Pékerman bajo la óptica de Futbolred en el partido de la clasificación
Archivo

Pékerman bajo la óptica de Futbolred en el partido de la clasificación

El DT pasó de la impotencia al éxtasis, de la tristeza a la alegría. Un juego para recordar siempre.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
11 de octubre 2013 , 09:07 p.m.

José Pékerman pasó de vivir, dirigir y presenciar los peores 30 minutos de una Selección Colombia en años a una felicidad incontenible, única, tras clasificar al Mundial de Brasil 2014.

Su cara de asombro y su silencio fue la muestra del muy mal juego del equipo nacional en el primer tiempo. En cinco partidos dirigiendo como local nunca había recibido un gol en Barranquilla y en apenas 30 minutos sufrió tres anotaciones. Suficientes razones para dibujar un rostro serio, adusto en el entrenador de 64 años.

Pero su semblante cambió. Siempre con el pantalón negro y chaqueta del mismo color y con la inseparable camisa blanca cada vez que dirige, Pékerman, al igual que el equipo colombiano, fue otro en la segunda etapa.

Tras las variantes, con Macnelly Torres y Fredy Guarín en el campo de juego, Colombia ganó juego, tuvo el balón y demostró agresividad. La misma que se vio en el técnico del conjunto nacional cuando Teófilo Gutiérrez logró el descuento.

Pékerman, con los cachetes rojos de tanto hacer fuerza y dar indicaciones, además del calor, vibró con el segundo gol, con esa anotación de Falcao García en el polémico penalti sobre James Rodríguez.

Con el marcador 2-3 como fruto de sus variantes, luego de apostar por Stefan Medina y Abel Aguilar en donde eligió mal por el nulo aporte de dichos jugadores, el estratega argentino vivió el tercer gol de Colombia a todo pulmón. La igualdad llegó y Pékerman volvió a sentir el alma en su cuerpo.

La nueva y definitiva anotación del goleador del Mónaco de Francia sirvió para oír un nuevo rugido de gol, un grito histórico de gol que siempre será recordado.

Pékerman, que fue abrazado por todos y cada uno de los jugadores, festejó como nadie la clasificación. Luego, en la rueda de prensa, expresó sentirse orgullo de sus dirigidos, confesó que hace mucho no vivía el hecho de que un equipo levantara un 0-3 en contra para llevar el partido a un resultado final de 3-3. Colombia inscribió su nombre en el Mundial de la mano de José Néstor Pékerman, segundo entrenador argentino en clasificar al equipo nacional a una justa mundialista. Muy merecido.


Redacción Futbolred

COMENTAR
GUARDAR