Heynckes vs. Klopp, o la experiencia frente a la euforia
Archivo

Heynckes vs. Klopp, o la experiencia frente a la euforia

Perfiles de los técnicos del Bayern Múnich y del Borussia Dortmund, finalistas de la 'Champions'.

24 de mayo 2013 , 07:43 a.m.

Cuando el Bayern Munich enfrente al Borussia de Dortmund el sábado en la primera final totalmente alemana de Liga de Campeones de Europa, no será sólo un choque entre culturas de fútbol, sino también una demostración de dos estilos de entrenamiento distintos.

Jupp Heynckes, técnico del Bayern de 68 años y en el crepúsculo de su carrera, aspira a un segundo título en el torneo continental y a un triplete sin precedentes para un club alemán, en la que parece ser su última temporada profesional con 'Pep' Guardiola haciéndose cargo del banquillo en julio.El equipo de Heynckes ganó la Bundesliga esta temporada y en Europa se ha recuperado fantásticamente del amargo disgusto de perder la final del año pasado ante el Chelsea en su estadio.

Heynckes, apodado Osram -como el fabricante alemán de bombillas- porque se le sonroja la cara cuando se agita, raramente muestra sus emociones, al contrario del técnico del Dortmund Jürgen Klopp, cuyas explosiones volcánicas en las bandas son algo común. El entrenador de 45 años no podría ser más distinto de su colega, tanto en origen como en concepción del juego.

El rubio Klopp, que pasó la mayor parte de sus días como jugador en el Mainz 05 de segunda división, está al comienzo de lo que podría ser una brillante carrera como entrenador. Mientras Heynckes probablemente se retire del fútbol, Klopp se está haciendo un nombre en el escenario mundial tras haber creado un equipo joven y excitante a pesar de las restricciones financieras en el Dortmund desde que casi entró en bancarrota en 2005.

Lo que puede faltarle en experiencia internacional lo compensa en exuberancia y en un juego táctico inteligente que se refleja en el estilo ofensivo del Dortmund y que lo ayudó a ganar los títulos de Bundesliga en 2011 y 2012.

Esperanzas de un triplete

Heynckes, que integró la selección alemana que conquistaba todos los títulos en la década de 1970, es producto de una filosofía basada en la disciplina, el trabajo duro y un constante esfuerzo por la excelencia. Heynckes, un delantero de clase mundial que ganó el campeonato Europeo de 1972 y el Mundial dos años después con el presidente del Bayern Uli Hoeness, fue instruido como entrenador en su club natal Borussia Moenchengladbach, donde también disfrutó de un gran éxito como jugador.

Se unió al Bayern Munich en 1987, llevando al equipo a dos títulos de liga consecutivos en sus primeros años en el club. Después de dejar el Bayern, Heynckes pasó casi una década en España, donde también disfrutó de una victoria en Liga de Campeones en 1998 al frente del Real Madrid. Su tercer periodo en el Bayern, después de uno breve en 2009, podría resultar el más exitoso al frente de su equipo si también gana la final de la Copa Alemana frente al VfB Stuttgart el 1 de junio.

Heynckes, un maestro a la hora de dirigir grandes jugadores, también se ha destacado en la rotación esta temporada, con una plantilla mayor después de varios fichajes el año pasado que incrementaron sus opciones considerablemente. Dante, Javi Martínez y Mario Mandzukic se convirtieron en fijos al instante, mientras que otros jugadores consolidados como Arjen Robben y Mario Gomez se han quedado a menudo en el banquillo y constantemente han tenido que probar su valor.

Su insistencia en que cada jugador tiene que defender y presionar al contrincante -algo de lo que el equipo carecía con su predecesor Louis van Gaal-, fue muy provechosa esta temporada, y el Bayern concedió sólo 18 goles en los 34 partidos de Bundesliga, para establecer un récord en la liga. "Estamos tan sintonizados para el éxito como no he visto antes en otro equipo", dijo Heynckes. "Tengo un gran respeto por el Dortmund y por lo que han conseguido. Pero esta temporada les ganamos en la Copa Alemana y en la Supercopa y empatamos dos veces en la liga. Estos resultados son indicativos".

El juego defensivo del Dortmund podría ser menos efectivo que el del Bayern, pero su velocidad en el contraataque, casi legendaria en la Bundesliga después de sólo unas pocas temporadas, ha ayudado al "BVB" a salir de situaciones que parecían imposibles. Sus dos goles en el descuento en su ajustada victoria ante el Málaga en los cuartos de final de la Liga de Campeones son una prueba de que Klopp ha implantado una mentalidad ganadora en su joven equipo.

Su sonora victoria 4-1 ante el nueve veces campeón Real Madrid en la ida de semifinales confirmó su estatus como uno de los equipos de mejor nivel en Europa. Klopp es cercano a sus jugadores y una figura casi fraternal que tiene la capacidad de encontrar el talento y compensar así la marcha de grandes nombres. Conocedor de los medios, divertido y emocional, Klopp es exactamente lo contrario a la rigidez de la vieja escuela de Heynckes.

El sábado, Wembley se encontrará con dos personalidades muy diferentes en los banquillos.

Reuters

COMENTAR
GUARDAR