Así fue la carrera de obstáculos de Daniel Torres, volante de Santa Fe
Archivo

Así fue la carrera de obstáculos de Daniel Torres, volante de Santa Fe

El jugador contó su historia llena de adversidades para poder llegar hasta el profesionalismo.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
25 de junio 2013 , 03:32 a.m.

El éxito toca a su puerta, pero él no olvida su terruño. Es uno de los bastiones del campañón que hace Santa Fe en el torneo profesional colombiano, del que es líder del cuadrangular A, y también en la Copa Libertadores de América, en la que se enfrentará en semifinales con el Olimpia paraguayo.

Lea la siguiente nota: ("Con cuatro puntos más podemos pensar en la final": Wílder Medina).

Es Daniel Torres, quien a los 23 años pasa por su mejor deportivo vestido de rojo y blanco. Y a la par de estar metido al ciento por ciento en el presente y futuro del ‘Expreso rojo’, él siempre lleva en la mente a su Cáqueza natal. Allí en donde nació, creció y se enamoró de la ‘pecosa’, el popular ‘Dani’ atendió a DeporMÍO para evocar gratos recuerdos.

“Llegamos a la casa en la que me crié”, señaló Torres en la primera parada de esta excursión a su terruño. Tan pronto se bajó del carro, el volante de los santafereños suspiró mientras miraba la fachada de una vieja casa, que parece caerse y que él espera refaccionar prontamente para que, según dice, “la abuela viva mejor”.

Lea la siguiente entrevista: (Wílder volvió al gol y el líder Santa Fe le ganó 1-0 a Once Caldas).

“¡Bienvenidos a la mansión!”, dice orgulloso mientras que abren la pesada puerta de madera que da a la calle. Entramos. Un pequeño pasillo separa las dos habitaciones principales, aunque la de la derecha sirve de bodega de ‘chécheres’ viejos que ya nadie usa.

Atravesamos una habitación. “Sigan”, invitó el número 16 de los rojos. “En ese cuartito dormíamos mi abuela (Blanca Helena), mi madre (Yolanda), Edgar, un primo; y mi hermanita (Ivonne). Y cuando venía una tía, con tres personas más, nos acomodábamos ahí. Siempre hubo techo para todos. Apretados pero felices”, relató Daniel con naturalidad y evocando momentos en los que pasó las duras y las maduras.

Lea la siguiente nota: (John Valencia, otro baluarte en la gran campaña de Santa Fe).

Y precisamente Yolanda, su mamá, fue siempre la que le dio ese apoyo incondicional a ‘Dani’. “Ella es una luchadora. Me impulsó para ser futbolista. A los 15 años llegué a Santa Fe, así que mi mamá se rebuscaba para que yo pudiera viajar todos los días a Bogotá, devolverme, más lo de la alimentación. Ella afrontaba todos esos gastos para yo poder perseguir ese sueño”, contó el mediocampista cundinamarqués.

Salimos de la habitación. Un patio grande nos esperaba; la cocina estaba allí y al frente un lavadero inmenso. “Acá –señala el futbolista- era nuestra cancha. Ahí jugaba a toda hora”, recordó con una sonrisa el caqueceño mientras levantaba con su pie derecho una vieja pelota de caucho.

Reviva lo que fue el clásico 272 la semana anterior: (Santa Fe, líder: le amargó cumpleaños 67 a Millonarios y le ganó 1-0).

Torres Rojas, ya con la redonda en las manos, empezó paso seguido a describir su camino a la casa ‘cardenal’. Y lo hizo con sentido de agradecimiento: “A Santa Fe lo quiero mucho. Allí fue Jorge Garzón el que me dio la oportunidad”. El hoy caudillo santafereño también paso por las manos del legendario Astolfo Romero y de Jaime ‘el Choco’ Suárez.

Pero no todo fue color de rosa. En un momento duro en su casa, Daniel tuvo que dejar los entrenamientos con el rojo capitalino y dejar, por un momento, esa aventura futbolera que a diario lo traías desde Cáqueza a Bogotá y viceversa.
“Más bien me puse a ayudarle a mi mamá en una tienda que tenía”, relató Torres.

Lea sobre los siguientes horarios del cuadrangular A: (Clásico Millonarios-Santa Fe de la quinta fecha, el sábado 5:30 p.m.).

Sin embargo, a Daniel Torres lo extrañaban en las filas del ‘león’. Los ‘profes’ de Santa Fe sabían que tenía talento y lo fueron a buscar meses después. Así lo recordó él: “En 2007 era diciembre y Arturo Leyva me buscó y me dijo que me quería tener en el Juventud Soacha de la B. Él logró que me llevaran a una casa-hogar y emprendí ese viaje. Esa fue la decisión más importante de mi vida. Después el sueño se hizo realidad, pude jugar profesionalmente y hasta hoy que estamos haciendo una buena campaña y queremos más títulos para la institución”.

Pero Daniel Torres, quien en el último tiempo se volvió más dedicado a su profesión y menos amigo de los placeres mundanos, quiere más: “Ahora estamos mentalizados en la Copa y en lo que viene en la Liga. Queremos hacer historia”, finalizó el buen Daniel, quien no olvida de donde viene y que sabe bien para dónde va después de superar adversidades y barreras y de conocer lo bueno y lo malo que tienen la fama y el reconocimiento que da el mundo del balón.


Juan Pablo Arévalo
Periodista Diario MÍO
juaare@diariomio.co
Bogotá
En twitter: @JuanPArevalo327

 

COMENTAR
GUARDAR