Millonarios, Gacha y la estupidez de una barra (opinión)
Archivo

Millonarios, Gacha y la estupidez de una barra (opinión)

Ganar celebridad a costa de un personaje nefasto para el fútbol y para Colombia no tiene sentido.

21 de mayo 2013 , 11:31 a.m.

Hay que dejar a los muertos en paz, así se trate de personajes nefastos, y bien enterrado un pasado doloroso y maligno que ya se superó.

Esta es la moraleja que me queda después de ver lo que ha generado entre la afición de Millonarios, del fútbol colombiano y en menor medida en la sociedad del país, la aparición de una bandera azul con una imagen gigante del narcotraficante José Gonzalo Rodríguez Gacha, alias el 'Mexicano', el sábado pasado en el estadio El Campín de Bogotá en el partido del equipo azul frente a Junior, por la Liga Postobón.

Reconocido en el mundo del fútbol simplemente como Gacha, este mafioso muerto en 1989 por las autoridades colombianas se convirtió en leyenda por su vinculación con Millonarios, su afición apasionada hacia la institución y las historias de guacas enterradas en la antigua sede deportiva del club, en el norte de Bogotá, llenas de dólares pero con maldiciones a bordo.

La vinculación de Rodríguez Gacha casi le cuesta a Millonarios la desaparición. El club tuvo que soportar 23 años de padecimientos financieros, de llegar a la quiebra, de estar en manos de la extinguida Dirección Nacional de Estupefacientes (DNE), que se volvió un foco de corrupción política a pesar de haber sido creada por el Gobierno para administrar las propiedades con extinción de dominio de narcotraficantes como el 'Mexicano'.

En el 2011, Millonarios se convirtió en sociedad anónima, fue el primer equipo del fútbol colombiano en hacerlo, y desde su paso adelante ha sido un modelo de administración deportiva y manejos financieros que ya le dio réditos deportivos, como la estrella 14 a finales del año pasado y la Copa Postobón, hace casi dos temporadas.

Gacha es un personaje nefasto para Millonarios, alguien a quien la mayoría de su multitudinaria hinchada detesta, por lo que llevar una bandera con la imagen de su rostro ha sido una estupidez, un juego peligroso de algunos miembros de la barra Blue Rain que con acciones como esta solo pretenden ganar fama, pero sobre todo, poder.

Ha sido un desacierto absoluto exhibir la imagen de Gacha. Ahora, Millonarios le prohibió a Blue Rain el ingreso de banderas a El Campín y esto de por sí ha generado un conflicto con el club y también un duelo interno entre los miembros de la barra. Ha sido, ni más ni menos, un generador de violencia, algo que todos los que vivimos del fútbol y para el fútbol debemos desterrar.

Al parecer, no hay una 'mano negra' detrás de este episodio de la bandera. Todo pasa por el afán de poder de los barristas, del peligroso deseo de figuración a costa del equipo no solo con más estrellas del fútbol colombiano, sino con la más numerosa afición del país. Quedan encendidas las alertas, porque hay barras que no son más que un foco de violencia y descomposición social.

P.D.: Me escriben en mi cuenta de Twitter y en el correo, que la bandera de Millonarios con la imagen de Rodríguez Gacha la han llevado desde hace tiempo los de Blue Rain al estadio. Creo que pocos habíamos caído en cuenta de ella hasta antes del sábado anterior. Como todo indica que sí (incluso la foto que acompaña esta columna) surge la siguiente pregunta: ¿Por qué hasta ahora Millonarios tomó cartas en el asunto? La pelota queda en su campo. Que responda la institución.

GABRIEL BRICEÑO FERNÁNDEZ
Editor de Futbolred.com
gabbri@eltiempo.com
En Twitter: @gabbritter

COMENTAR
GUARDAR