Arturo Boyacá explica las razones de su partida del Quindío
Archivo

Arturo Boyacá explica las razones de su partida del Quindío

El estratega reveló los motivos de su dimisión al cargo que asumió este semestre.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
23 de septiembre 2013 , 06:57 p.m.

Tres meses y cinco días no le alcanzaron a Arturo Boyacá para cambiar el rumbo del Deportes Quindío. Hoy, nueve días después de haber conseguido su primera victoria en la Liga, el técnico bogotano le dijo adiós al onceno cuyabro.

Boyacá consideraba la posibilidad de renunciar desde hace 12 días, pero no tomó la decisión por la petición de Hernando Ángel, dueño del plantel ‘cafetero’. Tras la goleada (0-5) sufrida el pasado domingo ante Cali en Armenia, el estratega decidió no seguir en la tortura.

“Anoche mismo, después del partido frente Cali, llamé a don Hernando y no me contestó. Lo llamé cinco veces esta mañana y tampoco pude hablar con él. En la tarde ya pudimos conversar y le dije que renunciaba de manera irrevocable”, comentó.

En la tabla del descenso, Quindío está en zona de promoción con 105 unidades, una más que Cúcuta que es el último. Huila tiene 106 puntos en el puesto 16.

Mientras el asistente técnico César Torres se prepara para dirigir a los quindianos, Arturo Boyacá cierra el ciclo a la espera de una nueva oportunidad; un hombre de fútbol no resiste estar mucho tiempo por fuera de las canchas.

¿Qué motivó su renuncia?

No es una renuncia impulsiva por el calor del resultado frente a Cali. Hace 12 días estuve en Cali y hablé con don Hernando para comunicarle mi intención de renunciar, pero él me pidió que me quedara, que lográramos una victoria y la situación se componía.

¿Se componía la situación?

Aquí hay unos problemas estructurales que no permiten que los jugadores y el equipo en general tengan las condiciones mínimas para desarrollar un buen trabajo. Nosotros no logramos cambiar eso.

¿Cómo cuáles?

Es muy complicado por ejemplo viajar en bus, ida y regreso, para jugar en Medellín. El martes jugamos con Nacional y comimos en un lugar cualquiera y llegamos aquí a las 5:00 de la mañana. El equipo estaba reventado.

¿Queda tranquilo con la renuncia?

Tengo un poco de dolor, pero estoy tranquilo porque aporté e hice lo humanamente posible por modificar la situación. Sigo creyendo que futbolísticamente el equipo tiene con qué mejorar y cumplir el objetivo de salvar la categoría.

¿Qué le dijo Hernando Ángel?

Que hablara con los muchachos, que no renunciara. Yo me reuní con ellos y les expresé que hasta este lunes era su técnico. Hubiera sido bueno contar allí con la compañía de algún directivo.

¿Cómo fue la noche de domingo?

Fue larguísima, interminable como el segundo tiempo frente a Cali. Con la almohada tomé la decisión. Cuento con gente muy querida, conocedora de fútbol, y sus consejos siempre me ayudan para tomar las decisiones.

¿Es su peor momento como técnico?

Me dolió mucho, pero eso no fue un accidente. Yo hasta le decía al juez de línea, como en el minuto 35 del segundo tiempo, que le dijera al central que acabara el partido. En el primer tiempo no se jugó mal, pero en el segundo había jugadores sin respuesta que no podían controlar aspectos que habíamos anticipado, que no tenían la capacidad para resolver esos inconvenientes.

¿Se arrepiente de haber llegado al Quindío en estas circunstancias?

No, de nada en absoluto. Yo siempre fui consciente del reto. Lo nuevo para mí fue encontrar un ambiente tan hostil frente a una institución. Hicimos actividades para cambiar el panorama, para crear una sinergia positiva en el ambiente, pero no se pudo hacer en tan poco tiempo.

¿Qué es lo positivo de su paso por Armenia?

El aprendizaje. Cuando uno está en dificultades se aprende a ser recursivo. Aquí el discurso tocaba modificarlo a diario para levantar el ánimo de los jugadores.

¿Se sintió maltratado?

No. Yo agradezco a todas las personas. Donde busqué apoyo siempre lo encontré, me abrieron las puertas. Creo que falta es más unión para construir una familia.

¿Qué consejo le da al técnico que llegue?

Por lo que viví le aconsejaría mejor a los directivos, aficionados y medios de comunicación que se unan y logren ser productivos. A veces no es suficiente el trabajo del técnico, necesita ayuda. A don Hernando le tienen que ayudar más sus empleados en Armenia.

¿Qué viene para Arturo Boyacá?

Cerrar este ciclo; espero que no se demore mucho. Luego, compartir con mi familia y después con cabeza fría buscar otra posibilidad para dirigir en el fútbol.

Jhon Mario Zuluaga Morales
Para EL TIEMPO
Armenia

COMENTAR
GUARDAR