Colombia debe darse por bien servida con triunfo ante Serbia (Opinión)
Archivo

Colombia debe darse por bien servida con triunfo ante Serbia (Opinión)

Lo buelo y malo que dejó el 1-0 de la Selección de cara al partido de la eliminatoria con Ecuador.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
14 de agosto 2013 , 04:41 p.m.

Varias sensaciones, buenas y malas, me dejó el partido que la Selección Colombia le ganó 1-0 a la de Serbia, este miércoles en Barcelona, que extendió a cinco el invicto en lances preparatorios de la era de José Pérkerman al frente del combinado tricolor.

Empecemos por lo bueno...

1- La confianza del equipo. Esta Selección Colombia ya se la cree. Con o sin Falcao, con o sin Yepes, con o sin Teófilo, el equipo sabe a lo que juega, se le nota la identidad en la cancha. Esta vez, con seis modificaciones en la formación, hechas por Pékerman en el segundo tiempo, hubo pocas fisuras en el andamiaje colectivo. Eso es muy importante para rematar la eliminatoria mundialista y conseguir la anhelada clasificación al Mundial de Brasil-2014.

2- El respeto por la pelota. Contra Serbia se notó nuevamente que esta Selección Colombia quiere jugar bien y además con buen trato de la pelota, sin reventarla, sin jugar de punta y de para arriba, sin rifarla ni entregarla de cualquier modo. Hubo una acción colectiva en el primer tiempo, a un toque, entre cinco jugadores, que debió terminar en gol de Juan Guillermo Cuadrado. Fue fantástica la forma de avanzar al ataque y de hacerle daño al rival.

3- El sacrificio de la mayoria. Casi todos los que jugaron contra Serbia demostraron solidaridad con el compañero en las funciones tácticas, en los relevos, las coberturas y los movimientos para ocupar los espacios. Fue de un gran sacrificio lo que hizo especialmente Jackson Martínez, quien se corrió por las puntas para arrastrar marcas y dejarle el puesto de centrodelantero a Luis Fernando Muriel inicialmente y luego a Carlos Bacca. Solo al final ocupó su lugar de goleador y allí se gestó la jugada que felizmente culminó con el tanto de Fredy Guarín.

Ahora lo malo...

1. El hueco entre volantes de primera línea y defensas centrales. Este es el principal defecto de esta Selección Colombia. Carlos Sánchez y Abel Aguilar quieren recuperar la pelota siempre con pulcritud y clase, pero muchas veces llegan tarde a la marca o sin la dinámica suficiente para taponar la salida del rival, en este caso Serbia, que llegó a zona de definición más veces que la 'tricolor' y tuvo más disparos directos al arco. No son 'los malos de la película', de esos jugadores que raspan al rival, que se hacen sentir y son clave en un buen equipo de fútbol. Además, los defensas centrales (Carlos Valdés y Aquivaldo Mosquera, que luego le dejó su puesto a Mario Yepes) se vieron por momentos lentos, imprecisos e incómodos.

2. Se notó la ausencia de Falcao. El ataque de Colombia, definitivamente, es uno con Falcao y otro sin él. Frente a Serbia, ninguno de los delanteros estuvo fino para anotar, aunque también es cierto que la nueva temporada apenas comienza para ellos, que juegan en Europa, y se nota que aún no están al tope en lo físico y futbolístico. Esperamos y creemos que, a tres semanas de enfrentar a Ecuador, llegarán mucho mejor. Pero que no le vaya a pasar nada malo al 'Tigre'...

Lo bueno y malo a la vez...

1. David Ospina, de nuevo figura. Está muy bien que el golero antioqueño del Niza de Francia se luzca cada vez que pueda y que ataje de todo. Contra Serbia tuvo tres intervenciones sensacionales, que evitaron la caída de su valla. Sin embargo, esto confirma que hay fallas de marca y que la Selección se alarga entre volantes y defensas cuando se enfrenta a rivales rápídos y potentes, como el combinado balcánico, y como Ecuador. No es que en el juego de este miércoles la pelota llegara repetidamente al arco de Colombia por los ventarrones de agosto; fue por las flaquezas en marca que hay entre la zona de volantes y la defensiva. En este aspecto hay que tomar correctivos cuanto antes.

GABRIEL BRICEÑO FERNÁNDEZ
Editor de Futbolred
gabbri@eltiempo.com
En Twitter: @gabbritter

COMENTAR
GUARDAR