¿De vuelta al Mundial, en qué no puede fallar Colombia? (opinión)
Archivo

¿De vuelta al Mundial, en qué no puede fallar Colombia? (opinión)

El vedetismo y creerse más de lo que se es, dos cosas que debe evitar la Selección en Brasil-2014.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
13 de octubre 2013 , 09:58 a.m.

En medio de la felicidad y el alborozo que nos produce la clasificación de la Selección Colombia al Mundial de Brasil-2014, entre el goce por lograr el objetivo de estar de nuevo en la máxima cita del fútbol, tras 16 años de ausencia, hay que mantener los pies en la tierra y desde ya empezar a vislumbrar lo que puede ser la mejor actuación histórica del equipo en el torneo.

De los errores se debe aprender y las experiencias en los cuatro mundiales anteriores en los que ha participado Colombia dejaron enseñanzas que se deben aplicar para que Falcao y su corte se luzcan de principio a fin en territorio brasileño.

Por lo tanto, desde esta columna se ponen sobre el tapete cinco puntos de lo que no le sirve a la Selección para estar en el Mundial, de lo que no debe hacerse, de los errores que no se pueden volver a cometer. Todo esto, con la finalidad de evitar fracasos y malos momentos.

1. Evitar el vedetismo. Perder las proporciones, levitar o ‘agrandarse’ son factores que deben evitarse porque dañan el ambiente del grupo. La mentalidad sana y objetiva se acaba. Así les pasó en los mundiales de Estados Unidos-94 y Francia-98 a varios jugadores de la Selección, principalmente a Faustino Asprilla, Freddy Rincón y Adolfo el ‘Tren’ Valencia.

Cabe recordar que el ‘Tino’ fue expulsado de la Selección después del primer partido del equipo en el Mundial de Francia, por indisciplina; que Rincón insultó a Maturana delante de la prensa internacional y luego se fue a las manos con Harold Lozano; en un entrenamiento, en Estados Unidos-94; así mismo, el ‘Tren’ Valencia pensaba más en su costoso reloj Rolex de oro que en jugar bien y aportarle a la Selección. En todos los casos fue por culpa del vedetismo.

2. Creerse más de lo que se es. Antes del Mundial de Estados Unidos-94, varias de las grandes personalidades del fútbol dieron a Colombia como favorita, dijeron que podía ser campeona del mundo. Pelé, Franz Beckenbauer y César Menotti, entre otros, le entregaron ese calificativo a la ‘tricolor’, lo que desató una oleada de favoritismo que rompió las proporciones e hizo que muchos jugadores de entonces, y algunos miembros del cuerpo técnico, se la creyeran. El fracaso fue rotundo.

3. Preparación desmedida. Para el mundial de Estados Unidos-94, la Selección realizó una gira internacional de preparación que saturó al equipo y lo hizo llegar sin la forma indicada al torneo. Esta gira tuvo más motivos comerciales, económicos y de patrocinadores que de fútbol, por lo que el norte se perdió y mentalmente hubo saturación entre los jugadores y el plantel en general.

4. No preocuparse por los rivales. Antes del debut en Estados Unidos-94, como previo del partido frente a Rumania, el entonces técnico de la Selección Colombia, Francisco Maturana, dijo que eran los rivales los que tenían que preocuparse por Colombia, y no al revés. “Venimos con el vestido indicado para la fiesta de gala y queremos conquistar a la mujer más hermosa de la fiesta”, dijo ‘Pacho’ para ponerle el moño a sus desatinadas declaraciones. Eran otros tiempos, pero nos fue como perros en misa.

5. Elegir a los que mejor estén. Aunque siempre hay una base y el grupo de jugadores se forma y se fortalece como tal en las eliminatorias, que son tan duras como desgastantes, el cuerpo técnico debe llevar al Mundial a esa base, pero sin ‘casarse’ con jugadores que -puede llegar a pasar- se lesionen, se enfermen o estén en un bajo nivel de forma. Eso lo cobra sin piedad un Mundial. En Francia-98, Hernán Darío ‘Bolillo’ Gómez se la jugó con varios históricos que ya estaban en el ocaso. Total, no se pudo pasar de la primera fase…

GABRIEL BRICEÑO FERNÁNDEZ
Editor de Futbolred.com
gabbri@eltiempo.com
En Twitter: @gabbritter

COMENTAR
GUARDAR