Boyacá Chicó ya no mete miedo en Tunja, cayó 1-2 con Alianza Petrolera
Archivo

Boyacá Chicó ya no mete miedo en Tunja, cayó 1-2 con Alianza Petrolera

Fredy Machado y Diego Chica, en arco propio, marcaron los goles del equipo barramejo.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
26 de septiembre 2013 , 06:11 p.m.

De nuevo Boyacá Chicó volvió a morder el polvo de la derrota en su propio patio y de paso selló, prácticamente, la prematura eliminación de la semifinal del rentado nacional ante un Alianza Petrolera, que jamás renunció al ataque y que por su agresividad ofensiva se llevó tres puntos de un campo tan complicado como el de La Independencia. Este fue el sexto partido en casa de los dirigidos por Alberto Gamero y solo ha ganado un partido.

Un lacónico (1-2) en contra de las huestes ‘ajedrezadas’ que le dejan con escasas posibilidades de seguir con vida en lo que resta del campeonato y que le obliga al entrenador, Gamero, desde ya a realizar una reingeniería para retomar el camino de la victoria como sucedía en anteriores campeonatos.

Justa, meritoria y bien trabajada fue la victoria del conjunto petrolero que supo aguantar los embates del rival y al final, en un descuido enorme de la zaga boyacense, aprovechó los espacios para lograr el segundo tanto de la noche e irse gananciosos a tierras santandereanas.

Sin proponérselo el visitante fue mucho más que el dueño de casa que, por varios pasajes del encuentro, pareció extraviarse del libreto propuesto por el samario Alberto Gamero a quien se le vio demasiado molesto desde la zona de traslado.

Y no era para menos, ya que el cuadro petrolero siempre buscó el arco del holandés Andre Krul, quien fue baluarte esencial para mantener el cero en su arco en los primeros 45 minutos del juego.

El onceno ajedrezado se volvió reiterativo en el juego en corto, sin cambios de frente y de ritmo que lo hicieron fácilmente predecible por parte del rival, que cada vez que tuvo el balón en su poder llevó peligro sobre la cabaña boyacense.

A medida que transcurrían los minutos, el juego resultó demasiado deslucido en el que Boyacá Chicó no tuvo el jugador que llevara al equipo con claridad y que, además, fuera capaz de romper el cerrojo defensivo de los santandereanos. Sin embargo, Alianza fue más práctico en la transición de defensa ataque y allí logró varias aproximaciones con sello de gol.

En ese quehacer ofensivo sobresalieron los disparos de Julio Mora y de Michael Rangel, quien se conviertió en el atacante más punzante, tan fue así que a los 24 minutos dejó en el camino al marcador central Jhonny Mostasilla y logró sacar un derechazo cruzado que se deslizó sobre el palo izquierdo del arquero Krul.

Sobre los 32 se presentaron las mejores acciones del 'ajedrezado' en la zona ofensiva. Remate de media distancia de Edwin Móvil que obliga a la estirada del meta Ricardo Jerez y segundos después Javier Sanguinnetti, de frente al arco, sacó un disparo que pasó muy cerca del travesaño. Al cierre de la primera fase fue Mora, quien en un desplazamiento rápido superó la línea defensiva y culminó la expedición ofensiva con un remate que exigió a Andre Krul.

Apenas se acomodaban los dos oncenos para la etapa de complemento y a los cinco minutos Boyacá Chicó generó dos aproximaciones ofensivas. La primera tras un centro en diagonal que Luis Núñez no alcanza a puntear el balón frente a las barbas del guardameta quien la envía a la línea final. Luego, Edwin Móvil cobró desde la esquina una falta, el balón aterrizó en el área y Alex Osorio, quien aprovechó el rebote y con un remate con la punta de su guayo acomodó su primer gol como profesional.

Eso sí, la alegría 'ajedrezada' duró muy poco, pues a los 10 minutos en el cobro de un tiro de esquina, Freddy Machado logró conectar un remate para acomodar el tanto del empate ante la pasiva mirada de los defensores que se quedaron atornillados al césped.

Con el tanteador en tablas, llegaron al campo los artilleros Cristian Alexandrini y Jairo Castillo y dejaron el rectángulo Osorio y Gordillo, con el atenuante de correr ciertos riesgos en el centro del campo al sacrificar a un volante de primera línea, de marca.

En medio de la angustia y el desespero de los boyacenses, el campo se inclinó a su favor en una herradura en la que los balones continuos al área se volvieron una constante, pero a la vez facilitaron la labor de los zagueros centrales y del mismo guardavallas Ricardo Jerez, quien se conviertió en figura del partido por su seguridad y ubicación que le permitieron sortear con éxito varias balones que iban con destino de red.

Boyacá Chicó lo intentó por todos los medios, pero se notó la incapacidad del plantel para superar la sólida defensa aliancista que en ningún momento se vio superado por el constante bombardeo a que se vio expuesta en los últimos 10 minutos del compromiso.

Y cuando el reloj estaba por marcar el final del juego, se presentaron dos acciones de gol para cada bando. Primero, un sobrebio cabezazo del 'Tigre' Castillo que obligó a una zambullida espectacular de Jerez. Y enseguida se armó un punzante contraataque con Michael Rangel y Freddy Machado, quienes agarraron mal parado al elenco a cuadros y en la propia raya fue Diego Chica quien -por tratar de desviar el esférico-, terminó metiéndola en su propio arco y así entregarle los tres puntos a su rival.

Una derrota dolorosa para Boyacá Chicó que no cumple una buena campaña y que se quedó con nueve puntos luego de once jornadas; por su parte Alianza Petrolera festejó la victoria de gran forma ya que ahora tiene 14 unidades, se acerca al grupo de los ocho mejores y ase aleja de la zona de descenso directo. Un triunfo clave para los dirigidos por Guillermo Berrío.


Ulises Ortega
Especial para El Tiempo
Tunja

COMENTAR
GUARDAR