Mario González, un hombre tímido que se rebela en la cancha
Archivo

Mario González, un hombre tímido que se rebela en la cancha

El volante bogotano desde pequeño prefirió la pelota y los guayos en lugar de los cuadernos.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
23 de septiembre 2013 , 03:46 p.m.

Mario González, el sencillo, tímido y tranquilo jugador de 30 años, que en su infancia demostró que le iba mejor con los guayos que con los cuadernos, y que desde los 3 coleccionaba diferentes camisetas de futbol, llegó al mundo el 30 de agosto de 1983 en Bogotá y se crió en el seno de una familia humilde, en la localidad de Bosa.

A los 8 años ya quería vivir en el mundo de las gambetas, los pases y los goles, ya sentía el deseo de ser una estrella dentro de las canchas. A los 14, ‘Marucha’, como es conocido por su nombre, le dio rienda suelta a su ilusión de ser un futbolista profesional.

A la edad de 21, la familia recibió una gran sorpresa: Mario tenía la gran oportunidad de aparecer en el profesionalismo con Independiente Santa Fe, club que confió en sus habilidades como volante de creación.

Fue en el equipo ‘cardenal’ donde se estrenó y demostró el don de su pierna derecha, ese de pases de filigrana y remates de larga distancia que le dieron varías alegrías a la parcial santafereña. Lamentablemente, el equipo no pasaba por sus mejores momentos y tuvo que buscar gloria en otros lados.

La vida de Mario González tomó un rumbo diferente. En el 2006 se fue a probar suerte al equipo venezolano Trujillanos, donde jugó esa temporada. Posteriormente, regresó al ‘Expreso Rojo’ para ir después al Atlético Bucaramanga y retornar al club ‘albirrojo’, con el que conquistó el único título de su carrera: la Copa Postobón del 2009.

Con su nueva posición como volante mixto, Mario llamó la atención del técnico Juan Carlos Osorio y fue transferido al Once Caldas, equipo en el que militó del 2011 hasta el primer semestre de 2013. Con los albos se destacó como un jugado integral, que pensó siempre de manera colectiva para el equipo. Finalmente, en este semestre arribó a Millonarios, club del que es hincha.

Vestido de azul y blanco, con ganas de triunfar con el equipo de sus amores, el pasado 26 de agosto recibió la mala noticia de sufrir de leucemia, enfermedad en que la sangre produce de manera descontrolada glóbulos blancos que afectan el sistema inmunológico.

Tras esta difícil situación, sus familiares amigos, hinchas y toda la familia del fútbol colombiano le han dado un mensaje de ánimo, apoyo y sobre todo de mucha fe para emprender la bartalla contra su enfermedad, para que gane el partido más difícil de su vida.

Su mamá, la señora Luz Marina, recuerda momentos especiales de la infancia de ‘Marucha’. Ella afirma que de muchacho nunca hizo ningún daño por estar jugando fútbol y que era un niño apasionado, que sabía que lo que más quería en la vida era estar dentro de una cancha.

Su esposa, Katherine, sus padres y familiares no han dejado ni un instante de acompañarlo y apoyarlo, al igual que hacen con Matías, su pequeño hijo de tres años.

Desde el mismo día en que Millonarios informó que Mario sufre de leucemia, los mensajes no han parado de llegar dándole fuerza y destacando su gran valentía para enfrentar este momento tan difícil. Algunos de los mensajes más representativos de sus cercanos se expresan así: “Aquí no hay camiseta, hay una unión fraterna del fútbol colombiano que se une para desearle una pronta recuperación a Mario González”. #FuerzaMario

Sus colegas y excompañeros de los diversos equipos lo han acompañado en este momento y por medio de los partidos le expresan su más sincero apoyo. Con camisetas, mensajes, frases, imágenes y muchos elementos le recuerdan a Mario lo valioso que es para el fútbol colombiano contar con un jugador como él.

Fuerza Mario, se escucha en las voces de los colombianos que oran sin cesar para que este episodio salga con buenos resultados y ‘Marucha’ le gane el partido al cáncer.

Redacción Futbolred.com

COMENTAR
GUARDAR