccionado chileno aceitado y ofensivo, sí discutió con un recogebolas, un policía, Teófilo y con los árbitros.

Rafael Castillo Vizcaíno
El Tiempo

COMENTAR
GUARDAR