Sara y Angie, pequeñas gigantes de Colombia Sub-17
Archivo

Sara y Angie, pequeñas gigantes de Colombia Sub-17

Sara Pulecio y Angie Rodríguez son algunas de las figuras de la Selección que avanzó al Mundial.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
04 de octubre 2013 , 03:24 a.m.

Aunque son muy jóvenes, Sara Pulecio y Angie Rodríguez, figuras de la Selección Colombia Sub -17 que recientemente se trajo el cupo para el Mundial de Costa Rica 2014, ya saben lo que quieren y construyen su camino para lograr su sueño: ser futbolistas profesionales. (Selección Colombia femenina Sub-17 clasificó al Mundial)

Detrás de su fachada de niñas tiernas y consentidas, Sara y Angie muestran gran madurez dentro y fuera de las canchas y con la disciplina que impone una actividad tan exigente como el fútbol, trabajan cada día para superarsey convertirse en profesionales.

Han tenido que aplazar sus estudios, viajar constantemente y vivir momentos importantes lejos de sus familias y en concentraciones de hotel. Como la pequeña Sara, quien cumplió sus quince añitos el pasado viernes 27 de septiembre, en Asunción.

“No me sentí triste porque mis compañeras me lo celebraron. Me partieron la torta y hasta bailamos el vals con el ‘profe’ (Felipe Taborda) y con los preparadores, ahí en el comedor del hotel. Fue muy especial y además tuve el mejor regalo de todos: la clasificación al Mundial”, dice con orgullo Pulecio, quien a pesar de que ya viaja por el mundo mostrando talento con el balón, sigue siendo la ‘niña de papá’.

Del tetero al balón

“A ella no le gustaban las muñecas. Cogía todos los juguetes a patadas y todas las cosas de la casa”, dice Clara Inés Correa, la madre de Angie Rodríguez, la artillera del equipo y responsable de marcar el gol de la clasificación al mundial.

“Cuando era una bebé se paraba en frente del televisor, cuando estaba viendo partidos y me preguntaba que de qué equipo somos. Yo le dije que de Millos, pero se me volvió de Santa Fe”, dice Francisco Pulecio, padre de Sara, recordando la atracción que su niña siempre ha demostrado por el balón.

Gracias a esas habilidades que desde pequeña mostró con ‘la pecosa’, pronto Sarita, la menuda bogotana, se convirtió en una sensación dentro de las canchas. De la mano del ‘profe’ Ricardo Rozo participó en varios torneos infantiles e hizo carrera hasta llegar a la Selección de Bogotá y a la tricolor. “Sarita hizo a los 12 años lo que yo no he podido hacer a los 30: jugar en el Olaya Herrera”, dice el orgulloso progenitor de Pulecio, la ‘chiqui’, la consentida del equipo.

El recorrido de Angie fue parecido. Armada con una potente zurda, la niña nacida en Facatativá empezó a recorrer el departamento jugando con el balón. Precoz para el fútbol y para el estudio. Con apenas 16 años, Angie tiene que alternar su actividad deportiva con su carrera de Licenciatura en Ciencias del Deporte. “Es duro. me ha tocado aplazar el semestre varias veces, pero el objetivo es seguir sacando la cara por el país”, dice la Rodríguez.

Estas dos niñas, que comparten la pasión por la camiseta y la disposición y la disciplina para lograr sus sueños, dejan atrás la ternura y la suavidad que las caracteriza, y se convierten en unas ‘fieras’ detrás del balón. Ellas son las nuevas ‘Superpoderosas’.

Nicolás Rodríguez
Especial para DeporMÍO

Nos tocó sufrir

El Suramericano de Paraguay fue un torneo muy disputado, un torneo muy difícil, nos tocó sufrir mucho para poder lograr la clasificación, pero bueno, a Dios gracias, mejoramos la participación del año pasado y nos trajimos a casa el tiquete para el Mundial de Costa Rica 2014.

Ese era nuestro objetivo y dimos todo para lograrlo. Hubo momentos muy complicados como los partidos contra Venezuela. Fueron encuentros muy duros en los que estuvimos ganando casi todo el tiempo y al final nos ganaron, pero bueno, ese es el fútbol y de eso hay que aprender también.

Para manejar a un grupo como este es clave manejar la parte emocional de las niñas. Eso es lo más importante porque son adolescentes y están en un proceso de formación deportiva y personal.

Yo creo que el camino al éxito es la disciplina y el orden, cuando se trabaja con adolescentes hay que inculcarlesvalores y otras cosas que son diferentes a lo futbolístico. Ha sido un proceso muy interesante y ya empezamos a ver los resultados. Somos como una gran familia.

 

Felipe Taborda, DT de Selección Colombia feminana Sub-17

COMENTAR
GUARDAR