En lo táctico, Pékerman sorprendió pero arriesgó el triunfo
Archivo

En lo táctico, Pékerman sorprendió pero arriesgó el triunfo

Un partido de altibajos en la estrategia fue lo que nos mostró frente a Ecuador el DT de Colombia.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
06 de septiembre 2013 , 02:29 p.m.

Ecuador fue más tácticamente que Colombia hasta el gol de James Rodríguez, a la media hora de juego. El 4-2-3-1 que dispuso el técnico del equipo, Reinaldo Rueda, maniató a los de José Pékerman durante este lapso y además le ganó los costados de la cancha, especialmente el izquierdo, por donde Jéfferson Montero le dio un baile increíble a Camilo Zúñiga.

Colombia, que dispuso el 4-4-2 clásico de Pékerman durante toda la eliminatoria, no tenía la pelota y tampoco podía generar juego de ataque porque Macnelly estaba retrasado, James no entraba en el circuito y solo Teófilo, que bajaba a volantear, era quien tenía alguna claridad para generar fútbol ofensivo, mientras Falcao corría en diagonales y por todo el frente del área ecuatoriana, pero estaba peleado con el balón y perdía con el estricto marcaje de los centrales.

Sin embargo, a los 27 minutos el partido cambió. Fue en ese momento que el árbitro, Éver Lopes, expulsó con tarjeta roja directa al zaguero central ecuatoriano Gabriel Achilier por falta sobre ‘Teo’. Era el último hombre.

Y Colombia aprovechó bien ese hombre menos de Ecuador, así el volante Cristian Novoa bajara a tapar el hueco cuando Colombia atacaba. Pero llegó tarde en el remate de Falcao que soltó el arquero Máximo Banguera y que James tomó para marcar el 1-0.

Tras la anotación colombiana, Ecuador no tuvo reacción táctica y se vio sometido al impulso anímico y futbolístico del combinado local, que cerró mejor el primer tiempo y controló la ventaja sin afugias.

Cuadrado, para maniatar a Montero

Pékerman sorprendió con el cambio que hizo para el comienzo del segundo tiempo: entró a Juan Guillermo Cuadrado y sacó a Abel Aguilar, con lo que mantuvo el 4-4-2 pero con Macnelly retrasado para ayudar a Carlos Sánchez en la primera línea de volantes, en una labor de sacrificio, mientras Cuadrado estuvo bien abierto por la banda derecha y James hizo lo propio por la izquierda.

Este cambio tuvo la misión de atacar con Cuadrado, aunque así mismo maniatar a Montero en su salida después del festín que se dio en el primer tiempo. En Ecuador entró Jorge Guagua por Édison Méndez, un jugador con más dinámica. Y a ambos equipos les funcionó. Al local, porque el jugador de la Fiorentina desbordó y generó opciones de gol. Al visitante, porque se vio más ordenado y no hizo notar el jugador menos que tenía.

Colombia ganó más, con ese cambio pues forzó la salida de Montero en Ecuador, pero también perdió porque el sacrificio de Macnelly no sirvió y en el círculo central de la cancha, el visitante se tomó confianza, mandó y desde allí metió en el arco a Colombia al menos durante 20 minutos.

Pékerman se dio cuenta del error y mandó a la cancha a Alexánder Mejía por Macnelly, quien ya estaba agotado. Este cambio le dio equilibrio a Colombia, que recuperó la pelota y le puso al partido el ritmo que quiso.

El triunfo se consiguió, aunque de nuevo con sufrimiento por la apuesta arriesgada de José Pékerman. Quizás el DT aplicó la frase de vida: “Quien no arriesga, no gana”.

GABRIEL BRICEÑO FERNÁNDEZ
Editor de Futbolred.com
Enviado especial a Barranquilla
gabbri@eltiempo.com
En Twitter: @gabbritter

COMENTAR
GUARDAR