Hárrison Otálvaro, el rey de la pisada en Millonarios
Archivo

Hárrison Otálvaro, el rey de la pisada en Millonarios

El volante le debe su gran talento al fútbol del barrio. El 20 'albiazul' inició en el micro.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
18 de junio 2013 , 03:22 a.m.

Cuando era un niño jugaba en la cuadra o en la cancha del barrio. La pisaba, mostraba su talento, gambeteaba con facilidad, se divertía con el balón. Hoy, ya con la camiseta de Millonarios, se divierte igual. Tiene la misma picardía y alegría para jugar al fútbol. Su velocidad mental y su facilidad para dejar mano a mano a sus compañeros sorprenden a sus rivales.

Hárrison Otálvaro, mediocampista de los azules de Bogotá, fue el hombre diferente en la victoria 4-2 sobre el Once Caldas, en el comienzo del cuadrangular semifinal de la Liga Postobón. Dos pases suyos terminaron en anotaciones de sus compañeros. (Lea acá la crónica: En un partido de golazos, Millonarios venció 4-2 a Once Caldas).

El vallecaucano de 27 años le contó a DeporMÍO que el microfútbol fue fundamental para su carrera. “La infancia mía siempre era pegado a un balón. Pero no precisamente de fútbol. Yo jugaba ‘banquitas’ en el barrio Primavera, en Cali, pero luego me dediqué a jugar micro. Siempre fui muy ‘picantico’ con la pelota. Me gustaba driblar y hacer jugaditas”, aseguró José Hárrison, el mejor socio que tiene Máyer Candelo en la creación de Millonarios.

“Jugaba con gente más grande que yo. A unos les gustaba verme jugar, porque yo era pequeño de estatura pero habilidoso. A otros no les importaba mi edad. Si yo les hacía túneles o alguna jugada de lujo, me castigaban con alguna patadita. Pero a mí me gustaba era jugar y nunca reclamé nada. Seguía pisándola y divirtiéndome”, continuó en su relato el número 20 del actual campeón. Desde pequeño, Otálvaro Arce mostraba sus virtudes y su talento. Por eso los duros del micro se fijaron en sus características y hasta lo llevaron a su primera Selección. (Lea acá: "Ha sido el gol más bonito de mi carrera", aseguró Erick Moreno).

“Técnicamente jugar micro es muy bueno. Yo gané agilidad mental. A mí me gustó tanto el microfútbol que llegué a jugar en la Selección Valle. Pero al poco tiempo me ofrecieron jugar fútbol y me quedé ahí”, confesó ‘el Bambino’, quien ya espera el clásico capitalino del próximo miércoles para “empezar a desequilibrar en el grupo y a coger ventaja para perfilarnos como posibles finalistas”.

“Me siento orgulloso de hacer las cosas bien por esta camiseta. De hacer algo diferente y que eso lo aproveche el equipo. Ojalá sigamos jugando así y podamos seguir ganando en nuestra casa. El miércoles estaremos de visitante en las graderías, pero es la misma cancha donde ya hemos sido campeones. Creo que van a jugar los dos mejores equipos del momento y eso promete un gran espectáculo. Pero vamos a buscar la victoria porque con Santa Fe no se puede empatar en puntos. La obligación es sacarle una buena diferencia en puntos”, finalizó ‘Harry’.

Juan Pablo Arévalo
juaare@diariomio.co

 

 

COMENTAR
GUARDAR