"En el fútbol colombiano hay felicidad en el camerino": Michael Ortega
Archivo

"En el fútbol colombiano hay felicidad en el camerino": Michael Ortega

El volante no ve su llegada al Junior como un retroceso sino como una gran oportunidad.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
30 de julio 2013 , 03:14 a.m.

Michael Ortega no reniega del fútbol de Europa, pero tampoco lo llora. El volante creativo de 22 años, cuyo pase fue adquirido en su totalidad por el Junior al Atlas de México en una cifra no revelada oficialmente, disfruta alegre y sin lamentos sus primeras semanas de un contrato de tres años con los 'Tiburones'. (Junior tuvo un comienzo derecho de la mano del 'Zurdo': 1-0 a Envigado)

El oriundo de Palmar de Varela (Atlántico), uno de los tantos talentos caribeños que el técnico Agustín Garizábalo ha descubierto y promovido al Deportivo Cali (también llevó a Abel Aguilar, Fredy Montero, Luis Fernando Muriel y Gustavo Cuellar, entre otros), es el principal fichaje de la Liga Postobón II, que se inició el viernes anterior.

Desde su dulce debut profesional con los 'azucareros', en el cual fue figura con solo 17 años, el 7 de marzo de 2009 en el estadio Pascual Guerrero, justo en un partido que terminaron ganándole 2-1 al Junior, Ortega empezó a sonar en el balompié nacional.

Cuatro años y casi cinco meses después de su asomo en primera división, Michael Ortega vuelve al país y se pone oficialmente la rojiblanca de sus amores, la que vestía desde la cuna. En todo ese tiempo se volvió titular de los verdes, fue vendido al Atlas, pasó cedido a préstamo por el club mexicano al Bayer Leverkusen y luego al Bochum de Alemania (en ambos clubes teutones no tuvo continuidad), se coronó campeón del Torneo Esperanzas de Toulon 2011 y llegó a cuartos de final del Mundial Colombia 2011 con la selección juvenil.

Algunos consideran que es un retroceso en la carrera de Ortega. Sin embargo, él lo ve como una forma de tomar impulso para dar el salto de nuevo a los primeros planos del balompié mundial.

Su debut en el Junior tuvo que esperar. No pudo actuar en el duelo que los 'curramberos' le ganaron a Envigado en condición de visitantes.

¿No está listo para jugar?

-Todavía no, hay que prepararse mejor físicamente. Falta un poquito más, hay que entender que apenas son nueve días de estar entrenándome y adaptándome. Para el próximo partido ya estaría diez puntos.

¿Está ansioso?

-No, estoy tranquilo. Trataré de estar físicamente bien antes de debutar.

¿Qué piensa de que lo cataloguen como la contratación del semestre en Colombia?

-No sé, eso se tiene que demostrar en cada partido, da más responsabilidad y ganas de entregar lo máximo en cada partido. Tengo los pies sobre la tierra y sé que me debo entregar. Eso me da mayor responsabilidad como persona y futbolista.

¿Cómo ha sido ese cambio de Europa a Colombia nuevamente?

-Feliz porque aquí sí puedo hablar con mis compañeros normalmente. La felicidad que se maneja en el grupo es muy importante para estar motivado y poder jugar. La parte psicológica de uno se siente más tranquila.

Algunos dicen: ¿Cómo se le ocurre cambiar a un equipo del flamante fútbol alemán por uno criollo?

-¡Yo estoy feliz! Junior también es una institución grande y es un anhelo que estoy cumpliendo. El cambio no lo siento. Acá también hay exigencia.

¿Qué encuentra acá que no hallaba en Europa?

-La felicidad del camerino, más que todo eso. He perdido un poco la tranquilidad de salir a la calle con la familia, allá sí podía hacerlo. Pero es el cariño de la gente y lo agradezco. Son diferencias a las que me voy a ir adaptando y que me hacen más profesional.

¿Tenía ofrecimientos de otros clubes?

-Sí, tenía de Nacional de Uruguay y Sporting de Lisboa, quien trató de frenar el negocio del Junior, pero sé lo que quiero y es jugar en este equipo, que lo llevo en la sangre y el corazón, con todo el respeto a la hinchada del Cali, que fue el equipo que me dio todo.

En Junior tendrá una gran responsabilidad y exigencia porque lo van a ver como figura, el volante con el 10 en la espalda.

-Hay que responder en la cancha. Sé que es una responsabilidad que pesa y me gusta el reto. La gente me tiene en la mira y me ven como el volante 10 que necesita el Junior. Tengo claro que no es fácil porque en los últimos años han pasado grandes 10 por aquí, 'El Pibe' Valderrama, Omar Pérez y Giovanni Hernández, quienes han dejado ese número en alto".

Ya logró el sueño de llegar al Junior, ¿ahora cuáles son sus objetivos?

-El sueño es ser campeón con Junior. Yo tengo mentalizado ya, pero me lo reservo, los títulos que quiero conseguir en este equipo en los tres años que tengo de contrato. Junior no es solo Michael Ortega, hay un buen equipo y trataré, como hincha que soy de Junior, de ganar siempre. Me duelen las derrotas. Ya he dicho que vuelvo a Colombia porque amo y siento la camiseta del Junior.

Además existe la posibilidad de soñar con la selección Colombia.

-Así es, eso lo estoy buscando, es uno de mis objetivos. Espero recuperar mi gran nivel para que me tengan en cuenta.

¿Ve lejana la posibilidad de integrar la selección Colombia y disputar el Mundial de Brasil 2014?

-Si hago las cosas bien en Junior y trato de dar lo máximo acá, creo que tengo la posibilidad más cerca. Sé que si rindo en el club, se presentará la oportunidad.

¿Cuáles cambios se presentaron en Michael Ortega jugador desde que se fue del Cali hasta que llegó al Junior?

-Soy diferente, ahora tengo más experiencia para jugar, manejo mejor los tiempos, soy más rápido para pensar y sé luchar defensivamente. En Europa aprendí que son once los que juegan y todos tienen que atacar y todos tienen que defender.

¿Va a estar rodeado de jugadores con talento como Vladimir Hernández, Tressor Moreno y Edwin Cardona?

-Son grandes jugadores y hacen fácil jugar al fútbol. Es más fácil adaptarse al estilo de juego de ellos.

Sebastián Viera dice que se ilusiona con el título de Liga por la calidad del plantel.

-Son grandes jugadores, dan tranquilidad y permiten soñar con poder llegar lejos. Hay unas condiciones futbolísticas excelentes y se maneja mucha armonía en el camerino.

¿Qué significado tiene para usted tener en el cuerpo técnico del Junior a Víctor Danilo Pacheco, un jugador histórico del club y que usted vio jugar?

-Víctor es una gran persona. Siempre está hablándome, desde que estaba en Europa. Estoy feliz de que esté ahí. Me puede dar consejos de una manera diferente porque está empapado de fútbol.

Rafael Castillo Vizcaíno
Barranquilla

COMENTAR
GUARDAR