¡Colombia está en el Mundial con un empate de película 3-3 ante Chile!
Archivo

¡Colombia está en el Mundial con un empate de película 3-3 ante Chile!

Logró la clasificación a Brasil-2014 con una igualdad de epopeya, tras ir abajo 0-3.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
11 de octubre 2013 , 09:08 p.m.

La Selección Colombia clasificó al Mundial de Brasil-2014, instaló su nombre en letras pintadas de amarillo, azul y rojo al empatar 3-3 ante Chile, en una actuación épica y tras una batalla inolvidable en la que clavó la bandera tricolor en el estadio Metropolitano con una dosis de amor propio sin parangón, porque al cabo del primer tiempo perdía 3-0.

Colombia vuelve a la máxima cita del fútbol después de 16 años y después de protagonizar una actuación memorable, como salida de la imaginación macondiana de Gabriel García Márquez, pues el baile y la paliza que recibió de su oponente en la primera parte, la convirtió en felicidad y alborozo tras exhibir una determinación sin igual.

Es de película este partido. Son 90 minutos para guardar en el corazón y la memoria para siempre. Por eso hay que recordarlo paso a paso, leer, oír y ver cómo es que la tarde del viernes 11 de octubre de 2013 se convirtió en una fecha histórica, en el mejor anticipo para la celebración del Día de la Raza en Colombia, porque así fue: un resultado obtenido con raza.

El peor primer tiempo de todos

La única sorprendida por el juego que hizo Chile desde el pitazo inicial pareció ser la Selección Colombia. Presión, achique, velocidad, concentración y unas ganas inmensas de ganar el partido fue lo que ofreció la escuadra dirigida por Jorge Sampaoli.

Con un 3-4-1-2 como módulo táctico elegido, Chile hizo ver mal a Colombia rapidito, porque además jugó así, velozmente, con verticalidad buscó con ansias el arco defendido por David Ospina.

La ‘Tricolor’, que se veía cansina y paquidérmica en la cancha del Metropolitano, que jugaba como si estuviera anestesiada, de pronto reaccionó a través de una jugada individual de James Rodríguez, quien robó la pelota por la izquierda, corrió a gran ritmo y tiró un centro a media altura al área. Teófilo Gutiérrez llegó, y solo frente al arco, tiró la pelota por encima. Una opción fallida imperdonable para un goleador de su talla.

Eso fue todo para Colombia en ataque en el primer tiempo. El 4-4-2 que propuso Pékerman resultó previsible para los chilenos, que no se amilanaron con la llegada del equipo local, ni con el aliento del público vestido de amarillo en las tribunas, sino que se abalanzaron sobre la puerta de Ospina como un huracán.

Entonces vinieron los errores individuales de Colombia y los goles de Chile. A los 17 minutos, Amaranto Perea regaló la pelota delante de la media luna, Valdivia la dominó y le metió un pase certero a Eduardo Vargas, quien fue derribado por Ospina. Penalti claro como el agua. Cobró nada menos que Arturo Vidal y con un disparo seco y fuerte, pegado al palo derecho del arco, decretó el 1-0.

Silencio sepulcral en el Metropolitano. Colombia ahí sí que se vio sorprendida y sin ninguna reacción. Mientras unos se miraban con otros, buscando una explicación, Alexis Sánchez hizo una de las jugadas que lo tienen como figura del Barcelona de España, dejó sembrado a Stefan Medina y apenas tres minutos más tarde amplió la cuenta a 2-0.

Ahí mismo se le vino la noche a la ‘Tricolor’, que se vio peor que nunca en toda la eliminatoria, mientras Chile lució gigante y a partir de entonces se dio un festín con baile incluido en la tierra del carnaval y en una cancha sagrada que estaba profanando.

El juego rápido y a un toque, la salida impetuosa por las bandas y la habilidad de Arturo Vidal y Alexis Sánchez, principalmente, volvían trizas a Colombia en defensa. Así, a los 29 minutos, Sánchez repitió y luego de un tiro de esquina amplió la cuenta a 3-0 para Chile. Ya no era baile, sino paliza, lo que recibía el equipo de José Pékerman.

El empate de la epopeya

Había que empezar a rezarle a la Virgen María y a todos los santos para que hubiera un ganador en el partido entre Ecuador y Uruguay, en Quito. Por fortuna divina, los ecuatorianos marcaban el 1-0 y aún con baile y paliza en contra, Colombia obtenía por ahora la anhelada clasificación al Mundial.

Para el segundo tiempo, Pékerman ordenó dos cambios: Fredy Guarín entró por Stefan Medina y Macnelly Torres por Abel Aguilar. Juan Guillermo Cuadrado bajó a jugar de lateral derecho y el técnico de Colombia les dio la razón, con esa sustitución, a los que lo criticaron por volver a incluir de titular al joven jugador de Atlético Nacional, como lo había hecho ante Uruguay.

Colombia mantuvo el 4-4-2 y se vio con amor propio. Pero en el fútbol esto generalmente no basta cuando un equipo es tan superior al otro y la diferencia en el marcador tan abultada, como en el primer tiempo.

Chile, tal vez al verse ganador por goleada, quizá porque el fuerte ritmo de la etapa inicial le empezó a pasar factura, o también el calor y la humedad de Barranquilla, reguló su juego, bajó el impulso y además se quedó con diez jugadores por la expulsión de Carlos Carmona, por doble amarilla.

Enseguida, ‘Teo’ se desquitó y con un potente zapatazo cruzado metió el primer gol de Colombia a los 23 minutos. Entonces se escuchó un rugido en el Metropolitano y la afición se despertó de la anestesia y el desencanto en el que la tenía Chile.

El segundo rugido lo gritó primero que todos el ‘Tigre’ Falcao, quien cobró con rabia y clase a la vez un penalti tras una falta sobre la fiera más brava que ya tenía Colombia, James Rodríguez. ¡Gooooooollll! gritamos todos los colombianos, que empezábamos a soñar con el empate, porque se trataba de Colombia, sí, de esta Selección y de este país en el que sucede lo impensado o lo imposible.

El partido se convirtió nada menos que en una historia macondiana, porque James, el más joven de Colombia en la cancha, pareció el más veterano y sin duda fue el más bravo de todos. Con una determinación increíble volvió a encarar, pisó el área y de nuevo fue derribado. Penalti, sí. Era el del empate que parece triunfo, era para convertir el resultado en leyenda y clasificar al Mundial sin necesidad de rezarle a nadie.

A los 38 minutos se oyó el tercer rugido en el Metropolitano.¡Gooooooooooooollllll! De nuevo cobró Falcao. El 3-3 ya no era ilusión, era realidad. La gesta estaba hecha. La leyenda se empezaba a escribir. El empate parecía triunfo, el partido era de película y, tras el pitazo final, llegó el rugido que unió a 47 millones de colombianos en un abrazo inolvidable e histórico: el de la clasificación a Brasil-2014.

Ficha Técnica

Colombia (3): David Ospina; Stefan Medina (Macnelly Torres), Amaranto Perea, Mario Yepes, Pablo Armero; Abel Aguilar (Fredy Guarín), Carlos Sánchez (Carlos Bacca), Juan Guillermo Cuadrado, James Rodríguez; Radamel Falcao y Teófilo Gutiérrez. DT: José Pékerman.

Goles: Teófilo Gutiérrez (69’), Radamel Falcao (75’y 84’, ambos de penalti)

Amonestados: Juan Cuadrado, David Ospina, Pablo Armero, Fredy Guarín, Mario Yepes, Radamel Falcao.

Chile (3): Claudio Bravo; Gary Medel, Marcos González y Gonzalo Jara; Carlos Carmona, Arturo Vidal, Mauricio Isla (José Rojas), Eugenio Mena, Jorge Valdivia (Jean Beusejour); Alexis Sánchez y Eduardo Vargas (Francisco Silva). DT: Jorge Sampaoli.

Goles: Arturo Vidal (18’, de penalti), Alexis Sánchez (21’ y 29’)

Amonestados: Mauricio Isla, Francisco Silva.

Expulsado: Carlos Carmona.

Notas:

- Colombia trabajará este sábado a las 9 de la mañana en la Autónoma y luego viajará a Asunción sobre las 2 de la tarde para el juego final de las Eliminatorias ante Paraguay el martes 15 de octubre.

- Falcao García y Juan Guillermo Cuadrado tras las amarillas recibidas ante los chilenos, no podrán jugar por acumulación de tarjetas el compromiso del martes a las 6:30 de la tarde hora de Bogotá, 7:30 de Asunción.

GABRIEL BRICEÑO FERNÁNDEZ
Editor de Futbolred.com
Enviado especial a Barranquilla
gabbri@eltiempo.com
En Twitter: gabbritter

COMENTAR
GUARDAR